SUSCRIBIRME

Camino a los Óscar 2021: el año en el que también cambió el cine

Las películas nominadas a los Óscar hablan de un mundo de estructuras que se derriban y nos reflejan como quizás pocas veces antes.

Las películas nominadas a los Óscar hablan de un mundo de estructuras que se derriban y nos reflejan como quizás pocas veces antes.

La lista de nominados de los Óscar en el año que dividió la historia contemporánea será recordada por ser tan visionaria y brillante como apática y discreta. ¿Extraño? Fue 2020, no pida demasiado.

Si detalla los premios Óscar 2021 con la naturalidad con la que aceptó usar mascarilla y ponerse alcohol, entenderá cómo el cine del año más disímil, en el que menos gente fue a la pantalla grande y menos espectadores vieron las nominadas –todas las seleccionadas a mejor película no superaron los 15 millones de dólares de recaudo en marzo–, la industria del cine pareció cambiar por fin sus estructuras.

Nomadland Este año Frances McDormand podría ganar su tercer Óscar a mejor actriz. / Foto: Cortesía Searchlight Pictures


Para entender cómo las nominadas hablan de los cambios profundos del mundo que vivimos, ubíquese en el presente: una época de pérdidas, de no futuro, de derrumbe de las estructuras, de diversidad y migración, de sencillez y austeridad, y de cambios de paradigma. El Óscar los representa a todos muy bien.

No hay futuro

Nomadland es una de esas cintas que pocos repetirían: está desprovista de luces, maquillaje o belleza computarizada y, sin embargo, habla de algo que nos toca a todos y preferimos ignorar: los sistemas políticos y económicos actuales nos han ido dejando sin la esperanza de un futuro.

Ya no sucede como hace treinta años, cuando todos miraban la tecnología y el internet como la esperanza de un mundo más igualitario en el que habría trabajo para todos y mejores condiciones de vida. Nomadland nos recuerda que en 2021 hay legiones que viven fuera del sistema porque la sociedad los ha dejado al margen.

Nomadland Nomadland ya ganó el Globo de Oro a mejor película de drama. / Foto: Cortesía Searchlight Pictures


Esa ausencia de porvenir la expresa Frances McDormand (casi segura ganadora en la categoría de actriz) como la protagonista de una película de carretera que pierde todo, y que sobrevive como puede. Se come las palabras, vive mal, pero no se queja ni grita desesperada, sino que vaga, resignada, por las autopistas, en medio de caravanas de autos, sin más destino que el de sobrevivir y encontrar un mínimo sentido a su errancia.

La belleza de Nomadland radica en que nos recuerda cuánto hemos fracasado y cómo en este año en el que perdimos el presente también las generaciones actuales se han quedado sin la ensoñación de un futuro.

El mundo protesta

El juicio de los 7 de Chicago es una joya que nos recuerda cómo varios líderes jóvenes en Estados Unidos, en plena guerra de Vietnam, salieron a las calles de Chicago a protestar durante la Convención Demócrata y su gobierno consideró aquellas voces disidentes como una afrenta al orden, al punto que decidió hundirlos en un juicio injusto, brillantemente contado, que enerva a los espectadores.

El juicio de los 7 de Chicago El juicio de los 7 de Chicago es otra apuesta de Netflix. / Foto: Nico Tavernise, cortesía Netflix


Con actores del nivel de Joseph Gordon-Levitt, Eddie Redmayne y el espectacular juez Frank Langella (que debería estar nominado) la cinta pone de relieve la valentía de los ciudadanos que se alzan y siguen haciéndolo en todo el mundo en los últimos años, antes y después de la pandemia, considerados de nuevo, como entonces, elementos peligrosos.

Este filme es una reivindicación del derecho a la protesta y a ser escuchado, y un espejo de los gobiernos que minimizan a los ciudadanos y permiten los abusos policiales para conservar el supuesto orden. Un tema muy actual, en un 2020-2021 en caos, con sistemas frágiles, desempleo, inconformidad y poco futuro, en el que los abusos policiales están a la orden del día.

Salto definitivo

Un tema que enfatiza también otra gran cinta, Judas y el Mesías negro. Este drama intenso y bien contado narra la historia de un joven infiltrado por el FBI en el grupo revolucionario Panteras Negras, que buscaban de manera frontal la equidad y el respeto a los derechos de los afroestadounidenses, en una sociedad que los marginaba.

