El cálculo y el método del Sky, al servicio de Rigoberto Urán

Después del retiro de Bradley Wiggins, Rigoberto Urán afrontará la última semana del Giro como líder del equipo Sky.
 
POR: 
Jose D. González M.

La imagen más repetida la semana pasada en los medios de comunicación fue la de Rigoberto Urán en la llegada al altiplano de Montasio, en la etapa del martes 14 de mayo del Giro de Italia. Más atrás, a veinte segundos, fuera de foco, el que cruzaba la meta era Carlos “el Bananito” Betancur. Por sexta vez en la historia del Giro de Italia y por primera vez en veintidós años, dos colombianos conseguían los primeros lugares en una etapa de la segunda carrera más importante del calendario internacional.

Desde que fichó por el Sky de Inglaterra, en 2011, la carrera de Rigoberto Urán ha seguido una trayectoria ascendente. En el Tour de ese año vistió la camiseta blanca, que reconoce al mejor de los novatos, entre las etapas 14ª y 17ª. Su primera victoria con el Sky llegó un año después, en marzo de 2012, en la cuarta etapa de la Vuelta a Cataluña, en la que en la general se clasificó quinto. En mayo se vistió de blanco en el Giro, en agosto saboreó la gloria olímpica y en octubre obtuvo otro podio, el tercer lugar en la general del Giro de Lombardía.

Al Giro de este año Urán llegó con las mejores expectativas, pero sabiendo que sus esfuerzos estarían supeditados al desempeño del británico Bradley Wiggins. Sin embargo, el retiro de Wiggo, el viernes pasado, ha trastocado los planes y ahora el Sky deberá concentrar todos sus esfuerzos en Urán. Lo que significa mucho, aunque, teniendo en cuenta la filosofía de este equipo inglés, no será tan sencillo, pues, justamente, allí no cabe la improvisación. Por eso, vale la pena repasar la breve pero exitosa historia de este equipo, del que también hace parte el colombiano Sergio Luis Henao.

El Sky fue fundado en 2009, con el patrocinio de la cadena de televisión British Sky Broadcasting, propiedad del grupo News Corporation de Rupert Murdoch. No es exagerado decir que se creó con el objetivo de que por primera vez un inglés se paseara victorioso por los Campos Elíseos. El elegido para conseguir este propósito fue Dave Brailsford, entrenador del seleccionado británico de ciclismo de pista. Él es no sólo el responsable de convertir al múltiple campeón de pista Bradley Wiggins en el primer británico en la ganar la Grande Boucle, sino el hombre detrás de una revolución en el ciclismo de carretera.

Justo después de la victoria de Wiggins en el Tour de Francia del año pasado, Carlos Arribas, periodista del diario el País de España, resumía así la llegada de un nuevo ciclismo: “David Brailsford, un hombre de la pista, no parará hasta conseguir convertir todas las carreteras del Tour, sus puertos, sus asfaltos, sus descensos, en algo tan simple y cronometrable como un velódromo”. En el Sky nada está librado al azar, pero el secreto de su éxito no pasa sólo por ahí, y, en ese sentido, se puede decir que está redefiniendo un deporte que se redujo al tema del dopaje.

Desde un comienzo, Brailsford apostó por un ciclismo en el que los médicos jueguen un papel secundario. En otras palabras, por un ciclismo científico, mas no medicalizado. El Sky ha entendido que para conseguir un deporte libre de sustancias prohibidas es necesario privilegiar una mirada en la que haya menos lugar a las hazañas y a los arrebatos individuales, y mucho más espacio para la planeación y el control de las incidencias de carrera. El equipo inglés ha replanteado también los métodos de entrenamiento y la alimentación de los deportistas.

En palabras del mismo Arribas, el lugar que antes ocupaban los médicos en los equipos lo tienen ahora otros profesionales con formación científica que se encargan de cada detalle. Fisiólogos que planifican los entrenamientos y cuidan de la alimentación de los ciclistas. A esos especialistas se ha sumado el psiquiatra Steve Peters, quien tiene un papel preponderante dentro de su preparación. Su objetivo es enseñar a los deportistas a mantener a raya sus pasiones para que éstas no afecten su rendimiento durante las competencias. De esta manera, los ciclistas podrán afrontar los retos y aceptar las dificultades sin quejas ni preocupaciones. Junto a Peters y Brailsford, que lo han ganado todo en el ciclismo de pista, trabaja también el nutricionista Nigel Mitchell.

Ellos tres forman la cúpula del equipo y son los responsables de haber convertido a Wiggins, nacido en la pista, en un corredor todoterreno. Quizá sea demasiado tarde para que, con el cálculo y el método del Sky a su servicio, Rigoberto Urán pueda recortar en esta última semana de carrera la distancia que lo separa del hoy líder Vincenzo Nibali. Aunque su buen estado de forma invite a soñar con un podio, lo mejor es no anticiparse. La última palabra la tiene la carretera.
Este año participa por primera vez en el Giro de Italia el Colombia Team Cycling. El equipo se creó en 2011 bajo el comando de Carlo Conti y la financiación de Coldeportes. A cargo de la dirección deportiva está Oliviero Rincón, exciclista colombiano que se destacó en la década de los noventa. El equipo aún no ha ganado ninguna etapa, pero ha sido protagonista en varias de éstas. Jarlinson Pantano ocupó el tercer lugar en la etapa del domingo 12 de mayo y Fabio Duarte llegó quinto en el ascenso al mítico Galibier, un puerto de montaña a más de 2600 metros sobre el nivel del mar. El mejor clasificado en la general es el nariñense Darwin Atapuma, quien se ubica en el puesto 18.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
17 / 2013