Cultura

Silvio Rodríguez: “Hoy el futuro me parece más insurrecto que el pasado”

Pocos como Silvio Rodríguez para generar sensaciones tan celestiales con su música. Así lo afirman algunos de los fanáticos del cantautor de Ojalá, que es considerado como el mejor compositor cubano del siglo XX y que el pasado 9 de septiembre lanzó Variaciones sobre un viejo tema, el segundo sencillo de su nuevo álbum Silvio Rodríguez con Diákara

Después de leer cada uno de los comentarios sobre esta pieza en YouTube —grabada originalmente en 1991— no quedaron más que halagos. “Una obra de arte”, “Derroche de creatividad y genialidad” y “Tus canciones son la banda sonora de mi existencia” son algunos de los mensajes que le dedican al trovador de la canción social. 

Foto: Cortesía Altafonte

Y no es exageración. Las composiciones de Silvio son poesía pura con un tinte social y político. Esto se entiende al mirar de reojo su pasado, pues a sus cortos siete años ya escribía poemas. Luego empezó a tocar el piano y cuando tuvo que dejarlo por prestar servicio militar obligatorio en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, lo cambió por una guitarra. 

Con este instrumento en el pecho y su voz sublime, Silvio Rodríguez ha seducido durante más de cinco décadas a diversas generaciones. Por su talento al componer, que ha desarrollado desde sus ocho años —escribió su éxito Ojalá cuando tenía 23—, y la importancia de su música en el mundo, a finales del siglo XX recibió el premio al mejor cantautor hispanoamericano de la segunda mitad del siglo, junto a Joan Manuel Serrat. 

Foto tomada de Instagram @silviorodriguezdominguez

Ahora nos deleita con este esperado álbum junto a Diákara —un grupo de jazz-rock-fusión de raíces afrocubanas— del que ya se publicaron dos canciones de diez: Variaciones sobre un viejo tema y Acerca de los padres —que compuso en 1972—. Además, a este lanzamiento se suma otra noticia y es que el próximo 2 de octubre regresará a los escenarios con un concierto en el WiZink Center de Madrid. 

Antes de leer la entrevista, le recomendamos que se tome un minuto para escuchar su último lanzamiento. Póngase los audífonos, cierre los ojos y déjese llevar por los sonidos de los instrumentos y del río que acompañan la voz de Silvio Rodríguez.

Ahora sí, lo dejamos con esta entrevista realizada por Rosa Marquetti para Altafonte y que fue compartida de manera exclusiva en Colombia con Diners

La imagen de Silvio Rodríguez en 1991 junto a aquel grupo liderado por Oscarito Valdés es parte de un mito viviente en el imaginario musical cubano.  ¿Por qué Diákara y por qué ahora, 30 años después?

Es un disco que pasó por muchos avatares. Son diez canciones que pudimos grabar en unas tres o cuatro sesiones mañaneras, después de una gira por México, locos por volver a Cuba. Puse ocho de las diez voces en una sola mañana, el día antes del regreso. 

En nuestra tierra no había dolby y estuvimos buscando uno hasta en otro país, y no apareció. Como yo estaba ahorrando para convencer al Estado de que construyera estudios nuevos, usé parte de ese dinero para comprar el dolby y una multipista de 24 canales, que estuvo usando la EGREM hasta que, años después, pudimos tener Ojalá. Siempre aparecía una nueva dificultad; tantas que llegué a pensar que el disco tenía una maldición o algo así. El año pasado pude haberlo terminado, pero preferimos esperar a este para redondear la fecha y que fueran 30. Hasta que no lo vea editado no lo creeré.

Vea tambien: Vea sus canciones favoritas de 2021 en Spotify Wrapped

Silvio y Diákara llegaron al estudio en 1991 tras una intensa gira por España y México, pero lo más asombroso es la enorme actualidad que hoy tienen los arreglos. Hay una línea de coherencia en ellos, una riqueza tímbrica y sonora, con un excelente despliegue de elementos rítmicos. ¿Cómo fue el trabajo con los arreglos? ¿Qué, quiénes o quién es el responsable de la coherencia y el sello tan singular que lograron?