Judas y el mesías negro Judas y el Mesías negro suma también seis nominaciones en total. / Foto: Cortesía Warner Bros. Pictures


El alma del protagonista termina dividida entre servir al poder y responderles a sus jefes, para quienes este grupo es apenas una suma de terroristas. Sin embargo, él ve en ellos un entramado humano pleno de sueños, que apela a la fuerza como manera de llamar la atención de una sociedad que no los escucha.

Vea tambien: Las 12 películas y series de Netflix para ver en mayo

Similitudes con los movimientos raciales, étnicos, de grupos minoritarios de hoy las hay todas: poco ha cambiado de fondo en el mundo en los últimos cincuenta años y estas cintas lo recuerdan. Y abren los ojos para dar el salto definitivo.

Las estructuras se derrumban

Hermosa venganza también busca llamar la atención sobre una sociedad patriarcal que va en camino de ser pasado, pero que se resiste y se empecina en violentar a las mujeres. Envuelta en una atmósfera de humor negro y sexualidad engañosa, y a la vez de una manera muy inteligente, la cinta protagonizada por Carey Mulligan explicita un comportamiento justiciero contra las conductas reprobables de aquellos que avanzan hacia las mujeres sin su consentimiento. Parece gritar, también esta cinta, que “el violador eres tú”.

Óscar Hermosa Venganza Hermosa venganza es la ópera prima de Emerald Fennell. / Foto: Cortesía Focus Features


Minari, a su vez, narra la historia de una familia coreana que decide emprender una granja cuarenta años atrás, en medio de la más conservadora Estados Unidos. El drama es amoroso, humano, y plantea algo a lo que el mundo aún se opone, aunque es la constante más universal de toda nuestra especie: los migrantes, que buscan un mejor lugar para vivir y enriquecen los lugares a los que llegan. Todos somos migrantes, parece recordarnos.

Minari Minari suma seis nominaciones. / Foto: Cortesía Diamond Films


Que la cinta hable sobre los coreanos y de la riqueza familiar muestra también cómo Hollywood deja atrás sus cánones, cómo la migración invita a derribar muros y cómo todos nos fortalecemos con ellos.

Creatividad, emotividad y sabiduría

Mank es la cinta más creativa de todas las competidoras. Filmada en blanco y negro, con un magnífico elenco y en formato de guion, habla de Mankiewicz, el hombre que escribió una de las cintas más importantes de la historia del cine, Ciudadano Kane, en la que es una crítica mordaz a un Hollywood que aparece tan despiadado como artificial, y cuya estructura engullía las buenas historias con el interés único de producir dinero.

Mank Mank, de David Fincher, lidera las nominaciones con 10 categorías. / Foto: Nikolai Loveikis, cortesía Netflix


Ese retrato viene como anillo al dedo en el año en el que la industria ha normalizado la diversidad y las nominadas ya no son las grandes superproducciones, sino las historias que se salen del molde.

La cinta El padre simboliza ese mundo de estructuras sólidas que deja de ser, solo que a través de un hombre.

El Padre Hopkins Con The Father, Anthony Hopkins podría ganar su segundo premio de la Academia. / Foto: Sean Gleason, cortesía Sony Pictures Classics


Lecciones y cambios

Un grandioso Anthony Hopkins, víctima de la demencia senil, muestra esa grandeza venida a menos y la narra sin afecciones, con majestuosidad, para darnos a entender que está bien la muerte, que está bien que los que amamos ya no estén porque la renovación es parte del camino si aprendemos de ellos y tomamos sus lecciones como base para no repetirnos. Una hermosa cinta, dura y sabia, sobre dejar atrás y avanzar.

Sonido de metal habla, finalmente, de ese mundo que se desmorona. Lo hace a través de un joven baterista de heavy metal que pierde la audición y debe reencontrar dones y reorientar su vida. La cinta es emotiva y bellísima, y podría ganarse el Óscar. Ante todo, nos habla del poder de la renovación cuando todo parece perdido. Justo como ahora.

Sound of metal Sound of Metal es dirigida por Darius Marder. / Foto: Cortesía Amazon Studios


Cine de plataformas y diversidad

Más allá de las nominadas, la Academia finalmente aceptó a las plataformas en línea. Netflix contó con 35 nominaciones –el récord es de United Artist (1940, con 45)–, Disney le sigue con 15 y Amazon con 12. Las cifras explican algo importante: en el año en el que el cine tuvo que cerrar, la mayoría de las cintas solo pudo estrenarse en plataformas en línea.

