Fig. 03 o cómo seguir el camino de la ilustración

La semana pasada tuvo lugar la tercera versión del Congreso de Ilustración en el marco de la Feria del Libro de Bogotá. Esto fue algo de lo que pasó.
 
Foto: /
POR: 
Carolina Venegas K.

Ilustrar es ponerse en el lugar de otro.
La fotografía también es ilustración.
El diseño es capaz de ilustrar, pero su lenguaje es pretencioso.
El arte ilustra pero no tanto.
Contar los hechos significa intervenirlos.
La verdadera función del ilustrador es hacer pensar.
La vida es muy corta para hacer siempre lo mismo.

Estas palabras, en una pantalla gigante, hacían parte de la conferencia que presentó Santiago Solís, ilustrador y diseñador de carteles mejicano, en Fig. 03 Congreso de Ilustración, que desde hace tres años se celebra en el marco de la Feria del Libro de Bogotá. Tal vez algunos no estén de acuerdo con lo que plantea Solís (los artistas podrían fruncir el ceño), pero cada uno de estos puntos amplía las ideas sobre lo que se considera ilustración y sobre la labor del ilustrador.

Y es que ser ilustrador no es pintar muñequitos tiernos dirigidos a niños o a adultos interesados en educar con historias infantiles. La ilustración es una manera de contar, ya sea a partir de un texto o de una idea que surge en imágenes. La ilustración, las artes gráficas, comunican valiéndose de herramientas de color, forma, del simbolismo, de las metáforas visuales y se nutre de la literatura, la poesía, la televisión. “Si quieren ser ilustradores no busquen referencias en ilustradores, busquen fotografías, pinturas, otros tipos de arte”, dijo Felipe Bedoya, ilustrador colombiano, en su conferencia del sábado.

En esta misma conferencia, Ledania, artista de grafiti colombiana ⎯muy joven por cierto⎯, contó cómo era dibujar en las calles, los materiales que se necesitaban y sobre el poder del grafiti para contar historias, no solo por lo que ilustran sino el contexto y el trabajo en equipo que significan. “El grafiti saca la ilustración a la calle, donde lo puede ver cualquiera, por lo que cualquiera debe entenderlo, entonces debo ser clara”, dijo. Nuevamente el ilustrador como comunicador que hace pensar.

En la conversación de Claudio Aguilera, socio fundador de PLOP! Galería de Chile, especializada en ilustración, y Daniel Jiménez, editor de la Revista Larva de cómic, se hizo mucho énfasis en la importancia de asociarse y de trabajar en grupo para lograr visibilidad y mejores condiciones de trabajo para ilustradores freelance o artistas, porque el camino es largo y reñido.

Según José Rosero, ilustrador colombiano y organizador del evento, el congreso recibió participantes de 17 ciudades del país y todas las conferencias contaban con un mínimo de 250 personas, haciendo de esta la versión más exitosa y organizada de todas. Además de las conversaciones, se realizaron talleres independientes con Santiago Caruso; Shaddy Safadi, de Estados Unidos; Yuko Shimizu, de Japón; Paloma Valdivida, ilustradora de libro álbum de Chile, y otro con Santiago Solís; en cada uno los invitados se sentaron con principiantes interesados en aprender a narrar y leer imágenes. Paralelamente se llevaron a cabo exposiciones en diferentes espacios con la idea de sensibilizar al público sobre lo que son las artes gráficas. El congreso termina en la FilBo el viernes 26 de abril con un jam de ilustración musicalizado por La Recontra.

Que este evento, realizado por jóvenes con ideas frescas, sea uno de los más concurridos de la Feria del Libro de Bogotá habla de la necesidad que tienen estas formas de expresión de encontrar nuevos espacios de socialización y de una posible nueva ola de creadores ilustradores, artistas, diseñadores que, a su vez, también refresquen las áreas del diseño editorial, las artes y la publicidad, entre otros. Es hora de dejar pasar a las nuevas generaciones. “La vida es muy corta para hacer siempre lo mismo”.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
23 / 2013