En Con Diákara hay tres arreglistas: Oscarito, Diego Valdés y Emilio Vega. Pero ojo: como en todos mis trabajos con grupos, siempre estuve muy al tanto de los procesos arreglísticos y por supuesto de los ensayos, donde se suelen quitar y poner elementos. 

Diákara fue un grupo de grandes músicos. Como es costumbre en ese tipo de ensambles, absolutamente todos aportaron ideas en los montajes. Hay canciones que suenan prácticamente como yo las hacía con la guitarra, como Variaciones sobre un viejo tema o El Güije. Hay otras donde tienen más peso los arreglos, como Acerca de los Padres o De la Ausencia y de ti, Velia, por los bellos interludios que escribió Diego Valdés. No puedo dejar de mencionar que el último y tremendo arreglo de Venga la Esperanza, es de Chucho Valdés, donde además él toca el piano.

En las diez canciones del disco destacan ciertas temáticas a las que se anticipó varias décadas, como la relectura de las masculinidades, la sexualidad y la relación identitaria padres-hijos que aborda directamente en Acerca de los padres. Es imposible escribir la historia social y política de Cuba en las últimas seis décadas sin su nombre y su obra y este disco da continuidad a esa coherencia, pero ¿siente hoy Silvio Rodríguez la misma necesidad y motivación para seguir la misma línea?

Desde el punto de vista de darle un seguimiento escénico a la obra, francamente no. Dentro de unos meses cumpliré 75 años y es obvio que no soy Mick Jagger ni lo pretendo (dicho con mucho respeto). Sin embargo, todas, o casi todas las canciones que he compuesto en los últimos años, hablan de problemas de diferente índole, dan opiniones, a veces hacen alguna que otra propuesta. Es decir, sigo atento a lo que ocurre en mi país y en el mundo, aunque últimamente estoy más concentrado en lo nuestro. 

No es algo que yo me proponga, no es una directriz. Es el reflejo de lo que más me llama la atención, que es la experiencia colectiva. Es el resultado de caminos que tomé desde muy joven y ya no sé portarme de otra forma. Después de tantos años de un oficio uno lleva una especie de fuerza gravitatoria que lo inclina a hacer lo que más hizo, quizá porque ha desarrollado alguna habilidad. Es tan sencillo como eso.

¿Es posible conocer algo de las circunstancias que inspiraron las dos únicas canciones que en el disco tienen destinatarias evidentes?  ¿Qué lugar cronológico ocupan en su obra autoral Emilia y De la ausencia y de ti, Velia?

La canción Emilia recuerdo que es de principios de 1969. Está dedicada a Emilia Sánchez, joven camagüeyana que conocí en 1965 o 1966, cuando pasaba mi servicio militar en el campamento de Managua. Una compañera de trabajo nos presentó. Emilia estaba en La Habana haciendo el primer año de medicina y salíamos cuando me daban pases; íbamos al cine, caminábamos madrugadas enteras por La Habana.

A ella le gustaba la poesía. Gracias a ella conocí la existencia de César Vallejo, un poeta que llegó a marcarme. Emilia después regresó a Camagüey y estudió letras, fue profesora de la Universidad Central de las Villas y escribió un hermoso libro sobre Emilio Ballagas. Todavía nos escribimos, de vez en cuando.

Velia, la de la canción, es Velia Ramírez. Una joven mexicana que conocí cuando apenas le quedaban unos pocos días en La Habana. La llevé a casa de Teté Vergara, que era como una amiga del alma; también caminábamos mucho, largas sentadas en el Malecón. Tuvimos una amistad muy bonita en muy corto tiempo, con muchas afinidades en la mirada existencial, y de pronto la despedida.

También le puede interesar: Barbie rinde homenaje a Celia Cruz, la reina de la salsa

El primer registro de De la ausencia y de ti fue en la EGREM, con el grabador Tony López. Estaba grabando los cuatro temas que irían a un libro-disco que Eduardo Castañeda, el fundador de la editorial Pluma en Ristre, quería hacer con mis canciones. Cuando estaba a punto de grabarla entró al estudio Rafael Somavilla y me dijo: “Silvio te estaba escuchando en la cabina y no sé si te parecerá bien que yo improvise un poco con el clavicémbalo”. Le dije que sí y quedó esa primera grabación asombrosa, totalmente casual. 

