SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Cine y TV//¿Por qué defender a Sansa Stark?

¿Por qué defender a Sansa Stark?

Con motivo del estreno de la quinta temporada de Game of Thrones, esta es una defensa de la generalmente odiada hija mayor de Eddard y Catelyn Stark.

Foto: Carolina Urueta

Con motivo del estreno de la quinta temporada de Game of Thrones, esta es una defensa de la generalmente odiada hija mayor de Eddard y Catelyn Stark.

Lea también: Un Lannister siempre paga sus deudas

No escribo esto para convencerlos de que Sansa Stark debería ser su personaje favorito de Game of Thrones. Ni siquiera es el mío (hola, Jaime Lannister, te amo). No a todos nos tienen que gustar los mismos. A mí, por ejemplo, no me gusta casi Jon Snow aunque la mayoría de mis amigos lo amen; no soporto su actitud de sufrido y su cara de perro regañado. Pero no por eso lo odio. Que no sea mi favorito no significa que me caiga mal. Entonces no les pido que se pongan camisetas con la cara de Sansa y que de ahora en adelante le den besos al televisor cada vez que ella salga, pero sí quiero que dejen de odiarla y traten de entender a la hija mayor de los Stark.

Lea también: Game of Thrones, ABC de un fenómeno cultural

En una serie en la que hay decenas de personajes traicioneros y psicópatas, por alguna razón una adolescente inocente está entre los más odiados, junto a Joffrey y Ramsay Snow. Acepto que al principio fue muy difícil quererla porque era una niña consentida que hacía pataletas. Era todo lo opuesto a Arya, su hermana menor a quien es fácil hacerle barra. Mientras que Arya disfrutaba de practicar con el arco y la flecha, Sansa representaba todo lo que una niña noble de Westeros debería ser. Le gustaban los lemon cakes, los cuentos de princesas bellas rescatadas por caballeros guapos, coser y comportarse como una señorita correcta. Por eso muchos de los televidentes, en un intento de chiste, le dicen Sonsa.

Vea tambien: “La serie sobre Chernobyl se trata del sacrificio y el compromiso de las personas”

Cuando la gente habla de las mujeres fuertes de Game of Thrones, casi siempre mencionan a Daenerys, Arya, Brienne o Cersei; personajes que van en contra de muchas de las ideas tradicionales de lo que es ser mujer. Pero aunque me caigan bien las heroínas «badass» que pelean con espadas o que luchan por lo que quieren, alabar únicamente a ese tipo de personajes parece sugerir que en la cabeza de muchos televidentes ser femenina está mal y que las mujeres solo pueden ser fuertes si adoptan roles y actitudes que son estereotípicamente masculinas.

Lea también: Arya Stark, la loba de Winterfell

No tiene nada de malo que Arya diga que no quiere ser una lady y que quiere abrir su propio camino, pero decir que todos los personajes femeninos se tienen que comportar como ella es excluir a gran parte de la población femenina. Alabamos a las mujeres que subvierten las normas de géneros pero cuando una mujer es femenina, la gente tiende a asumir que simplemente es una tonta ingenua. Como si ninguna mujer inteligente y admirable quisiera o pudiera ser «girly». Sansa no tiene dragones ni sabe usar una espada; es educada, calmada y femenina pero ninguna de esas cosas la hace débil.

Sansa Stark es uno de los personajes más fuertes de la serie. En una serie en la que en cada capítulo mueren en promedio más de 10 personajes, ella resiste. Ha sobrevivido más temporadas que hombres más fuertes, más viejos y supuestamente más inteligentes que ella. Es una niña a la que le destruyeron la burbuja idílica en la que vivía. Una niña que probablemente tiene síndrome de estrés postraumático después de todas las cosas que ha tenido que vivir: le mataron a su mascota, tuvo que ver cómo decapitaban a su papá y luego la obligaron a mirar la cabeza clavada en una estaca, estuvo comprometida con el psicópata que mandó a matar a su papá, soportó abusos físicos y psicológicos de ese mismo psicópata, casi la violan en la calle, vivió rodeada de gente que la odiaba y a quienes no les importaba si ella moría, su casa de la niñez fue quemada, tuvo que casarse con un tipo que no solo era mayor que ella sino que hace parte de la familia que asesinó a su mamá y a su hermano, recibió una amenaza de violación el día de su matrimonio, huyó de King’s Landing temiendo por su vida y fue atacada por su tía loca. Yo no sé ustedes pero si yo hubiera pasado por todo eso, estaría acurrucada en un rincón llorando. La capacidad de aguantar tanta vaina no solo es impresionante en una niña adolescente, es impresionante en cualquier persona de cualquier edad.

Vea tambien: 10 actores que no pueden compartir un set de grabación

Lea también: 14 ejemplos de cómo las series de televisión son como las relaciones

Por más satisfactorio que hubiera sido ver que Sansa le clavara un cuchillo en cada ojo a Joffrey y luego escupiera su cadáver, ella sabía que la habrían matado después de dos segundos. Sansa tiene un mejor instinto de supervivencia que su papá o que su hermano mayor. Arya, con todo y lo chévere que es, no habría durado viva mucho tiempo si Yoren no se la hubiera llevado de la capital. Sansa, a diferencia del resto de su familia, ha aprendido a jugar el juego. En lugar de pelear contra sus enemigos cuando las probabilidades estaban en su contra, ella usó “la cortesía como armadura”, en palabras de George R.R. Martin. Sabe qué cosas decir, sabe cuándo quedarse callada y sabe que aunque ya no sea una niña ingenua debe interpretar el papel para seguir viva. Sansa ha hecho tan bien las cosas que incluso Tyrion, tal vez el personaje más amado, dijo una vez maravillado por su capacidad para mentir: “Lady Stark, podrías vivir más que todos nosotros”.

Ahora que va a empezar la quinta temporada, la vida de Sansa podría cambiar. Por fin pudo irse de King’s Landing y ahora está en The Eyrie junto a Littlefinger, quien es probablemente el mejor jugador de Westeros. Robb está muerto, Jon está ocupado en The Wall, Arya se fue para el otro lado del mundo, Bran anda en un viaje psicodélico y Rickon quién sabe dónde está. Sansa es la heredera de Winterfell. Y me parece que después de su tiempo en la capital rodeada de personas como Cersei y Tyrion, ha aprendido bastante. Sabe cómo funciona el sistema en el que vive. Sabe cómo hacer cosas desde adentro. Sabe decir mentiras. Y, sobre todo, tiene paciencia. Así que la próxima vez que oigan que alguien la critica, recuerden que Sansa todavía es una Stark y que el Norte nunca olvida.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
10 / 2015


Send this to a friend