Martina la peligrosa: la alegría es contagiosa

Diners habló con Martina La Peligrosa, quien triunfa con su pop caribeño después de convertirse en un fenómeno de Internet.
 
Martina la peligrosa: la alegría es contagiosa
Foto: /
POR: 
Jaime Pérez-Seoane

Martina López nació bajo el sol de Lorica (Córdoba), un día de hace veintitantos septiembres, y desde niña supo que en sus genes se refugiaba la pasión por el espectáculo. Antes de que las redes sociales descubrieran en ella un fenómeno de masas, su abuelito la había bautizado como “La Peligrosa” en honor a un personaje de televisión que resultó definir a la perfección a este astro en ciernes. Martina La Peligrosa irrumpe allá donde va como una racha de viento caliente en invierno, algo que ya sabe Carlos Vives, de quién tomó lecciones esta cordobesa en los cinco años que pasó sobre las tablas del Gaira Cumbia Café House.

Después de ganar popularidad con el videoblog de estilo “Martina Ponte Linda” (que cuenta sus seguidores en decenas de miles), La Peligrosa recorre el mapa colombiano con la ambición de contagiar el júbilo que viaja en su música. Un año después de publicar un single homónimo y cargado de pop champetero, Martina presenta “Como la mañana”. Producida por Jairo Barón, la última canción de Martina La Peligrosa suena (y sabe) como un desayuno en el caribe colombiano.

La fuerza alborotadora del sonido de La Peligrosa se palpa en sus vídeos de Youtube y se siente cuando ella está cerca. Martina habló a Diners acerca de cómo se interpreta uno a si mismo en televisión, la importancia del folclor y el poder de las redes sociales.

No parece usted muy peligrosa…
En esto está el peligro, ya conocen el dicho. “De las aguas mansas, líbrame señor…”

Empezó haciendo un poco de todo… Y sigue haciéndolo. ¿Cómo?
Desde los 8 años estoy haciendo música, y tengo la referencia de mis hermanos. La primera en la familia en lanzarse a cantar fue mi hermana Adriana Lucía, y durante años la acompañábamos. Mi papá es melómano, aunque nunca se dedicó a la música profesionalmente. Cuando llegué a Bogotá, hace diez años, comencé cantando en bares. Cantaba rock, boleros y pop. Y luego llegué a Gaira, donde me reencontré con el folclor y las raíces. Allá trabajé muchos años y aprendí de Carlos y Guillermo Vives que la música se combina, que lo tradicional y lo moderno pueden fusionarse.

Además de a cantar, en Gaira aprendió a interpretar. ¿Cuánta identidad se pierde por actuar en un escenario?
Lo que aprendí es a ser tremendamente expresiva, pero sin dejar de ser yo misma. Todo espectáculo debe de lograr ser entretenido y estar concienzudamente ensayado sin perder la sinceridad. Los hermanos Vives saben mucho de esto.

Hablando de interpretar, en los inicios tuvo algún papel en televisión.
Hice un papel secundario en “Oye Bonita”, una serie que produjo Caracol basándose en la música de Diomedes Díaz. El personaje que me tocó hacer era igualito a mi misma: Una niña rebelde que llegaba a Bogotá a buscarse la vida y salía con un músico. Hice unos veinte episodios al tiempo que trabajaba en Gaira por las noches.

En Gaira era Marti López. ¿Cuándo le llegó el peligro?
Mi abuelito me puso ese apodo de niña, porque era una especie de terremoto. Años más tarde se lo conté a Carlos (Vives) y descubrimos que La Peligrosa era un personaje de una novela (Calamar), interpretada por una gran actriz ya fallecida, Teresa Gutiérrez. Me encantó el nombre y me lo quedé… pero no deben temerme. El peligro está en la fuerza que arrastro.

Peligrosa y videoblogger. ¿Esa faceta de donde le nace?
Me gusta compartir lo que aprendo a hacer. Empecé compartiendo los trucos de maquillaje que me habían enseñado de niña. Cogí fuerza en las redes, y luego surgieron las clases de cordobés, una manera divertida de homenajear a mi tierra. Me gusta la forma en que los vídeos me acercan a la gente.

Le debe mucho a las redes sociales, entonces.
Todo. Han sido mi plataforma para darme a conocer, y me sirven para presentarme como una persona normal y corriente. Me gusta mostrar a diario que soy una persona humana, y que la embarro.

¿Cómo define su música?
Mi música es un revuelto; Es una pizca de todo lo que aprendí en el camino: Pop, rock y folclor. Mezclo champeta, cumbia y porro con sonidos internacionales. Es una presentación moderna de nuestra cultura, de lo local.

Eso de hacer sonidos pop basándose en música tradicional, ¿Le viene de Carlos Vives?
Carlos es el pionero. Lo admiro, igual que soy seguidora de Bomba Estéreo y Systema solar, entre decenas de artistas que hacen sonidos nuevos basándose en música folclórica.

Usted suena flamenca a ratos.
Me lo dicen a menudo. En Córdoba tenemos un canto popular, La Décima, que viene de España. La Décima es la madre del porro, nuestro estilo típico. Los campesinos de mi tierra no lo saben, pero estamos muy conectados a España. Incluso mi acento y aspecto son bastante andaluces.

Presentó hace poco el single “Como la mañana”. ¿Cómo le ha ido?
Esta es una canción que compartí hace mucho tiempo en redes sociales. Es ligera, natural y está empapada de Caribe. Ha gustado mucho, fundamentalmente entre las niñas. El vídeo también ha sido un éxito.

Tanto, que se llevó usted dos premios Shock la semana pasada.
¡Si! Me encantó la edición de este año de los premios. Vi mucha más diversidad musical y menos rock que en otras ediciones. Creo que es positivo que haya más mezcla, más representación de sonidos populares. Son nuestras raíces.

¿Quiere probar suerte fuera?
Tengo unas ganas enormes de llegar a otros lugares y gentes. Europa es un escenario interesante para la música colombiana; quiero tocar en festivales allá. Grabé un dúo con Rosana, para su disco “Ocho lunas”. Me invitó a España a grabar el video.

¿Quién está detrás de Martina la peligrosa?
Mis músicos son todos esenciales en lo que hago. Mi esposo, Jairo Barón, es guitarrista y mi productor. Viene de la escuela del blues, jazz y rock, y cuando se junta conmigo mezclamos todos esos estilos con la música del Caribe. Me gusta componer solita pero luego Jairo hace su magia.

¿Quién la influye?
Carlos Vives ha sido una inspiración siempre. Me fijo en artistas de la tierra como Petrona Martínez, y en champeteros de hace décadas. También sigo de cerca a cantantes pop internacionales. Beyonce, Rihanna, Jessie J… La lista es larga.

¿Con quién se quiere subir a un escenario?
Tengo la suerte de haber tocado con artistas que admiro, empezando por mi hermana. Cantar junto a Carlos Vives fue para mi algo impresionante. En mi lista están La Mala Rodríguez, Calle 13, Buraka Som Sistema, Becky G, Systema solar, Bomba Estéreo y muchos otros. Quiero que Slow, de Choquibtown, cante en mi disco.

Hablando de disco… ¿Para cuándo?
¡En esas estamos! Espero que pronto.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
10 / 2014