SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Archivo Diners//Jennifer Lawrence: el perfil de una actriz auténtica

Jennifer Lawrence: el perfil de una actriz auténtica

Jennifer Lawrence ya ha dejado su propia huella en Hollywood. La actriz de 29 años es el símbolo de una generación de actrices que se rige por sus propias reglas.

Foto: Patrick Demarchelier para Dior, John Phillips y Rindor/DOFOUR para GETTY y productora cine

Jennifer Lawrence ya ha dejado su propia huella en Hollywood. La actriz de 29 años es el símbolo de una generación de actrices que se rige por sus propias reglas.

Que tiene la cara como la de un extraterrestre. Que es la reina del “topless”. Que se ríe demasiado y hace muchas payasadas. Los comentarios malintencionados que se puedan decir sobre Jennifer Lawrence, nominada a tres premios Óscar (es la actriz más joven en la historia de Hollywood con tantas nominaciones) y ganadora de uno, se quedan cortos ante el encanto y el talento natural de la actriz.

Lawrence comenzó su carrera en la comedia de televisión The Bill Engvall Show, que no hizo mucho ruido y duró apenas dos temporadas. Este primer fracaso televisivo resultó ser positivo para la joven actriz, que saltó a la pantalla grande con The Burning Plain. Su papel de Mariana, una joven perturbada, la puso en la mira de los grandes productores de Hollywood. Dos años más tarde, a los 20 años, con Winter’s Bone, recibió su primera nominación a un premio Óscar como mejor actriz.

De la televisión al cine

Su filmografía es prolífica. Se pasea sin dificultad de las películas independientes y de alto contenido intelectual a los grandes “blockbusters” para adolescentes y es allí donde quizá reside esa idea de que Lawrence es la llamada a ser la próxima gran estrella del cine, la Meryl Streep del siglo XXI.

Así, de la fría y deprimente Winter’s Bone pasó sin dificultades a interpretar a Mystique, uno de los personajes icónicos del universo de X-Men en la película X-Men: primera generación. Pero fue cuando apareció en Los juegos del hambre, como la heroína Katniss Everdeen, que se convirtió en miembro de la “lista A”, los jugadores más poderosos de Hollywood, y un símbolo del poder femenino para millones de niñas en el mundo.

Por supuesto, la visibilidad y la fama no vienen gratis, y en la era de internet pululan los trolls: esos personajes que se escudan en el anonimato de la red para hacer daño, simplemente porque pueden.

Hackers y escándalos

Y Lawrence lo aprendió a las malas en septiembre pasado, cuando un grupo de hackers entró a su cuenta privada de iCloud y publicó las fotos “topless” que, ella misma contó después, envió a su novio Nicholas Hoult (el actor inglés de Skins y About a Boy), con quien sostuvo una relación a larga distancia entre 2010 y 2014.

El escándalo afectó también a estrellas como Rihanna, la modelo Cara Delevigne, y las actrices Hillary Duff (Lizzie McGuire) y Mary Elizabeth Winstead (Scott Pilgrim vs. el mundo), pero fue Lawrence la que apareció en las primeras páginas de tabloides y revistas por igual. Fueron sus fotos las que el bloguero de chismes Perez Hilton publicó en su página web.

Vea tambien: Las 10 mejores hamburguesas del mundo según chefs estrella Michelin

En una entrevista con la revista Vanity Fair, aseguró que el bloguero “quitó las fotos únicamente porque la gente se enfureció con él. Y luego tuve que ver (el video) de su disculpa, en el que simplemente dijo ‘no lo pensé’”. Y sobre las personas que vieron sus fotos, las buscaron en Google y las compartieron, aseguró: “Es un crimen sexual. Es una violación sexual”. Actualmente el caso está en manos del FBI.

Símbolo de libertad

Pero Lawrence, como el sinsajo, símbolo de la libertad en Los juegos del hambre, es invencible. Vuela. Y el episodio no parece haber afectado en nada su popularidad, pues sus fanáticos cerraron filas para protegerla, declarando que ver las fotos, así fuera por curiosidad, sería un abuso y un acto de complicidad contra todas las mujeres.

Como muestra de su inquebrantable sentido del humor, comentó: “No fue tan difícil contarle a mi papá (del escándalo). Ese día se hallaba jugando al golf, entonces estaba de buen humor”.

