SUSCRIBIRME

¡Que viva la música en diez canciones!

Eric Clapton, The Rolling Stones, Ray Barretto, y Richie Ray son algunos de los artistas que hacen parte de la banda sonora del libro de Andrés Caicedo.

Foto: Wikimedia Commons/ CC BY 0.2/ 3.0/ 0.0

Eric Clapton, The Rolling Stones, Ray Barretto, y Richie Ray son algunos de los artistas que hacen parte de la banda sonora del libro de Andrés Caicedo.

¡Que viva la música! es la novela del escritor caleño Andrés Caicedo. La publicó en 1977 y narra la historia de María del Carmen Huerta, una vallecaucana que vive en el norte de Cali- donde reside la clase alta- y que luego de consumir drogas construye su vida alrededor de música y alucinógenos.

Ese giro de vida desencadena una serie de hechos que además de narrar su entorno rumbero, describen el contexto de una sociedad con desigualdades económicas marcadas, donde la música hace parte de cualquier actividad diaria y la droga se vende como pan caliente.

Durante el relato Caicedo cita más de noventa canciones que incluyen funk, salsa y rock. A continuación le presentamos las 10 canciones que cuentan la historia María del Carmen Huerta, para que disfrute el libro de la mejor manera y llegue con el panorama musical adecuado si quiere ver la película.

Que viva la música – Ray Barretto

Es la canción que le da el nombre al libro. Barretto canta una alabanza a la música en general que con pregones, improvisaciones de piano, congas y timbales exalta los ritmos puertorriqueños, cubanos, panameños y criollos de las fiestas latinas. Otras canciones de Ray Barretto, como El hijo de Obatalá, son citadas por Caicedo.

“La del rey Ray, iAquí namá! y el Ray Barretto, me enseñaron a respirar y a turnar el peso de todo el cuerpo, pongo oído, el peso de todo el baile de un pie a otro, que no tiene ni fe ni amparo, y el contragolpe suavecito en los solos de piano”.

Vanidad – Yaco Monti

Es la banda sonora del momento en que María del Carmen inhaló cocaína por primera vez. Fue Ricardito, “El Miserable”, un muchacho tímido que llevaba días sin dormir quien le dio la droga. Esta balada romántica ambienta uno de los quiebres en la historia, luego de que sonara, María del Carmen se hizo a una vida de insomnio, drogas y pasos de baile que no acaban.

“’Vanidad, por tu culpa he perdido… ‘ «, cuando la oigo me sume en una cosa rica e inútil como toda tristeza, y si quiero no salgo, y si salgo hundo la cabeza y no miro a nadie hasta que el viento de esta ciudad me despierta de mi propósito de no importarme”.

White Room – Eric Clapton

El desenfreno por la rumba hizo que los días de María del Carmen trajeran consigo 3 o 4 fiestas diarias. Una de ellas fue en la casa del Flaco Flores- el que mató a los papás y la empleada-. Allí conoció a Leopoldo Brook, quien acababa de llegar de Estados Unidos y que interpretaba con su guitarra las notas de White Room, mientras María del Carmen, embelesada y confundida por no entender la letra -en inglés-, consumía su primer ácido.

«¿Con quién se sincroniza?», pregunté, con prisa, a la loca, a quien me quisiera calmar. «Eric Clapton, Eric Clapton», me informaron entre la maraña. «Oh», dije yo». Y luego: «¿es uno de los mejores?», y ubiqué al muchacho: no lo conocía, de camisa blanca y balaca. Hizo cara de mucha seriedad para responderme: «en mi modesta opinión, el mejor».

Vea tambien: ¿Cómo ganar un millón y medio de pesos preparando un plato de fríjoles?

Moonlight Mile – The Rolling Stones

El rock y el funk eran los géneros esenciales de las fiestas a las que iba María del Carmen. En una de ellas, Ricardito, el miserable, con la cara amoratada por la golpiza que le dio Mariángela- la mujer que más admiraba María del Carmen-, tradujo la letra de la canción que cantó Leopoldo Brook.

  • «Cuando el viento sopla y la lluvia cae fría en la cabeza llena de nieve, en la cabeza llena de nieve…».
  • «¿Nieve?, —pregunté— ¿quieres decir…?».
  • «Sí —dijo—, chiste de doble sentido».
  • «¡Fantástico!».

