SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Libros//La máquina de pensar en Gladys: once cuentos rescatados del olvido

La máquina de pensar en Gladys: once cuentos rescatados del olvido

Un libro que permaneció escondido durante mucho tiempo fue rescatado por la editorial Laguna Libros. Once cuentos que merecen ser descubiertos.

Foto: Laguna Libros

Un libro que permaneció escondido durante mucho tiempo fue rescatado por la editorial Laguna Libros. Once cuentos que merecen ser descubiertos.

Mario Levrero fue uno de los grandes escritores de Uruguay, sin siquiera saberlo. Jorge Mario Varlotta Levrero, como era su nombre completo, nació en Montevideo en 1940 y murió en la misma ciudad en 2004. Durante años fue un maestro para estudiantes y escritores jóvenes que se acercaban a él para pedirle consejos y recomendaciones.

Durante la década de los ochenta ya lo consideraban como un escritor de culto, un personaje del que pocas personas tenían noticias, pero que llegaban a él gracias a los cuentos y las notas que publicaba en diferentes revistas literarias de la época.

Era un lector generoso, que compartía su biblioteca con los que no tenían acceso a las publicaciones de Clarice Lispector, Carson McCullers y Flannery O’Connor, algunas de sus escritoras favoritas y cuyos libros eran difíciles de conseguir en la época.

Su figura fue enigmática, era una persona con fobias, ermitaño, apasionado por los temas paranormales y con una fijación especial por las novelas y las historias extrañas. “Le gustaba lo bizarro, lo extraño. Si había un libro de vampiros o marcianos de un musical western, le iba a fascinar. Cuanto más trucha (de mala calidad) una película, más le encantaba” contó en una entrevista para la Televisión Nacional de Uruguay, Felipe Polleri, escritor y amigo de Levrero.

Vea tambien: “Freud era el más machista de todos”, Marcela Serrano

Muestra de esto es La máquina de pensar en Gladys, la recopilación de sus primeros cuentos, que fueron escritos cuando el autor tenía veintiséis años y se encontraba en una crisis personal. Entre el 1966 y 1969, Levrero decidió irse de Montevideo y se asentó en un balneario de Piriápolis, en la costa uruguaya, para dedicarse a escribir.

De esta época nacieron once cuentos, de su etapa “imaginativa”, como la definen algunos críticos literarios.

Leerlos es un reto, pues Levrero es capaz de comenzar sus narraciones con situaciones normales y llevarlas hasta el surrealismo más extremo. Aquí una persona va desarmando un encendedor que se convierte en un laberinto que no tiene fin; mujeres diminutas nadan en la piscina gigante de un baño y un niño que quiere descubrir qué hay en el sótano de su casa termina viviendo una aventura al estilo de Alicia en el País de las Maravillas.

Es evidente la influencia de lo onírico en algunos de sus relatos. En estos cuentos el tiempo y la realidad se distorsionan y los límites entre el plano astral y el real se desvanecen, es como si Levrero nos estuviera contando once sueños diferentes.

Vea tambien: 10 impresionantes librerías en el mundo que tiene que visitar

El libro se publicó por primera vez en 1970, pero se distribuyeron pocos ejemplares. Ahora se considera como un clásico de la literatura lado b (el de pocos reflectores), y que permaneciera oculto hizo que adquiriera un halo de misterio aún más grande. Años después, en 1995, se reeditó y Levrero dedicó esa edición a todos los que buscaron la primera edición, la encontraran o no.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
15 / 2019


Send this to a friend