Los cuadernos de N: nuestra "antinovela" recomendada

Los cuadernos de N, una antinovela.
Nicolás Suescún
Seix Barral Editorial Planeta, Bogotá, 2018.
284 páginas.

Un hombre preso en sí mismo. En sus sueños y fantasías. En sus ilusiones fallidas. Es bogotano. Recorre infatigable la ciudad. Hace trabajos absurdos y mal pagados como arrumar paquetes de correspondencia y conversar, en los cafés, en las calles, con personas como él. Un tanto orates. Un poco desquiciados.

Son todos fracasados. Pero mantienen activa la terquedad de vivir, en medio de lo irrisorio de su pobreza insalvable. Lleva sus cuadernos. Se llama solo N y sus páginas están salpicadas de citas que reflejan a un lector culto, que va de Oscar Wilde a Karl Marx y del Talmud a Basho. También redacta poemas, donde el humor atrabilario no elude la amargura y su vivir reptante en medio de lo sombrío de ese espacio sin horizonte alguno que le brinda sin embargo posibilidades reveladoras como tomarse una sopa o quedar suspendido de un ascensor abierto en lo más alto, al aire libre.

Vea también: Quiltras, un libro de cuentos de Arelis Uribe

Suescún (1937-2017) excelente traductor entre otros de poetas como Rimbaud y Yeats enriquece esta “antinovela” con espléndidos collages donde seres desdoblados nos sorprenden con sus alucinantes posturas y nos hunden en universos donde todo se repite y ahonda y hace surgir un perfil impensado y un ojo inimaginable de cabezas, brazos y piernas que las tijeras y los lápices han extraído de una mente atrapada en la danza de sus fantasmas. Lo que puede advertirse desde el subsuelo.

Cuentos, parábolas, gente efímera desmenuzada como un insecto. Así Nicolás Suescún arma el mapamundi de sus criaturas, afanoso por huir y escaparse, viajar con la imaginación y no salir de las cuatro y deterioradas paredes de su monacal y fría celda. Un ejercicio de introspección sin piedad que sueña con una naturaleza acogedora, un útero materno en el cual si fue pleno y feliz.
Para apreciar su estilo leamos este fragmento:

Vea también: “Sería de necios no hacerle caso a la astrología”, Florencia Bonelli

“Un día en la calle. N se encontró hecho un ovillo de lana abandonado por una tejedora loca. Se recogió, se metió en su bolsillo—casi no cupo–. Se llevó a su pieza, se dio contra los muros, por puro juego, y se dejó en el piso, donde rueda cada vez que se da con un zapato, y corre la cortina para que no entre el sol, que lo destiñe.”
Desde la Candelaria a Estados Unidos, París y Berlín el cuentista, periodista y librero, además de redactar la revista ECO, mantiene vigente el escalpelo con que su mirada y el ansia casi Kafkiano de lograr transmitir el vacío que dentro suyo lo obliga a escarbar en el lenguaje para dar así sentido a la paradoja de estar aún vivo.

Óscar Mena

Entradas recientes

‘Noticia de un secuestro’: el dolor de contar una historia que no se debe volver a repetir

En Prime Video se estrenó la serie basada en la novela de Gabriel García Márquez.…

3 horas hace

Gala MAMBO 2022: La fantasía del arte

La velada benéfica del Museo de Arte Moderno de Bogotá, la Gala MAMBO, regresa el…

5 horas hace

No se pierda la novena edición de la Muestra de Cine Español en Bogotá

Entre el 11 y el 27 de agosto algunas ciudades del país tienen la oportunidad…

6 horas hace

Cinco beneficios que no conocía de la patilla

Aprovechamos que hay cosecha de esta fruta para hablar de sus propiedades saludables.

7 horas hace

Santa Evita, la historia del cuerpo sin tumba de Eva Perón ahora en serie

El colombiano Rodrigo García Barcha dirige esta serie de Star+ sobre el mito alrededor del…

11 horas hace

Truecaller: ¿El identificador de llamadas es tan bueno como lo pintan?

Analizamos una de las aplicaciones más descargadas en Colombia por usuarios de Android e iOS…

1 día hace