SUSCRIBIRME

Un inglés en el trópico

Quantic es uno de los grandes DJs y productores del mundo y decidió que viviría en Colombia luego de encontrar una tradición musical inigualable.

Foto: Laurie Castelli

Quantic es uno de los grandes DJs y productores del mundo y decidió que viviría en Colombia luego de encontrar una tradición musical inigualable.

Will Holland, o Quantic, es uno de los mejores DJs y productores de la escena independiente de Inglaterra. Ha publicado más de 15 discos y desde el 2007, por casualidades del destino, vive en Colombia, primero en Cali y luego, hace más de un año, en Bogotá.  Me senté con él para descubrir cómo un músico de los West Midlands termina haciendo canciones con títulos como Una tarde en Mariquita.

Todo empieza con su razón para hacer música: “Es una cosa supernatural, algo muy del día a día, que me toca hacer”, piensa por un segundo, y continúa, “el otro día en Inglaterra miraba a mi hermana y estaba cantando, pero ni sabía que lo estaba haciendo, (era) muy bonito, una canción que salió porque tenía que salir y yo creo que la música es así”. Para Quantic hacer música es como respirar y para entender esa naturalidad hay que recorrer su historia.

Nació en Bewdley, un pequeño pueblo de diez mil habitantes en Worcestershire, en el centro de Inglaterra. Allí creció en una casa antigua del siglo XV que parece sacada de un cuento de hadas. Su infancia está marcada por las dos salas de su casa. En una, Quantic y sus dos hermanas pasaban horas con su madre dibujando y pintando, en la otra estaban los instrumentos de su padre, un ingeniero que tocaba folk en los pubs durante los sesenta y setenta. Había guitarras, un piano, una enorme colección de discos y muchos computadores (su padre fue pionero en la programación). Eran dos salas de creatividad plena.

En los noventa, Inglaterra experimentaba una explosión de música electrónica, y para un joven del campo, un concierto o rave de fin de semana era fundamental.  “El campo es aburrido –recuerda–, por eso toca salir y buscar música chévere”. No era difícil porque los West Midlands siempre han sido una cuna musical para Inglaterra. Grupos como Black Sabbath, The Specials o UB40 provienen de esa región. Inspirado por la música que escuchaba en esas fiestas Will compró un computador Atari ST y empezó a experimentar grabando sonidos. Al salir del colegio se enroló en el programa de Ingeniería y Producción Musical del Kidderminster College.

“Y lo que pasó es que el College no era tan bueno. Estaba en decadencia, pero había mucho espacio para crear. Como yo vivía cerca, todas las noches después de clases experimentaba en los estudios con teclados, consolas y micrófonos”.

Al momento de su graduación Will ya tenía una gran colección de canciones originales y había publicado su primer sencillo, We Got Soul. Decide que es hora de lanzar un LP, se contacta con Thru Thoughts, un sello de Brighton, y edita su primer disco como Quantic: The 5th Exotic, un disco electrónico, ambiental, con elementos de jungle y house y en el que ya se adivina una pasión latente por el funk, el soul y los ritmos negros.

El momento

Mientras tocaba en bares, Quantic tuvo una revelación: “Nada es más escaso ni oscuro que el disco que tú grabas en tu cuarto”. Entonces se juntó con un amigo baterista y allí en su cuarto grabó bajos y baterías e invitó a su hermana a grabar el saxofón. Por intermedio de su sello conoció a Alice Russell, una cantante con la que estableció una larga relación creativa y que, en ese entonces, le envió por correo voces en minidisc que él añadió a sus canciones. El resultado es Stampede, el disco debut de la Quantic Soul Orchestra. “Y era básicamente el disco de un grupo fantasma”.

Luego Quantic se trasladó a Brighton y organiza una banda. Sale en un extensa gira que los lleva a tocar en el festival de Glastonbury, y publica Pushing On, un segundo disco con Alice Russell como cantante. Es así como “la banda fantasma terminó convertida en una banda en vivo de soul y funk estilo clásico”.

Vea tambien: Arte, cultura y música en Barcú 2020

Luego, para buscar algo de inspiración, decide viajar por América y es aquí donde su vida da un giro inesperado porque el tercer disco de la Quantic Soul Orchestra se terminará de grabar, sin nunca haberlo planeado, en Cali, Colombia.

Para 2006 Holland estaba viajando, produciendo discos y grabando en Panamá, San Juan, Los Ángeles y Nueva York. Allí conoció a Ari Kuschnir, un cineasta de ascendencia caleña que, al ver la relación natural que Quantic establecía entre la música latina y el soul, lo invitó a conocer su ciudad. Will organiza un viaje de una semana y media a Cali y decide que tiene que regresar porque “Cali es muy sabroso… y dije, bueno, me voy seis meses para allá a terminar el disco”.

Llegó a Cali, alquiló una casa, compró un piano acústico y trajo sus equipos de Inglaterra. Creó un estudio llamado Sonido del Valle y terminó Tropidélico, el tercer disco de Quantic Soul Orchestra en el que el funk y el soul se empezaron a convertir en son y sabor. Sin detenerse, empezó a grabar Flowering Inferno, un proyecto de dub grabado con músicos de Cali, algunos de los cuales formaron el Combo Bárbaro, la evolución musical de la Quantic Soul Orchestra, con el que Will empezó a grabar otro disco, Tradition in Transition. “Y de repente miré el reloj y habían pasado como tres años”.

Los discos grabados en Cali y publicados en Inglaterra han sido un éxito fenomenal y por eso los músicos que lo acompañan como Alfredito Linares (piano) o Freddy Colorado (congas) ya han deslumbrado, en vivo, al público europeo. Fue también la calidad de esos músicos la que hizo que la cantante Alice Russell, su antigua colaboradora y una de las impulsoras del resurgimiento del soul y el R&B en Inglaterra, hiciera un par de visitas a Cali para grabar Look Around The Corner, uno de los mejores discos grabados en Colombia y que el año pasado fue lanzado en Inglaterra.

Desde su llegada a Colombia en 2007 ha lanzado discos bajo el nombre de Quantic, Flowering Inferno, Quantic Soul Orchestra, el Combo Bárbaro y Los Míticos del Ritmo (en el que toca el acordeón y la cumbia es protagonista). Además, fue el coproductor con Mario Galeano del famoso Ondatrópica, uno de los discos que más dieron de que hablar el año pasado en Colombia.

Porque si algo queda claro luego de hablar con Quantic es que lo más importante de la música es la socialización. Por eso la música de un inglés de Bewdley ahora suena a Colombia, porque “la música es una sopa y toca echar cosas…, es un viaje personal. Una manera de viajar y conocer gente. Vine a Colombia por la música”.

DISCOGRAFÍA SELECCIONADA DE QUANTIC EN COLOMBIA

 • Quantic Soul Orchestra “Tropidélico” (Tru Thoughts 2007)

• Combo Bárbaro “Tradition in Transition” (Tru Thoughts 2009)

Vea tambien: Compositor, poeta y dibujante: Una mirada a John Lennon

• Quantic presenta:  “Flowering Inferno Dog With a Rope” (Tru Thoughts 2010)

• Quantic & Alice Russell con el Combo Bárbaro: “Look Around The Corner” (Tru Thoughts 2012)

• Los míticos del Ritmo “Los Míticos del Ritmo” (Soundway 2012)

• Ondatrópica “Ondatrópica”  (Soundway  2012)

• Quantic & Nidia Góngora “Muévelo Negrito / Ñanguita”  (Tru Thoughts 2013)

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
02 / 2013

Send this to a friend