La diversidad entró de lleno en los premios. Hollywood siempre ofreció un toque exótico, como cuando nuestra Catalina Sandino fue nominada a mejor actriz, cuando abrió las puertas a una cinta como Roma o como en 2020, cuando una cinta coreana, Parásito, ganó el galardón a mejor película. La diferencia es que ahora no hay estridencia. Hay tanta diversidad que ya no parece una rareza. Y eso es lo más relevante.

Vea tambien: Héroes, la serie de televisión, vuelve a las pantallas por SYFY

Mank El actor Gary Oldman protagoniza Mank. / Foto: Miles Crist, cortesía Netflix


Este año, por decir algo, el director danés Thomas Vinterberg está nominado por su cinta Another Round, y se ha tomado como algo normal, sin que los titulares lo consideren exótico.

Más aún: por primera vez hay dos mujeres jóvenes nominadas a mejor dirección: la china Chloé Zhao (38 años) y la británica Emerald Fennell (35), actriz que representó a Camila Parker en The Crown.

Glenn Glenn Close está nominada por cuarta vez a mejor actriz de reparto. / Foto Lacey Terrell, cortesía Netflix


Pesos pesados y más novedades

Dos pesos pesados, grandísimos directores con magníficas películas, como Aaron Sorkin (El juicio de los 7 de Chicago) y Paul Greengrass (Noticias del mundo) no fueron nominados. Más allá de ello, por favor, vean estas dos cintas. Ambas son de lo mejor del año, digan lo que digan los Óscar.

La diversidad no acaba allí. Fennell está nominada a tres categorías porque escribió, dirigió y produjo Hermosa venganza; Zhao, a cuatro, porque editó, escribió, dirigió y produjo Nomadland (solo don Walt Disney había logrado tantos). Lee Isaac Chung (Minari) es de una familia inmigrante coreana y al igual que todos los anteriores, neófito en la categoría de mejor director y guionista. El único de tradición que permaneció es un peso pesado que hace todo bien: David Fincher (Mank), quien se dio el gusto de hacer una cinta fuera de los cánones para hablar de Hollywood.

Nomadland La china estadounidense Chloé Zhao es la directora de Nomadland. / Foto: Cortesía Searchlight Pictures


Lo mejor es que a nadie le produjo escozor que solo hubiera un gran estudio detrás de las cintas nominadas a los Óscar: Warner Bros. por Judas y el Mesías negro. Por cierto, esta cinta marca un hito: es la primera vez en la historia que un filme enteramente realizado por productores negros resulta seleccionado entre los mejores, a la vez que uno protagonizado enteramente por asiáticos (Minari) alcanzó por segunda vez el corte final.

Récords y sorpresas

Boseman Chadwick Boseman podría obtener un premio póstumo a mejor actor. / Foto: David Lee, cortesía Netflix


También es muy probable que el ganador en la categoría de mejor actor sea el fallecido actor afro Chadwick Boseman, que hace un gran papel en la muy errática película La madre del blues. Si no, debería ganar Riz Ahmed, de origen pakistaní, un soberbio actor que se luce en Sonido de metal. Steven Yeun, coreano, completa el Óscar de la diversidad normalizada. No obstante, también brillan los grandes Anthony Hopkins (El padre) y Gary Oldman (Mank), que juntos suman ya nueve nominaciones.

Soul Soul está nominada en tres categorías. / Foto: Cortesía Disney +


A propósito, con ocho de ellas vuelve al ruedo Glenn Close (Hillbilly Elegy), que nunca ha ganado un Óscar, un récord total. También vuelve Pixar-Disney con Soul, una cinta que dan como ganadora en la categoría de mejor animada, pero que no es ni tan bella ni tan obra de arte y absolutamente memorable como Wolfwalkers, ni tan desternillante y creativa en su animación como Shaun la oveja Granjaguedon. Ambas apuestan por algo distinto (junto con la china Fly me to the Moon, que mezcla distintos tipos de animación). En el año de la diversidad, el Óscar debería mirarlas.

También le puede interesar: Camino a los Premios Óscar 2021, todo lo que debe saber

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
21 / 2021
Advertisement

Send this to a friend