5 curiosidades de los Juegos Olímpicos de Río 2016: un balance

Las justas finalizan el 21 de agosto dejando grandes imágenes y hazañas que marcaron la historia.
 
5 curiosidades de los Juegos Olímpicos de Río 2016: un balance
Foto: Rio2016.com
POR: 
Daniel Zamora

Aunque los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro comenzaron con un sinfín de críticas, que aún continúan, por fin la organización y el tema logístico pasó a un segundo plano. Espectadores, atletas y analistas se concentraron en las distintas disciplinas para hablar del espectáculo deportivo. La edición 31 de los Juegos Olímpicos dejó imágenes impactantes, desde terribles lesiones hasta hechos que perdurarán en la memoria colectiva por lo inesperados, sorpresivos y que le pusieron un tinte humano a presentaciones que rayan en la perfección.

¿Corredora o especialista en clavados?

Se corrían los últimos pasos en la competencia de los 400 metros de atletismo femenino. La estadounidense Allyson Felix ya saboreaba la victoria cuando Shauna Miller, de Bahamas, decidió dejar a un lado la metáfora de “hacer un salto de fe”, para hacer uno de verdad y lanzarse como si realizara un clavado en una piscina, pero en este caso, no la recibiría el agua sino el suelo. Arriesgó la salud de sus rodillas para cumplir un propósito: pasar primero que Felix y ganar la medalla de oro. ¿Lo logró?

[diners1]

[/diners1]


El admirador que le ganó la medalla de oro a su ídolo

En los Juegos Olímpicos de 2008, en Beijing, Joseph Schooling tenía 13 años y logró tomarse una foto con su ídolo, el histórico nadador estadounidense Michael Phelps. Antes de la prueba de los 100 metros estilo mariposa, en esta edición de las justas, Phelps acumulaba 26 medallas, de las cuales 23 eran doradas. Phelps iba por su oro número 24 pero Schooling, ahora de 21 años, se interpuso en su camino, ¿cómo? En el lapso entre 2008 y 2016, se convirtió en nadador profesional y llegó a los Olímpicos de Río representando a Singapur para competir en la disciplina de natación, y con un tiempo de 50.83 segundos, superó al estadounidense y lo relegó a obtener la medalla de plata. Una auténtica muestra de que los sueños se pueden cumplir.

Choque cultural (foto principal)

Doaa Elghobashy hace parte del primer equipo de voleibol de playa de Egipto. Su atuendo deportivo llamó la atención ya que no era el tradicional: un bikini, como el de sus contrincantes de Alemania, sino uno que se ajustaba a su religión, el Islam, así que su ropa cubría todo su cuerpo. Esta imagen abrió una discusión sobre cómo es visto el cuerpo de la mujer desde distintas culturas.


Lesiones: el pan de cada día de los Olímpicos

Varios atletas tuvieron que ver abandonar la esperanza de lograr una medalla en estos juegos luego de realizar un movimiento que les originó una lesión. Les sucedió a los colombianos Sergio Luis Henao (ciclismo), Catalina Escobar (gimnasia), al alemán Andreas Toba (gimnasia), el armenio Andranik Karapetyan (halterofilia), pero sin ninguna duda la más impactante de todas fue la del francés Samir Ait Said, también gimnasta, quien se fracturó la tibia y el peroné de la pierna izquierda.

[diners1]

[/diners1]

Espíritu Olímpico

Las corredoras Abbey D´Agostino (Estados Unidos) y Nikki Hamblin (Nueva Zelanda), disputaban una de las semifinales de los 5.000 metros. En un momento de la carrera, ambos se cayeron. La estadounidense, adolorida, se puso de pie y en lugar de continuar corriendo, ayudó a su compañera neozelandesa, visiblemente más afectada por el golpe, a continuar “levántate, levántate, tenemos que terminar. Estos son los Juegos Olímpicos”, le dijo.

Ambas se ayudaron para terminar la carrera. Llegaron en los dos últimos lugares; sin embargo, los jueces, como premio al juego limpio, las declararon clasificadas y pudieron competir en las finales.

[diners1]

[/diners1]

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
agosto
19 / 2016