SUSCRIBIRME

¿Qué pasa con la Novela Gráfica en Colombia?

Con una nutrida presencia de editoriales independientes y una selección de destacados autores, la novela gráfica en Colombia atraviesa por uno de sus mejores momentos y se tomará la Feria del Libro.

Con una nutrida presencia de editoriales independientes y una selección de destacados autores, la novela gráfica en Colombia atraviesa por uno de sus mejores momentos y se tomará la Feria del Libro.

Es un hecho: la novela gráfica colombiana se ha ido ganando, poco a poco, a pulso, un espacio en la industria cultural colombiana. La edición 28 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá,
que comienza el próximo 21 de abril, es testigo de ese avance.

Reconocidas autoras como Power Paola, que con su novela Virus tropical se ha convertido en un referente del género en el país; editoriales independientes como Rey Naranjo, que con solo cinco años de existencia ha cosechado varios premios internacionales, o el colectivo La Diligencia, la primera distribuidora editorial independiente, estarán participando activamente en dicha feria, que este año tiene como invitado de honor a Macondo, el universo creado por Gabriel García Márquez.

novelagrafica3_500x677

 

Rulfo, una vida gráfica: lanzamiento de la editorial Rey Naranjo para la Feria del Libro de Bogotá

“Desde hace varios años ha existido el pabellón de diseño, donde se reúnen caricaturistas, gente que se dedica a la historieta, a los fanzines, y esto ha ayudado a que tengamos un espacio propio dentro de la feria”, afirma John Naranjo, director de la editorial Rey Naranjo, que participa con el lanzamiento de tres novelas gráficas: Rulfo, de Óscar Pantoja, sobre la vida del escritor mexicano Juan Rulfo; La mano de Dios, de Paolo Castaldi, sobre el futbolista Diego Armando Maradona, y Black is Beltza, de Fermín Muguruza, Harkaitz Cano y Dr. Alderete, una novela que se desarrolla en la sociedad norteamericana de 1965. La editorial también tendrá uno de sus libros insignia: Gabo, memorias de una vida mágica, un cómic sobre la vida del Nobel Gabriel García Márquez, publicado en 2013 y que ha tenido una gran acogida en el ámbito internacional.

Lea también: El cómic ya hace parte de la industria cultural

“La escena del cómic en Colombia aún es bien escasa y pequeña. Sin embargo, en los últimos diez años ha mejorado bastante, pero falta un camino muy largo por recorrer”, afirma Joni B, de la editorial Robot, reconocido por su cómic Parque del Poblado. Actualmente, señala, trabajan en diversos proyectos para presentarlos en Entreviñetas, el festival de cómic más importante de América Latina, pero estarán en la Feria del Libro junto a otro grupo de editoriales independientes, conocido como La Diligencia.

Vea tambien: ¿Por qué el realismo mágico comenzó con los vallenatos de Rafael Escalona?

A LA LUZ
En Colombia, el cómic, historieta o novela gráfica se ha desarrollado de manera independiente, por personas que se han arriesgado a contar sus historias en publicaciones llamadas fanzines, pocas veces apoyados por instituciones privadas. Gracias a internet, la autogestión y, de unos años para acá, a las editoriales independientes, se están ganando un lugar dentro de la escena cultural del país.

No ha sido una tarea fácil, porque durante muchos años el cómic ha resultado menospreciado. Algunos lo consideran un género menor, hecho solamente como un divertimento infantil, no apto para el público adulto. Sin embargo, esta perspectiva ha cambiado. “Ahora es elegante leer cómics entre los adultos inteligentes”, como asegura Santiago García, guionista, crítico y traductor de cómic español, en su ensayo La novela gráfica.

Tal vez esa no sea la razón principal ni la más importante del auge que está viviendo el cómic en Colombia, pero es reconfortante ver editoriales y propuestas que se arriesgan a salir a competir en el difícil mercado editorial del país.

