SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Libros//Nuevos tiempos para la literatura infantil

Nuevos tiempos para la literatura infantil

La literatura infantil se renueva de acuerdo a los gustos de las nuevas generaciones. Aquí algunas recomendaciones para adentrarse en el fascinante mundo de los libros para niños.

Foto: Oliver Jeffers

La literatura infantil se renueva de acuerdo a los gustos de las nuevas generaciones. Aquí algunas recomendaciones para adentrarse en el fascinante mundo de los libros para niños.

La mayoría de generaciones crecieron escuchando y leyendo los cuentos clásicos antes de dormir. Caperucita roja, Rapunzel, El gato con botas. En la escuela conocimos las fábulas de Pombo, Iriarte y Samaniego, que más que leer se cantaban con el ritmo de sus versos. Pero las nuevas generaciones requieren nuevas lecturas. Bombardeados como están de estímulos visuales y sonoros, una simple lectura de cuentos clásicos no será suficiente para ellos.

La literatura infantil ha evolucionado. Lejos de relatos con moralejas, la literatura moderna entiende que hoy, más que nunca, los niños dejaron de ser ingenuos, y que un libro repleto de letras no será suficiente para atrapar su atención.

Los libro-álbum son un ejemplo de esta evolución. Libros de gran formato, en los que la ilustración juega un papel tan o más importante que la historia escrita. Incorporan la forma (troquelados, diseño de las portadas) a la lectura y hacen que más allá de las ilustraciones, el pequeño lector descubra entre líneas, nuevos detalles. Un buen ejemplar de un libro que incluye todas estas experiencias, es ‘El increíble niño comelibros’, de Oliver Jeffers (Fondo de cultura económica), quien no solo es el autor de la historia, sino de las ilustraciones.

El contenido también ha cambiado. Las historias proponen nuevas dinámicas y dejan atrás los valores sobre lo ‘bueno y lo malo’. Los temas que se debaten actualmente entre adultos también son protagonistas en los libros infantiles. Homosexualismo, violencia, desplazamiento o machismo, se encuentran entre varios títulos, aunque no de manera explícita. ‘El libro de los cerdos’ (Fondo de cultura económica) de Anthony Browne, por ejemplo, retrata el machismo y los roles de una mujer en la familia.

Pero al igual que en la literatura para adultos, la infantil se ha parado sobre los hombros de gigantes para crear nuevas obras. Varias versiones de los cuentos clásicos han sido re-editados con ilustraciones, o mejor aún, han sido adaptados. Tal es el caso de ‘Los tres lobitos y el cerdo feroz’ de Eugene Trivizas, que, como lo indica su título, da una vuelta a la fábula tradicional y crea un nuevo mundo para los lectores. También ‘Caperucita roja y otras historias perversas’ de Triunfo Arciniegas, en donde las historias tradicionales se ven desde otro punto de vista y hacen que no todo sea tan simple como parece en la original.

Vea tambien: “La política se hace de emociones”: Entrevista con León Valencia

La nueva literatura infantil ha impactado tanto al mundo, que varios de los programas de televisión y las películas que más ven los niños, primero fueron libros. Dora la exploradora, Jorge el curioso, y Donde viven los monstruos, son solo algunos ejemplos.

Colombia no ha sido ajena a toda esta evolución de la literatura infantil. Escritores, ilustradores y editoriales, han hecho parte de esta tendencia de renovar los libros para niños. Ivar Da Coll es quizás el más grande exponente. Este escritor e ilustrador, ha representado varias veces al país en la lista de honor de la IBBY (‘Lista Internacional de libros para jóvenes’, por sus siglas en inglés). Los libros de ‘Chigüiro’ (editorial Babel), una especie autóctona, son los más famosos. Estos solo se valen de ilustraciones, y son los pequeños lectores los encargados de narrar su historia.

Jairo Buitrago (‘De vuelta a casa’ y ‘Eloisa y los bichos’) y Beatriz Helena Robledo (‘Siete cuentos maravillosos’ y ‘Antología de poesía colombiana para niños’) son otros de los escritores colombianos que se han atrevido a mostrarle a los más pequeños, una nueva forma de ver la lectura.

Recomendaciones:

A la hora de escoger un libro para un niño, recuerde que no debe subestimarlo, pero tampoco son adultos en cuerpo miniatura. Un libro con más ilustraciones que texto no es necesariamente un libro para los más pequeños.

Vea tambien: ¿Cómo salvar la lectura en tiempos de redes sociales usando las redes sociales?

Si lo que busca es un libro para un bebé, los hay en materiales como tela o goma, que, aunque no tengan mucho texto, permite que el pequeño comience a relacionarse con el libro como objeto, que aprenda a pasar las páginas y a asociarse con él.

Un buen libro infantil tiene la capacidad de seducir a los lectores adultos y más exigentes.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
30 / 2014


Send this to a friend