El nervio óptico, un libro para los amantes del arte

María Gainza.
Laguna Libros, Bogotá, 2018, 176 páginas.

Una mujer vinculada al mundo del arte (escribe textos para catálogos, hace visitas guiadas a colecciones) nos cuenta su vida en un Buenos Aires de museos y de cuadros que la estremecen.

No solo habla de su familia, de su madre, que la lleva corriendo a ver sus Monet en el MET en Nueva York, o del tío Marion que en el campo les mandaba hacer con telas importadas trajes de baño a los peones y aparceros, sino también de una selección de orates, dementes y maniáticos, cada uno de ellos con una referencia a un pintor o a un cuadro. Así tendremos a Coubert, o al aduanero Rousseau, a Rothko, a Foujita, a Cándido López o el Greco, en pequeñas biografías llenas de chismes reveladores.

Vea también: Quiltras, un libro de cuentos de Arelis Uribe

Se va tejiendo así el retrato de la narradora, de sus novios o su marido en el hospital. Ella en el consultorio de un oculista o yendo a pasear con su perro por los lados del hipódromo, alumna de un colegio inglés, sometida a quimioterapia.


María Gainza. Foto: cortesía C Cultural.


Con mucho humor y autoironía al sentirse quedada y al formar parte de una familia venida a menos, Gainza, nacida en 1975 y quien ya publicó un libro con sus críticas de arte, ha logrado fusionar su autobiografía con un museo imaginario. Una ola de Coubert en el Museo de Bellas Artes con un gato de Foujita, las ruinas de Hubert Robert fusionándose en una relampagueante asociación entre las doradas piedras de Roma y los jardines que trazó en Francia. Su buen pulso para escribir sobre pintura aparece en este trozo sobre Rothko:

Vea también: “Sería de necios no hacerle caso a la astrología”, Florencia Bonelli

Ocurrió en el verano de 1945, cuando se puso a pintar una serie de bloques abstractos y esfumados que flotaban en el espacio de la tela. La línea había desaparecido, los colores se habían disparado: rosas, duraznos, lavandas, blancos, amarillo, azafranes con la evanescencia del aliento sobre un vidrio. Su ojo parecía haberse dilatado (p. 101).

El libro se teje como una urdimbre de reveladoras citas, en oblicuo homenaje a Benjamín, como en esta cita de Henry James relacionada con Misía Sert y su fascinación por Venecia: la ciudad donde se refugian “los destronados, los desterrados, los heridos” (p. 118). Este libro, que ya se ha traducido al inglés, francés, holandés (alabado por Noteboom), italiano, portugués, sueco, griego, polaco y alemán, es una inmersión sensible en el ojo de una mujer que vibra con el mundo y que ha sabido hacer, de su retrato imaginario, su mejor instantánea.

Óscar Mena

Entradas recientes

‘Noticia de un secuestro’: el dolor de contar una historia que no se debe volver a repetir

En Prime Video se estrenó la serie basada en la novela de Gabriel García Márquez.…

3 horas hace

Gala MAMBO 2022: La fantasía del arte

La velada benéfica del Museo de Arte Moderno de Bogotá, la Gala MAMBO, regresa el…

5 horas hace

No se pierda la novena edición de la Muestra de Cine Español en Bogotá

Entre el 11 y el 27 de agosto algunas ciudades del país tienen la oportunidad…

6 horas hace

Cinco beneficios que no conocía de la patilla

Aprovechamos que hay cosecha de esta fruta para hablar de sus propiedades saludables.

7 horas hace

Santa Evita, la historia del cuerpo sin tumba de Eva Perón ahora en serie

El colombiano Rodrigo García Barcha dirige esta serie de Star+ sobre el mito alrededor del…

11 horas hace

Truecaller: ¿El identificador de llamadas es tan bueno como lo pintan?

Analizamos una de las aplicaciones más descargadas en Colombia por usuarios de Android e iOS…

1 día hace