SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Libros//5 lecciones de ética periodística para recordar a Javier Darío Restrepo

5 lecciones de ética periodística para recordar a Javier Darío Restrepo

En 2016, Javier Darío Restrepo, una de las figuras más importante de la ética periodística en Colombia, habló con Vicky Dávila y el motivo de su salida de RCN en el marco de la FILBO.

Foto: Luisa Fernanda Gómez/Directobogota.co

En 2016, Javier Darío Restrepo, una de las figuras más importante de la ética periodística en Colombia, habló con Vicky Dávila y el motivo de su salida de RCN en el marco de la FILBO.

En 2016, Vicky Dávila dejó la dirección de La FM tras publicar un video en el que se muestra al ex Viceministro del Interior, Carlos Ferro, y al destituido capitán Ányelo Palacios, teniendo una conversación sexual en un automóvil. Para la periodista, el video ayudaba a comprobar la existencia de una red de prostitución al interior de la policía, conocida como La comunidad del anillo; para otros, fue una invasión a la intimidad de dos personas que no aportó absolutamente nada a la investigación y que más bien, fue un ejemplo de periodismo amarillista.

Se generó un debate nacional que reunió miles de opiniones en redes sociales, medios de comunicación y se volvió un tema casi inevitable en cualquier conversación.

Fue en un conversatorio entre Javier Darío Restrepo y Vicky Dávila, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, de 2016, cuando la periodista explicó lo ocurrido, y más que una vitrina para exculparse por haber cometido o no equivocaciones, se convirtió en asunto de análisis para hacer una revisión de los retos del periodismo.

En Diners recordamos estas lecciones de periodismo de Javier Darío Restrepo, a propósito de su muerte, a los 87 años.

“Nadie es juez de nadie, salvo de sí mismo”

Los días siguientes a su salida de RCN le sirvieron a Vicky Dávila para analizar con cabeza fría todo lo que había ocurrido. Reconoció que acepta las críticas de sus colegas y reflexionó acerca de la actitud que tienen los periodistas a la hora de abordar una fuente. “A veces caemos en eso de sentirnos jueces, y así seguramente lo sienten nuestros entrevistados cuando somos tan fuertes con ellos”, aceptó.

Acto seguido Javier Darío Restrepo apuntó que “yo, como periodista, no soy juez de nadie. Le estoy dando elementos, si es que fuera necesario, al juez. El buen periodista judicial investiga, entrevista, hurga en documentos para que el gran juez-la opinión pública- tenga elementos de juicio. Nos salimos de nuestro oficio cuando nos volvemos jueces de cualquier cosa”.

Vea tambien: 6 lugares recomendados para probar las mejores milhojas de Bogotá


“Cuando un periodista no se autocritica está condenado a la mediocridad”

Durante la conversación fueron recurrentes las preocupaciones acerca de si publicar el video estuvo bien o mal. Dávila confesó que volvería a publicar el video, pero editado; en cambio, pocos días después del boom mediático, Javier Darío Restrepo, en una entrevista, afirmó que si hubiera estado en sus manos, no lo habría publicado. “Inmediatamente caí en la cuenta de que era una respuesta incompleta. No se sabe cuál habría sido la actuación en el momento mismo. Y siendo sincero, cuando hacía periodismo activo y no de reflexión como el que estoy haciendo ahora, muy probablemente habría tenido los mismos pensamientos de Vicky”, reconoció.

Restrepo hizo énfasis en la oportunidad que ofrece para las discusiones periodísticas todo lo sucedido con Vicky Dávila, y enmarcó los hechos como la oportunidad perfecta para recordar cuán importante es hacer una revisión constante del trabajo informativo. “Cuando un periodista no se autocritica está condenado a la mediocridad. Uno avanza en la medida en que conoce sus errores. Por eso la autocrítica es indispensable. Cuando se presentan casos como estos hay que abordarlos como casos de aprendizaje”.


