¿Cuáles son las llamadas editoriales “independientes” en Colombia?

En la Feria del Libro de Bogotá de 2012, las editoriales independientes fueron el tema de conversación de los medios especializados y, ¿qué ha pasado un año después? ¿Se cumplieron las expectativas de editores y lectores?
 
Foto: /
POR: 
Carolina Venegas K.

El mayor fenómeno editorial que vive el país está concentrado en proyectos a menor escala. ¿Qué tan bien les está resultando su propuesta?

Durante la Feria del Libro de Bogotá de 2012, las editoriales independientes fueron el tema de conversación de los medios especializados, como si hubieran salido de la nada para revolucionar la industria editorial colombiana, tan decadente, tan “moribunda”, como dicen por ahí.

Lo cierto es que estas editoriales, reunidas bajo la sombrilla de “La ruta de la independencia”, han estado en el negocio desde hace varios años, ofreciendo servicios a terceros y publicando tímidamente. Así que ¿qué ha pasado un año después de que anduvimos por primera vez por esta ruta? ¿Se cumplieron las expectativas de editores y lectores?

Cada “indie” tiene su nicho, sí, pero se mueven en un mercado difícil, que supuestamente no lee y que a la hora de escoger también pone en la balanza títulos de Planeta y Alfaguara, e incluso de editoriales pequeñas de España y México que han ido ganando espacio en las librerías.

LagunaTragaluz y Rey+Naranjo parecen ser las que con más fuerza avanzan en este arduo proceso de publicar dentro de un circuito dominado por grandes casas editoriales. A los editores de Laguna se les reconoce el buen olfato para escoger autores y textos que otros dejarían en el olvido, aunque todavía deben pulir la calidad del producto final, cosa que han venido haciendo con las nuevas ediciones de Memorias por correspondencia, pero que hace falta en otros títulos.

Tragaluz hay que felicitarlos porque no solo tienen el catálogo más fuerte, sino que han establecido contacto directo con sus lectores; su trabajo en redes sociales es excelente y se dedican con cuidado a promocionar y distribuir sus libros por medio de un sistema de venta virtual que se fortalece con el paso de los meses. Y es que este sistema no debería ser un plus dentro de la edición independiente, al contrario, es el camino para ganarle al rincón olvidado de una librería.Rey+Naranjo publica y promociona sus libros, los propios y los importados, con entusiasmo y John Naranjo es casi el abanderado de este fenómeno indie; su catálogo de novela gráfica es fuerte, pero su línea de literatura todavía no termina de cuajar, esperemos a ver qué pasa en la feria.

¿Y qué ha pasado con los demás? Editorial Robot tiene un nicho establecido y títulos prometedores de cómic y libro ilustrado a muy buenos precios, pero en un año ha publicado solo dos libros. Destiempo tiene libros curiosos pero no se ven en puntos de venta. Luna sobresale por publicar poesía, pero tampoco son muy visibles en librerías, tal vez por su diseño tan conservador.

La Silueta, que sigue fuerte con su línea de servicios editoriales, poco publica por su cuenta, aunque sobresale en el medio por su calidad gráfica. El Peregrino tiene buenas ideas, pero su catálogo no posee un propósito claro, ni de contenido ni de diseño, y tiene poca continuidad. Por su parte, eLibros sigue a su ritmo, con tarjetas de ebooks de calidad a buen precio, aunque escasos lectores conocen este esfuerzo.

Estas no son las primeras ni las últimas editoriales independientes. Hace años funcionan RocaÍcono y Babel, entre otras, y detrás vienen propuestas tímidas pero interesantes, como La valija de fuego y Jardín, que merecen también estar dentro de este corte de cuentas. Entonces, ¿se han cumplido las expectativas? Algunas sí. Los editores están contentos con sus logros: fueron como grupo a la FIL de Guadalajara, tienen lectores fieles y siguen siendo innovadores. Pero, por otro lado, los lectores seguimos esperando otras cosas: títulos más competitivos, de calidad y precio, y más visibilidad en librerías y redes sociales, porque, la verdad sea dicha, sí estamos midiendo a los independientes con la vara de las grandes casas editoriales. Y así debería ser.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
16 / 2013