SUSCRIBIRME

Un testimonio histórico: así vimos nacer la Constitución de 1991

En Diners recuperamos este texto que daba cuenta sobre cómo fue recibida la Constitución de 1991 en su momento.

Foto: Pexels/ CC BY 0.0

En Diners recuperamos este texto que daba cuenta sobre cómo fue recibida la Constitución de 1991 en su momento.

La nueva Constitución de Colombia, ¿será buena o mala para el país? ¿Será tan duradera como la de 1886, que con sus modificaciones vivió más de cien años? ¿Cuáles son las características de la nueva Carta? Es muy difícil pronosticar la permanencia de unas instituciones que se adoptan en circunstancias especiales, como las que ha tenido Colombia en los últimos tiempos. Dependerá de las condiciones políticas venideras la suerte de la Constitución de 1991, si ella se prolonga o hay necesidad, en corto plazo, de introducirle modificaciones.

Pensemos por ahora en algunas de sus características, y alrededor de estas podremos expresar algunas opiniones sobre su bondad o inconveniencia.

1. Se trata de una Constitución nueva. No es una reforma parcial, como las que hemos hecho a lo largo de cien años, sino un nuevo texto del primero al último artículo; aunque algunos de los artículos anteriores subsistan.

Por algunos aspectos, esto es bueno, y de ello se enorgullecerán sus autores; por otros, malo, porque vamos a perder el conocimiento que teníamos de nuestras instituciones, esto es, de cómo deben actuar los gobernantes y los ciudadanos. Tendremos que cambiar muchas leyes, y sobrevendrán muchas discusiones y pleitos por la interpretación de las nuevas disposiciones. Todo esto significa un costo de claridad y de tiempo.

2. Habrá mayor participación ciudadana. Las decisiones políticas y administrativas se vienen tomando hoy por las autoridades elegidas, sin mayor intervención de los colombianos. Ahora vamos a estar constantemente invitados a participar en definiciones de carácter político y administrativo llamados «referendos» y «plebiscitos», y podremos presentar propuestas a quienes vayan a decidir; es la democracia participativa, complementando la representativa.

3. Tendremos más derechos. Por ser una Constitución nueva se consagran los derechos que hoy los Estados reconocen a sus habitantes. Claro que esto no es gratuito. Los derechos de contenido económico o social tienen un costo que alguien debe pagar. Esto puede implicar mayores inversiones del presupuesto y, a la postre, mayores impuestos.

4. El funcionamiento del Congreso y del Gobierno cambiará. Se podrán erradicar, al menos por algún tiempo, ciertos vicios de la política que habían hecho antipático ante la opinión al Congreso, por ejemplo los «auxilios parlamentarios».

El Presidente tendrá menos poderes, y los ministros podrán recibir “voto de censura” del Congreso en ejercicio del control político de este último. Positivo, pero también puede generar artificiales debates e inestabilidad. Las condiciones de gobernabilidad del país también pueden variar por la disminución de facultades gubernamentales en estado de sitio, si continúa el intento de los grupos alzados en armas de tomarse el poder por la fuerza.

Vea tambien: Sergio Fajardo: “El humor es mi antídoto contra la amargura”

5. La justicia debe mejorar. No por obra de la reforma, sino de la acción que emprenda el Estado en tal sentido, para simplificar la legislación y para que la preparación de quienes intervienen en la administración de justicia, jueces y abogados, sea superior.

La Corte Constitucional puede facilitar la interpretación de la nueva Constitución en la primera etapa, pero puede politizarse y perder la independencia que ha mostrado la Corte Suprema. También podrán recaer presiones políticas sobre el Consejo de la Judicatura, encargado de seleccionar a los jueces. Todo será más cuestión de hombres que de normas.

6. La vida departamental y municipal será más rica, y las autoridades, más cercanas. Las nuevas funciones y los mayores recursos de que dispondrán las autoridades seccionales y locales enriquecerán el contenido del discurrir de las comunidades.

Pero sí se establecen otros niveles de gobierno, con regiones, provincias y distritos metropolitanos, surgirán conflictos de competencia entre viejas y nuevas autoridades, todo con mayores costos de funcionamiento para los ciudadanos.

Vea tambien: ¿Los humanos venimos de África?

La elección de gobernadores, si permanece la mala situación de orden público, puede desarticular la tarea gubernamental y la lucha contra quienes se colocan por fuera de la ley.

7. La nueva Constitución es más larga y compleja. No existieron criterios rectores adoptados desde el comienzo, ni se siguieron las pautas de la actual Constitución ni las que propuso el Gobierno.

En estas circunstancias, un exceso de iniciativas y la prisa final dieron lugar a la aprobación rápida de numerosas disposiciones en que se superpusieron ideas que no ajusten bien o que pertenecen más al campo de la ley. Jurídicamente hablando, y para la claridad de los lectores, la Constitución de 1991 será inferior a su antecesora.

8. En el plano político la tarea de la Asamblea Constituyente será controvertida, inferior a lo que se esperaba. Su obra: según el marxismo, las constituciones deben registrar los cambios que se hayan operado en las sociedades. Según las concepciones occidentales, las constituciones deben mirar hacia el futuro.

Ambas visiones las ha encerrado la nueva Carta Fundamental de los colombianos. Ella recoge los cambios de una nación que se ha transformado profundamente en los últimos tiempos, por su evolución natural y por la inmensa cuota de sacrificio que ha tenido que pagar. Mas también, como dijo el presidente Gaviria, es la nueva carta de navegación que debe conducir a Colombia hacia el siglo XXI, con la potencia y la capacidad de esperanza que ha demostrado.

También podría interesarle: Santander no es como lo pintan

Este texto titulado Así vimos lacer la Constitución de 1991 fue publicado originalmente en la Revista Diners de julio de 1991. Edición número 256

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
31 / 2021

Send this to a friend