“Prestar un servicio interesado también es pensar: me voy a ganar un premio por esto. Eso es un pensamiento bastardo”

El experto en ética dijo que cuando un periodista sirve a sus intereses personales por encima del servicio público, falsifica la profesión, y hace hincapié en el hecho de saber distinguir cuándo se toma una decisión motivada por utilidad particular y cuándo está al servicio de las demás personas.

Dávila afirmó que estaba convencida de estar prestando un servicio público, ya que el video no lo grabó ella ni algún periodista, lo hizo alguien que se reconocía como víctima y que sumado a otros hechos de la investigación, lo volvían una prueba sólida. “Nosotros no estábamos pensando en qué íbamos a ganar, fue evidente lo que gané… Sin pensar en mi cheque, mi jefe, Palomino, el presidente Santos, Ferro ni en nadie, dije: mi obligación es publicar ese video, no estaba editado y dije: va sin editar, y se fue…”.

Ver esta publicación en Instagram

A ensuciarse los zapatos… #periodismo #ética #JavierDarioRestrepo #ÉticaEnRed

Una publicación compartida por Red Ética (@redeticaperiodistica) el


La intimidad tiene límites

Restrepo es un defensor del derecho a la intimidad. La define como el lugar de la consciencia donde se decide por sí mismo y por eso se protege tanto, señala que un mundo sin intimidad pierde la libertad; sin embargo, reconoció que hay tipos de intimidad, cuando se es un ciudadano común y corriente y cuando se es funcionario.

Puso como ejemplo el caso del vicepresidente Germán Vargas Lleras, a quien en meses pasados se le realizó una cirugía para extraerle un tumor benigno. Se informó de la clínica en donde se iba a llevar a cabo la operación, el médico que la efectuó, los resultados y su recuperación. Eso, a los ojos de Restrepo no tendría por qué saberse si le pasa a cualquier otra persona, pero en el caso del vicepresidente, es necesario por la responsabilidad pública que tiene. En caso de que asuma como presidente se debe garantizar su buena condición de salud.

Vea tambien: Concurso Diners para fanáticos del café: Gánese una máquina espresso Oster

En el caso del video, Restrepo les preguntó a los asistentes a la conferencia si los protagonistas del video tenían derecho a la intimidad, 110 respondieron que sí y 34 que no. Luego le trasladó la pregunta a Vicky Dávila. Ella dijo que aún no lo podría responder con certeza. “En la mitad estaba una posible víctima, había muertos de por medio, hay por lo menos dos muertos certificados en el escándalo de la Comunidad del anillo. Yo sentí que prevalecía el derecho de las víctimas a saber la verdad, el derecho de los culpables a responder sobre esa posible intimidad. No estaban en un cuarto, estaban en un carro de servicio público, no estaban desnudos, es un diálogo” explicó.


“Ser periodista no es un asunto fácil ni chévere, exige la entrega de parte de sí mismo”

Dávila cree que lo que le sucedió luego de publicar el video fue por enfrentarse a gente poderosa. Dijo que no le importaron las consecuencias y que su salida dejó un aviso claro, “el mensaje fue: cállense, ya que contadas algunas excepciones nadie siguió con las investigaciones, tengo que mencionar a Noticas Uno y a El Espectador, que han hecho un seguimiento juicioso. Aquí salieron los denunciados y salió la denunciante”, concluyó.

Aunque la periodista dijo que todo lo ocurrido la acercó más a su familia-incluso contó que por primera vez pudo llevar a su hijo Salomón, de 3 años, al colegio-, su salida, a los ojos de Restrepo, habla de las consecuencias que se crean luego de tomar una decisión, acertada o no, y que es menester del profesional asumirlas. “Los precios que hay que pagar para ser periodista. No es un asunto fácil ni chévere, exige la entrega de parte de sí mismo” finaliza.

 

Este artículo fue publicado originalmente el 3 de mayo de 2016.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
07 / 2019


Send this to a friend