I Got the blues – The Rolling Stones

La vida de Mariángela se transformó en fiesta el día que su mamá murió por una sobredosis de Valium. Desde entonces, María del Carmen la admiró por su fuerza, su vitalidad y belleza, pero un día desapareció y nadie dio razón de su paradero. Se supo que se había lanzado desde un edificio. Después de que sonara esta canción, María del Carmen sintió que el rock no es suficiente.

«Entonces era que me daba por llorar, aliviada porque la tristeza alivia y es rica, oía todo el día I Got the Blues! En todo caso, como ella el día de la muerte de su madre, igualitica, yo nunca me sentí más viva.”

Amparo Arrebato – Richie Ray y Bobby Cruz

Cuando María del Carmen decidió dejar para siempre su casa, al norte de Cali, cruzó el barrio Miraflores, hacia el sur, y reconoció un mundo nuevo, con paisajes de casas destechadas rodeadas de caminos polvorientos, nada perecido al entorno lleno de lujos en el que creció. Se fue buscando música y ojos nuevos que la vieran bailar, quiso adueñarse de la rumba en todo Cali; y allá, en el sur, en una nueva vida, la recibieron oyendo Amparo Arrebato.

“Puedo asegurar ecos que oigo en mí de un pregonar. No miré ni una sola vez atrás. La letra decía: «Tiene fama de Colombia a Panamá. Ella enreda los hombres y los sabe controlar». Entraban sofocadísimos a su fiesta, hablando ya, pasando el dato: «viene pelada extraña».

Yo soy Babalú – Richie Ray y Bobby Cruz

Con varios días de rumba ininterrumpida encima, la vida de María del Carmen fue solo salsa, y los temas de Ricardo Rey animaron las pistas en las que bailó. Esta canción fue el clímax de María del Carmen en su paso por el sur. Sonó luego de que ella reflexionara sobre el ritmo de la salsa momentos después de tener una orgía con tres hombres.

“¿Quién tuvo la decencia de eliminar el dejadito para introducir el golpe, dejar el arrastrado para meter el brinco y la rumba de la dura? No puede más, protegernos a todos con el trabajo de Babalú, llamo a Babalú y él viene paca. Babalú conmigo anda.”

El jala – jala – Richie Ray y Bobby Cruz

Vea tambien: Me lo contó un viajero, el libro que le cuenta cómo es viajar por 65 países

El Jala- Jala sonó en la mente de María del Carmen y Rubén Paces- un Dj de salsa de la época que se convirtió en otro de los amores fugaces de la protagonista-. Chocaron a la salida del Cine Club de San Fernando pero no se vieron, ella estaba de espaldas y él le anunció un movimiento de baile que ella siguió. A pesar de que no hubo música tampoco perdieron el paso.

“Brincamos duro en una exacta convivencia de la memoria de la canción en la cabeza: íbamos por los últimos remolinos, 7 líneas rectas y nada de descarga. Nos abrazamos, juntamos los sudores, fortalecidos. Según él, hacía tiempos que me visajeaba.”

Fantasía Nocturna – Gustavo “El loco” Quintero

María del Carmen detestaba la música de Los Hispanos, pero cantó esta canción en su momento de mayor decadencia, cuando la rumba y el desenfreno la tuvieron hasta el cuello. Dejó a Rubén Paces para robar con Bárbaro- un ladrón especializado en estadounidenses en busca de droga-, de quien luego escaparía.

“Y no quiero que nadie llore si yo me muero mañana. Ojalá concluya antes de la madrugada: sería demasiado desubique enfrentar el día sin haberme expuesto a la negrura en la que yo, como es usual, relampagueo, semejante a ese viejo: «Lucerito, que por qué ha perdido sus raros encantos, en la tierra, allí a lo lejos se escucha su llanto».

Hay fuego en el 23 – La Sonora Ponceña

Luego de un manifiesto a la música, al baile, la libertad y la salsa, María del Carmen cerró su historia con esta canción. Le hace un homenaje a la salsa que tanto disfrutó bailar, diciendo que la salsa es fiesta, sabor. Alrededor de la salsa todo arde, todo quema; por eso hay fuego en el 23.

“Tú enrúmbate y después derrúmbate. Échale de todo a la olla que producirá la salsa de tu confusión. Ahora me voy, dejando un reguero de tinta sobre este manuscrito. Hay fuego en el 23.” María del Carmen Huerta: Siempreviva.

También le puede interesar: Entrevista con Gloria Susana Esquivel, autora de Animales del Fin del Mundo

Daniel Zamoraeditor web. Periodista con cinco años de experiencia en temas de cultura, gastronomía, viajes, música, televisión y cine.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
18 / 2020

Send this to a friend