Vea tambien: Blue Banisters de Lana del Rey y otros dos discos recomendados del mes

Un dato curioso es que el libro-disco nunca llegó a salir porque Castañeda se suicidó. Por eso escribí Variaciones sobre un viejo tema que, curiosamente, también está en Con Diákara.

Grabó Canción del pasado inicialmente en 1970, pero al escucharla ahora parece tener una sentencia premonitoria escalofriante: “El pasado es ese insecto que la música no apaga. El pasado es insurrecto”. ¿Asume que esta reflexión sobre el pasado es hoy oportuna y veraz?

Debe ser la edad, pero hoy el futuro me parece más insurrecto que el pasado. Aunque siempre arrastramos cosas indeseables del ayer.

¿Qué canciones no tuvieron su voz en la grabación original de México y grabó recientemente en ellas?

Pensaba ponérselo de adivinanza a la gente, pero ya que lo preguntas… Los dos temas que grabé 20 años después, en Ojalá, fueron Acerca de los Padres y El Necio.

Foto tomada de Instagram @silviorodriguezdominguez

¿Valora este disco como “material de archivo” o siente que este puñado de canciones y grabaciones se identifican con su voluntad creativa a día de hoy? Si tuviera la posibilidad de grabar con aquel Diákara de 1991, ¿haría hoy lo mismo?

Hoy soy el resultado de muchas cosas, entre ellas de esta experiencia. Prácticamente desde que empecé tuve la suerte de conocer y trabajar con músicos extraordinarios. Este disco fue casi un accidente, una idea que surgió en México, no lo teníamos planificado. La cohesión que muestra fue posible por el trabajo que veníamos haciendo por aquellos días: el final de una gira es muy buen momento para grabar. Creo que hoy sería imposible hacer lo mismo

Por otra parte, también ha sido algo muy madurado por el tiempo; tuvimos incluso la oportunidad de humanizar sonoridades, sustituyendo algunos teclados. Creo que después que salga, me será difícil etiquetar Con Diákara. Es un tipo de música que da gusto escuchar, que no se agota; no dudo que en algunos sentidos sorprenda.

¿La unión con Diákara tendría algún significado onírico o metafórico para Silvio Rodríguez en este momento de la Cuba del siglo XXI?

Recuerdo que la mañana que Oscarito fue a proponerme hacer el grupo, él ya traía el nombre. Me parece estar viéndolo cuando pronunció la palabra Diákara y después explicó lo que quería decir. Una de las cosas que más me motiva a mostrar al fin este trabajo es dedicárselo a él, que fue un músico genial que hizo la transición de un mundo a otro y pocos se enteraron. Creo que es algo que le debemos los que compartimos con él. 

También le puede interesar: Homenaje al son cubano

Maria Camila Botero

Entradas recientes

6 planes para celebrar el Día de Velitas en Bogotá y cerca de la ciudad

Le presentamos los mejores planes para celebrar el Día de Velitas en la capital colombiana.…

5 horas hace

El encanto de Archana y sus platos de la India

Archana Nistala, de origen indio y radicada en Bogotá, ha cautivado a la gente en…

9 horas hace

15 películas de Navidad para ver en Netflix antes del 24 de diciembre

Comedia, romance, aventuras e historias mágicas hacen parte de la lista de películas de Netflix…

15 horas hace

Obsequios con personalidad para esta Navidad

¿No sabe qué regalar en estas fiestas? Diners hizo una recopilación de algunos de los…

2 días hace

Tres libros recomendados para leer en diciembre

Si no sabe qué leer en este diciembre, sigan nuestros recomendados que le garantizarán diversión…

3 días hace

Conozca los 5 mejores campos de paintball en Bogotá

¿Sin planes para el fin de semana? Conozca estos campos de paintball en Bogotá y…

3 días hace