Y es que, por su desenfado ante la vida, las mujeres la admiran, no la odian. Se identifican con Lawrence como no pueden hacerlo con otras divas del cine. Con su característica franqueza, la joven actriz se ha pronunciado ampliamente en contra de las dietas –aunque tenga una belleza tal que le mereció ser nombrada imagen de Miss Dior–.

Sobre la supuesta alergia al gluten que hoy parece afectar a todas las celebridades, comentó: “Es el desorden alimentario de moda”. Para ella no hay nada mejor que una Big Mac. Esos opuestos o contrastes, esas aparentes distancias entre la belleza y sus patrones, entre la finura y la rudeza, conviviendo en una misma persona, son, al final, los que hacen de esta mujer un personaje que genera tan enorme empatía con la gente.

“¡Le gané a Meryl!”

Jennifer Lawrence nació en agosto de 1990 en Louisville, Kentucky. Es la menor de tres hermanos, y la única mujer que ha nacido en su familia en los últimos 50 años. Como era de esperarse, Lawrence tuvo la infancia típica de una niña criada entre machitos, subiéndose a árboles y jugando al fútbol americano, siempre persiguiendo a sus dos hermanos mayores. Y como desde niña mostró ese carácter explosivo y esas sonoras carcajadas, en su familia la bautizaron “Nitro”.

Su sentido del humor en la alfombra roja de todos los eventos importantes del cine mundial ya es famoso: nunca desperdicia la oportunidad de hacer un “photobomb”, colarse haciendo caras chistosas en las fotos que les toman a sus compañeros actores. El karma se la cobró cuando, subiendo a reclamar su premio Óscar en 2013 por la película Silver Linings Playbook, se tropezó y cayó en los escalones. Otra persona estaría mortificada, pero una pequeña caída no es nada para la Lawrence. Tanto que, en serio o en broma, volvió a caerse en la alfombra roja de los premios de la Academia al año siguiente.

Y es que esa torpeza hace parte de Jennifer Lawrence. En los Globo de Oro de 2013, cuando recibió el galardón por su actuación en Silver Linings Playbook, comenzó su discurso con la frase “¡Le gané a Meryl!”. Y hubo risas. Pese a ello, el mundo de Twitter se indignó con lo que interpretaron como una burla a Streep, quien ese año competía con Lawrence en la categoría mejor actriz en comedia o musical. En realidad, estaba citando a Goldie Hawn en la película de 1996 El club de las divorciadas.

Vea tambien: Lennon, Amy Winehouse y los ocho mejores álbumes póstumos de la historia

Matrimonio por conveniencia

Más allá de las páginas de los tabloides y los paparazzi (que están siempre ahí, y, ella misma lo ha dicho, la aterran), más allá de haber conquistado los corazones de cinéfilos, adolescentes y lectores de jóvenes adultos, más allá de sus sonados romances con Hoult y recientemente con el cantante de Coldplay (y ex de Gwyneth Paltrow) Chris Martin –con quien ya rompió–, Jennifer Lawrence tiene en su bolsillo la devoción absoluta de tres hombres que han ido con ella de la mano en su camino: Josh Hutcherson, Bradley Cooper y David O. Russell.

Hutcherson, de 22 años, llegó junto a Lawrence al mundo de los ídolos adolescentes: es Peeta Mellark, la pareja en Los juegos del hambre, de Katniss Everdeen. Juntos han dado vida a uno de los dúos más importantes de la literatura de jóvenes adultos. Las hordas de niñas que admiran a Lawrence y los millones de lectores que ha tenido la saga que Suzanne Collins empezó en 2008 no se imaginan al uno sin el otro.

Algo similar pasa con los cinéfilos adultos, que han visto a Jennifer brillar junto a Bradley Cooper en Silver Linings Playbook, y en American Hustle, de David O. Russell. Seguramente pasará lo mismo con Serena, de la holandesa Susanne Bier, que se estrena justamente este mes.

Será un papel muy distinto para Lawrence, pues interpretará a una asesina sin mayores cualidades que la rediman. Sin duda un reto para alguien que opta, en su vida, por responder con un chiste a las vicisitudes.

En lo que parece ser un trío mágico, Lawrence, Cooper y Russell han recibido nominaciones al premio Óscar en ambas ocasiones, y en 2013, con Silver Linings Playbook, Lawrence se convirtió en la segunda persona más joven en recibir el galardón.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
02 / 2020


Send this to a friend