Music Complete, el último viaje de New Order a los años ochenta

La banda británica homenajea su álbum de 1989, Technique, con su mejor trabajo en lo que va de siglo.
 
Music Complete, el último viaje de New Order a los años ochenta
Foto: /
POR: 
Jaime Pérez-Seoane

El pasado viernes, 25 de septiembre, un grupo de músicos de mediana edad de Manchester publicaba su décimo disco de estudio. Ni las arrugas que ahora surcan sus rostros, ni los casi cuarenta años de carretera que sus fundadores llevan a sus espaldas, han impedido que lograran su objetivo: Homenajear, a su muy particular manera, los eléctricos años ochenta. New Order está de vuelta con un álbum sobresaliente: Music Complete.

Los abanderados del post-punk en las décadas de los ochenta y noventa retoman en Music Complete su versión más original, la de sus inicios tras Joy Division, aventura que duró apenas tres años y murió tan joven como su icónico líder y vocalista, Ian Curtis.

Del resto de integrantes de aquella fugaz banda hoy inmortal, nació New Order, formación tan irregular como influyente que se llevará a la tumba el honor de poseer el sencillo de 12 pulgadas más vendido de la historia, el convulsivo Blue Monday, de 1983.

[diners1]

[/diners1]

Aquel es uno de tantos motivos de reconocimiento para los británicos, comenzando por sus treinta y muchos años – y contando – de vida musical, interrumpidos por dos períodos sabáticos (De 1993 a 1998 y de 2007 a 2011) que sus componentes aprovecharon para crear un sinfín de proyectos paralelos.

Los New Order de 1980 sólo se diferencian en un aspecto de los de ahora, y se llama Peter Hook. El bajista de la agrupación se desvinculó del proyecto en 2007. Por fortuna, y Music Complete lo demuestra, su despedida no ha pesado en una banda renovada y renacida a base de recuperar sonidos de su era dorada, y de adaptarlos para la creación de un disco sobresaliente.

Dime con quién tocas y te diré quien eres

A New Order se le ha conocido siempre por elegir con mucho cuidado sus compañías. The Smiths, The Smashing Pumpkins y Pet Shop Boys son sólo algunos de los compañeros de estudio que sus integrantes han tenido a lo largo de sus dichosas vidas musicales. Y en su último trabajo, los veteranos brits han tenido especial cuidado de acompañarse por grandes voces del género de ayer y hoy.

Iggy Pop, viejo amigo de los de Manchester, sirve de tétrico narrador en dos canciones de Music Complete, Tutti Frutti y Stray Dog. Plastic, una de las mejores piezas del álbum, cuenta con la voz de Elly Jackson, solista de La Roux. Los archiconocidos Chemical Brothers se han involucrado en la producción de varios de los cortes. Y Brandon Flowers – Líder de The Killers y autor de uno de los mejores discos de 2015 – vuelve a poner, después de que pudiéramos verlos juntos sobre el escenario del Estéreo Picnic en directo hace un par de años, sus cuerdas vocales al servicio de New Order.

Music Complete: Un disco redondo en once canciones

El atemporal nuevo álbum de New Order arranca con Restless, un corte con el que parecen gritar “no hemos cambiado ni una pizca” a los cuatro vientos. Es tanta la reminiscencia musical, que la única diferencia notable entre los muchachos que revolucionaron el Reino Unido con su punk de discoteca y los señores que el viernes presentaban un nuevo disco está en algunos pelos de menos y algunas arrugas de más en la frente. Más de lo mismo sucede con Plastic, tercera canción del disco: Un viaje al house techno de la Inglaterra profunda, estilo del que New Order fue precursor, y banda sonora para una generación desatendida, la que Danny Boyle e Ewan McGregor personificaron en Trainspotting.

A partir de Plastic, Music Complete desgrana un homenaje al acid house desarrollado en el mediterráneo ibicenco a finales de aquella década, y que New Order plasmó en uno de los álbumes más significativos de su carrera, Technique (1989). Su particular interpretación del house ochentero se descubre también en Tutti Frutti, el cuarto corte del álbum, y en People on the High Line, la canción que sigue y ha sido compuesta por Tom Chapman, quien, tras la marcha de Peter Hook, se ha consolidado como bajista en New Order.

Más guitarreros pero menos enérgicos suenan Academic y Nothing but a fool, los temas más insípidos de un disco que continúa con Unlearn This Hatred y The Game, un par de últimos paseos por los tiempos gloriosos de Technique.

New Order ha elegido sabiamente cómo cerrar su mejor disco en lo que va de siglo, precisamente el que supone su regreso a los ochenta. Lo hace con Superheated, una canción con aroma a éxito que recuerda vagamente, desde los primeros acordes, a The Killers. Efectivamente, esta canción esconde la colaboración de Brandon Flowers, y promete ser una de las que pronto girarán en las estaciones del planeta radio.

Suenen o no en la radio, cualquier motivo es bueno para recordar la carrera de estos pioneros de la música electrónica, culpables, junto a los también ingleses Depeche Mode, de la inclusión del sintetizador en los subgéneros del rock. La publicación de esta maravilla llamada Music Complete es, por supuesto, motivo de sobra.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
septiembre
29 / 2015