En Cartagena: sonidos en el tiempo y el espacio

El Festival de Música de Cartagena ha dispuesto escenarios que hacen de la experiencia del concierto algo especial, un diálogo de épocas y geografías que conviven y se enriquecen mutuamente.
 
En Cartagena: sonidos en el tiempo y el espacio
Foto: /
POR: 
Carolina Conti

Plaza San Pedro

La emblemática Plaza San Pedro, que lleva su nombre en honor a San Pedro Claver, es ya un escenario que identifica al Cartagena Festival Internacional de Música. El magnífico fondo de la catedral permite una experiencia sonora que complementa la música de antiguos maestros con un ambiente particular: la temperatura ideal de la noche y el viento que a veces hace de las suyas con los micrófonos o las partituras. Pero todo eso constituye el encanto de la música en vivo y al aire libre. También los murmullos, la campana de la catedral, y por supuesto el público expectante, muchas veces nuevo, de jóvenes, adultos, niños, familias enteras que disfrutan de los conciertos gratuitos y de músicas propias y desconocidas que invitan a imaginar nuevos mundos. Este fue el contexto en el cual se llevó a cabo el Concierto Diners Internacional en días pasados. Los espectadores tuvieron oportunidad de apreciar cuatro diferentes propuestas que hacen parte de la programación de este año. El concierto inició con Emmanuel Ceysson y Laurent Verney en el arpa y la viola respectivamente. Enseguida, una sonoridad diferente con el pianista italiano Andrea Rebaudengo en solitario. A él se unió en seguida la voz de Cristina Zavalloni, quien ofreció al público canciones amorosas medievales recreadas por Luciano Berio. El concierto terminó con la Banda Radar que con el piano, la percusión y su ensamble de vientos ofreció la música para cine de Nino Rota. El público tuvo así un amplio panorama de las diferentes propuestas y estilos que han marcado esta edición del festival.

Patio del Convento de La Popa

El encanto del Patio interior del convento de La Popa es innegable. Este espacio, que desde comienzos del siglo XVII ha sido testigo de innumerables sucesos históricos, hace que la expectativa con respecto a los conciertos que allí se realizan, crezca cada año. Esta vez, la voz de la versátil Cristina Zavalloni, acompañada al piano por Andrea Rebaudengo ofreció unas breves canciones de Stravinsky. Enseguida se presentó La Historia del Soldado, también de Stravinsky, una pieza compleja en la que fragmentos musicales se alternan con la recitación del libreto de Charles Ferdinand Ramuz, que estuvo a cargo del Omar Porras. El director de teatro, leyó el libreto en francés, lo que hizo la obra incomprensible para la mayoría del público. Sin embargo, fue un placer escuchar la interpretación de la parte musical por miembros Orquesta de Cámara Orpheus.

Sociedad Portuaria

La Sociedad Portuaria fue el escenario en la noche del miércoles de un concierto a cargo de la Banda Radar, que junto con el clarinetista Gabriele Mirabassi y el cuarteto colombiano Q-Arte, presentó fragmentos de las músicas que el compositor Nino Rota compuso para las películas de Federico Fellini, como Amarcord, Ocho y medio o La dolce vita. El escenario se dispuso con dos pantallas laterales que en ocasiones replicaban con detalle a los músicos y en ocasiones mostraban fotogramas en blanco y negro de personajes o escenas legendarias de las películas del director italiano. Al fondo el puerto, el mar, las embarcaciones iluminadas y música divertida, llena de humanidad, de color y de nostalgia.

Castillo de San Felipe

Es la primera vez que este símbolo de Cartagena se convierte en el espacio de la experiencia musical del festival. Geza y los virtuosos bohemios, con un repertorio ligado a la tradición gitana, lograron, a pesar de algunos problemas de sonido, mostrar su virtuosismo y emocionar a los asistentes. También los músicos apreciaron el escenario y la recepción del público y ofrecieron algunas piezas más, fuera de programa.

Capilla del Hotel Sofitel Santa Clara

Este espacio que invita al recogimiento acoge desde ya hace algunos años la Serie Oro Davivienda. Por aquí han pasado los mejores intérpretes de varias ediciones del festival que no solo han presentado su música sino que también han dado a conocer sus experiencias y los pormenores de su trabajo en la serie de conversatorios que completa la oferta de eventos en torno a la música. Este año las hermanas Labeque con los músicos colombianos, El pianista Serguei Babayán, Cristina Zavalloni con el dúo de los hermanos Assad y El Cuarteto Borodin, han llenado la capilla de los más diversos sonidos e historias.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
enero
11 / 2014