SUSCRIBIRME

La correspondencia de Alejandra Pizarnik, libro recomendado

La correspondencia de Alejandra Pizarnik muestra su fragilidad anímica y su soledad humana; un variado mosaico de temas y corresponsales. Recomendado.

La correspondencia de Alejandra Pizarnik muestra su fragilidad anímica y su soledad humana; un variado mosaico de temas y corresponsales. Recomendado.

NUEVA CORRESPONDENCIA PIZARNIK
EDICIÓN DE IVONNE BORDELOIS
Y CRISTINA PIÑA
ALFAGUARA
Buenos Aires, 2014.
456 páginas.

Alejandra Pizarnik (1936) vivió tres años en París que la marcaron para siempre. Se alejó de su casa en Buenos Aires, conoció a figuras como Octavio Paz y Julio Cortázar, quienes la apoyaron (Cortázar le dio el manuscrito de Rayuela para pasarlo a limpio, Paz prologó su libro Árbol de Diana [1962]). Publicaría luego otros tres libros de poemas como Los trabajos y las noches (1965), Extracción de la piedra de la locura (1968) y El infierno musical (1971).

Estuvo internada en clínicas siquiátricas por sus intentos de suicidio, hasta que finalmente acabó con su vida el 25 de septiembre de 1972. Han aparecido póstumamente varios libros como su Diario, sus Textos de sombra (1982), algunos de estos últimos obras de teatro y juegos obscenos con el lenguaje, la erudición y las parodias verbales. En 2014 aparece la Nueva Correspondencia Pizarnik, donde en 456 páginas encontramos un variado mosaico de temas y corresponsales. Le escribe a Silvina Ocampo en 1972: “Quisiera que estuvieras desnuda, a mi lado, leyendo tus poemas en voz viva. Silvina cúrame. Ayúdame, no es posible ser tamaña supliciada. Silvina cúrame, no hagas que tenga que morir ya” (p. 206).

Vea también: Cinco libros imprescindibles en la biblioteca del escritor Juan Carlos Garay

Amante de los lápices de colores y los papeles finos, sus letras de hormiga distinguen estas cartas sean a sus mentores iniciales (Vela o Bajarlia), a sus amigas escritoras como Molloy y Bordelois o a sus editores españoles como Antonio Beneyto, quienes como ella cultivaban la pintura.

Su largo trabajo en pos de una escritura concentrada y a la vez musical que le permitiera conjurar el miedo, los fantasmas y el desdoblamiento, tiene referentes en figuras como Nerval, también suicida y Alicia de Carroll. Más tarde sería Lautremont su referente. Había una red de corresponsales para enviar artículos y reportajes como forma de subsistencia y otras donde su fragilidad anímica y su soledad humana se hacen evidentes y llegan a tornarse mitologías enfermizas en sus recortes de papel y en su consumo de drogas contra la depresión o el insomnio.

La muerte de su padre, de origen ruso, acentuará un trasfondo judío de ritos y ceremonias que intentará trasladar a poemas y viñetas en prosa, tan infantiles como lúgubres, que la dejarán cada vez más aislada en sus fantasías macabras de muñecas ciegas y ceremonias crepusculares. Hasta que ya nada más fue posible.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
01 / 2016

ARTICULOS RELACIONADOS

agosto 26, 2020 VER MÁS
junio 9, 2020 VER MÁS
septiembre 2, 2019 VER MÁS
Send this to a friend