UNA HISTORIA DE AÑOS
La historieta en Colombia tuvo sus orígenes en 1924, cuando apareció Mojicón, personaje creado por Adolfo Samper. Se publicó durante seis años en el diario El Mundo, pero nunca fue firmada por su autor porque decía que era una copia de Smitty, de Walter Berndt.

Durante la década de 1930 apareció la revista Chanchito y más adelante la revista Rin Rin. Las dos contaron con el apoyo de la Biblioteca Nacional. Durante los años cuarenta y cincuenta surgieron otras propuestas como las revistas Michín y Pombo, y personajes de Adolfo Samper como Misiá Escopeta y Don Amacise, publicados en la revista infantil Merlín.

En los sesenta aparecieron propuestas que ganaron mucho más reconocimiento que los trabajos de décadas anteriores, como Copetín, de Ernesto Franco, tira que se publicaba en el periódico El Tiempo.

Durante los años setenta los diarios más importantes de Colombia comenzaron a publicar historietas con temáticas históricas como Calarcá, una tira cómica en la que su protagonista era un indígena colombiano. Esta historieta se publicó en el periódico El Tiempo, algo que caracterizó a esta época en la cual las publicaciones independientes no tuvieron una vida muy larga.
Las décadas de 1980 y 1990 trajeron propuestas más sólidas con publicaciones que duraron muchos más años, como las revistas ACME (una de las más importantes de la historieta nacional, creada por Bernardo Rincón, Pepe Peña y Leocomix), Zape Pelele, Agente Naranja, Maldita y TNT, así como la aparición de personajes como Magola, Chino Risso, entre muchos otros, que se han convertido en referentes de la historieta colombiana.

Lea también: Los once, recuerdos imaginarios de un día tremendo

El nuevo milenio ha traído otras propuestas y se han superado obstáculos como la Ley 98 de 1993, más conocida como la Ley del Libro, que puso los cómics en el mismo nivel de las publicaciones pornográficas, los juegos de azar y el tarot. Esa ley ya no aplica, lo que ha permitido que la publicación de historietas en el país sea, de cierto modo, más fácil e ingrese un mayor número de novelas gráficas extranjeras, que hasta hace unos años era casi imposible conseguir.

Vea tambien: Daniela Riascos y la alianza que creó joyas inspiradas en Mompox

LO QUE ESTÁ PASANDO
En los últimos años han sobresalido varios cómics en el país, como Virus tropical, de Power Paola; Parque del Poblado, de Joni B; Rulfo y Gabo, con guion de Óscar Pantoja y El cuy Jacobo, de Ivanquio, y Los Once, que fue una de las obras más vendidas en la Feria del Libro del año pasado.

novelagrafica2_500x400

Revista Larva

 

Otro factor que ha ayudado a la visibilización del cómic son las editoriales independientes como Rey Naranjo, Robot, Laguna y La Silueta, que cuentan con varias novelas gráficas de autores colombianos en sus catálogos. “Es un boom chiquito, como un Bom Bom Bum. Este es un momento en el que las editoriales aún están madurando lo que quieren hacer, hay autores con obras interesantes, pero todavía son muy pocos, entonces yo no me atrevería a llamarlo un boom, pero podría llegar a pasar”, explica Daniel Jiménez Quiroz, director de la revista Larva, una publicación que desde 2006 ha dado cuenta de la escena del cómic del país y que, además, es la organizadora del Festival Entreviñetas.

En conclusión, una buena excusa para ir a la feria, es ir a buscar, mirar y leer las cosas que se están haciendo en el país en este género. También puede aprovechar y asistir al Congreso de Ilustración Fig. 05, que se llevará a cabo entre el 23 y el 25 de abril, en el marco de la Feria del Libro, y que ofrecerá varias charlas con ilustradores y autores de novela gráfica. Una de las conversaciones más destacadas será “El cómic entre la ficción y la no ficción”, con Power Paola y Javier Olivares, dibujante español de la novela gráfica Las Meninas, un libro que cuenta la historia de la reconocida obra de Velázquez.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
21 / 2015

Send this to a friend