SUSCRIBIRME

Las 10 secuelas más innecesarias de la historia del cine

Las secuelas más innecesarias son una pesadilla para los actores y espectadores. Sin embargo son un éxito comercial en Hollywood. ¿Cuál es su secreto?

Las secuelas más innecesarias son una pesadilla para los actores y espectadores. Sin embargo son un éxito comercial en Hollywood. ¿Cuál es su secreto?

Sí, vivimos en un mundo en el que existen las secuelas más innecesarias como The Godfather: Part II, The Dark Knight, The Empire Strikes Back, Aliens y Terminator 2: Judgement Day. Pero por cada secuela buena, hay al menos diez pésimas que no tienen razón de existir.

Con el anuncio de una cuarta parte de Toy Story y con “Tontos y más tontos 2” y “Quiero matar a mi jefe 2” en el horizonte, esta lista* está dedicada a todas las personas que han visto el tráiler de una secuela y han preguntado agitando los puños “¡¿por qué?!”.

* Incluí solo segundas partes, así que no habrá nada de Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull, Terminator 3 o A Good Day to Die Hard. Tampoco incluí secuelas que sé que son malas pero que no he visto, como Basic Instinct 2, Jaws: The Revenge o S. Darko.

A continuación vea las 10 secuelas más innecesarias en la historia del cine.

Son of the Mask (2005)

Es como si alguien hubiera dicho “sí, The Mask fue un todo un éxito hace once años pero, ¿saben qué fue lo que faltó? Más máscara”.

La consecuencia de eso fue que no solo el personaje de Jamie Kennedy se puso la máscara sino que también tuvimos una Máscara versión bebé y una Máscara versión perro.

En 2014, los premios Razzie, los Óscar de las peores películas, fue la más nominada.

Sex and the City 2 (2010)

A esta película le hace falta un elemento importantísimo de la serie, además del grupo de amigas y el sexo: la ciudad.

La primera película no es una obra de arte audiovisual ni es tan entretenida como la serie pero al menos es 70 veces más buena que esta secuela en la que las chicas se van a Abu Dhabi.

Cada vez que recuerdo que fui a un cine a ver esta larga, mala y un poquito racista película me doy cachetadas.

Wall Street: Money Never Sleeps (2010)

Meter a Shia LaBeouf en una secuela no es una buena idea y mucho menos si es una secuela que nadie estaba pidiendo.

Dudo que alguien estuviera preguntándose a sí mismo “¿qué hay de la vida de Gordon Gekko?” y mucho menos “¿qué hay de la vida de la hija de Gordon Gekko y su prometido?”.

Speed 2: Cruise Control (1988)

Si Keanu Reeves, quien no se caracteriza por ser la celebridad más brillante de todas, dice que un guion es estúpido y decide rechazarlo, es por algo.

Vea tambien: 5 juegos de terror que no pueden faltar en su celular

Sandra Bullock volvió pero a su lado estaba Jason Patric, un actor con el que no tuvo química.

No solo es estúpido pensar que un crucero sea sinónimo de la palabra velocidad, sino que además fue idiota que 20th Century Fox lanzara esta película en el mismo verano en el que el mismo estudio estrenó Titanic.

La película obviamente fue un fracaso y Sandra Bullock incluso ha dicho que es “the biggest piece of crap ever made”.

Dumb and Dumberer: When Harry Met Lloyd (2003)

Técnicamente esta es una precuela; la secuela es la que se estrenará este año, protagonizada una vez más por Jim Carrey y Jeff Daniels.

Aparentemente, New Line, el mismo estudio de The Mask, estaba desesperado por hacer secuelas de las películas protagonizadas por Jim Carrey pero como el actor rechazó sus propuestas, optaron por actores desconocidos que probablemente cobraron mucho menos y que nadie quería ir a ver en cine.

The Matrix Revolutions (2003)

Aunque los hermanos Wachowski siempre han dicho que The Matrix estuvo pensada como una trilogía desde el principio, creo que todo habría sido mejor si la última vez vimos a Neo hubiera sido volando mientras suena Rage Against the Machine.

Odio esta y la tercera parte porque se aprovecharon de lo que fue una idea innovadora en una de mis películas favoritas de ciencia ficción y le dieron tantas vueltas hasta que fue cansón verlas.

Al final, creo que todos vimos la trilogía no porque fuera emocionante hacerlo (como con The Lord of the Rings o Star Wars) sino porque tocaba, así fuera de las secuelas más innecesarias.

Ya le habíamos dedicado tantas horas a estas películas que teníamos que ver de qué patética forma terminaban. Fueron algo así como Lost pero en cine.

Evan Almighty (2007)

A estas alturas ya debería estar claro que es mala idea no contar con Jim Carrey para una secuela de una película de Jim Carrey.

Morgan Freeman volvió como Dios y Steve Carell volvió como Evan Baxter, quien en la primera Almighty era el rival de Bruce.

Esta película, además de ser una de las comedias más caras de la historia, es una de las que menos risas produce. Una vez más, me pego con objetos contundentes en la cabeza cada vez que recuerdo que fui a ver esto en cine.

Vea tambien: Noi Orgánicos, los vegetales y hierbas pulverizadas que duran más de un año

Scary Movie 2 (2001)

Scream es una de mis películas de terror favoritas y Scary Movie, la parodia hecha por los hermanos Wayans, me encanta porque realmente es chistosa.

Cuando la lanzaron, el afiche decía “No Mercy. No Shame. No sequel” pero en realidad esa promesa no se cumplió.

Ya van cinco películas, cada una es más mala que la otra y todo empezó con esta secuela en la que lo único chistoso es el personaje que tiene una mano deforme.

Legally Blonde 2: Red, White and Blonde (2003)

Legalmente Rubia tal vez no sea la comedia más inteligente de la historia pero me divirtió y Elle Woods fue un personaje encantador que probó que las rubias que se visten de rosado no son tan tontas como parecen. Ahora si hablamos de las secuelas más innecesarias, no podemos dejarla por fuera.

Pero ni siquiera el hecho de que Reese Whiterspoon volviera pudo salvar esta secuela.

No recordaba de qué se trata esta película así que tuve que buscar en Google: Elle quiere salvar al perro de su mamá, entonces intenta pasar una ley que prohíba las pruebas en animales o algo así. Era mucho mejor no recordar.

Saw II (2005)

Agh, las secuelas de Saw. Ya van siete películas y lo más probable es que haya aún más. Agh.

Desde que James Wan, el director de la primera y de películas como Insidious y The Conjuring, decidió retirarse de la franquicia, parece que los demás directores de Saw están participando en una competencia para ver quién es capaz de meter en una sola película la mayor cantidad de escenas violentas, tramas enredadas y giros inesperados.

En este caso pasó lo mismo que con The Matrix: las secuelas cogieron una idea que parecía original, la reciclaron y le dieron tantas vueltas que ya cansa. De las secuelas más innecesarias.

También le puede interesar: 5 películas muy buenas que pensó que eran malas y están en Netflix

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Septiembre
20 / 2020

Send this to a friend