Cinco escritores que alcanzaron la fama después de la muerte

A muchos escritores no les llega la fama y el reconocimiento de la noche a la mañana. Algunos no viven para ver a su obra trascender.
 
Cinco escritores que alcanzaron la fama después de la muerte
Foto: /
POR: 
Juan Sebastián Alba Torres

John Kennedy Toole

John Kennedy Toole nació en Nueva Orleans en 1937. Durante años trabajó como profesor en varias universidades y colegios, incluso se enlistó en el ejercito de Estados Unidos, donde le enseñó inglés a los reclutas de una base en Puerto Rico. Luego de un tiempo en el ejercito volvió a Nueva Orleans, ciudad que sirvió de inspiración para la novela ‘La conjura de los necios’. Toole le presentó el manuscrito a la editorial Simon & Schuster que la rechazó. Toole se deprimió y comenzó a descuidar el trabajo y a emborracharse frecuentemente. El escritor se suicidó el 26 de marzo de 1969, tenía 31 años. Después de su muerte, su madre llevó el manuscrito al autor Walker Percy quien ayudó a que la novela se publicara en 1981. La novela y el autor recibieron el Premio Pulitzer de ficción en 1981.

Irène Némirovsky

Irène Némirovsky fue una escritora francesa de origen ucraniano. El 1926 se casó con Michael Epstein con quien tuvo dos hijas, Denise y Élisabeth. Irène fue enviada a Auschwitz el 13 de julio de 1942, donde murió el 17 de agosto. Némirovsky fue autora de numerosas novelas, pero por la que ganó más reconocimiento es ‘Suite Francesa’, una novela inconclusa que escribió durante los días previos a su captura y que continuó en el campo de concentración. Sus hijas guardaron el manuscrito por muchos años creyendo que se trataba de un diario en el que su madre relataba los vejámenes a los que estaban expuestos en el campo de concentración. En 2004 se publicó la novela que rápidamente se convirtió en un suceso editorial.

Lea también: Suite Francesa: el amor en medio de la guerra

Stieg Larsson

El creador de la saga de novelas policiacas Millenium murió repentinamente y no pudo ver el éxito de sus libros alrededor del mundo. El autor de los libros ‘Los hombres que no amaban a las mujeres’, ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ y ‘La reina en el palacio de las corrientes de aire’ sufrió un infarto el 9 de noviembre de 2004, cuando tenía 50 años. Sus libros son una de las sagas más exitosas del mundo, con más de 70 millones de copias vendidas en el mundo. En 2009 se estrenó la película ‘La chica del dragón tatuado’, una adaptación de su primera novela, dirigida por David Fincher y protagonizada por Daniel Craig y Rooney Mara.

Ana Frank

Fue una niña alemana que ganó reconocimiento gracias al libro conocido como ‘El diario de Ana Frank’. En este libro relató cómo se ocultó durante dos años de los nazis que los perseguían a ella y a su familia en Ámsterdam. Murió a los 15 años, en marzo de 1945 a causa de tifus, poco antes de la liberación del campo de concentración de Bergen-Belsen. Su padre Otto Frank, el único sobreviviente de la familia decidió publicar el diario, con el fin de cumplir el deseo póstumo de Ana de convertirse en escritora.

Herman Melville

El autor de Moby Dick, una de las novelas más importantes de la literatura mundial, no recibió el reconocimiento de su trabajo en vida. Melville fue marinero y aventurero, dos elementos importantes dentro de sus obras. Desde los 19 años se embarcó en viajes que lo llevaron alrededor del mundo. El 1851 publicó Moby Dick, pero fue un fracaso para la crítica. En 1920 se reconoció la importancia de la obra para la literatura americana, pero Melville murió en 1891.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
5 / 2016