SUSCRIBIRME

Las lecciones de Azriel Bibliowicz en Migas de Pan

Azriel Bibliowicz utiliza en “Migas de pan” el secuestro como un hilo conductor, casi como una excusa, para mostrarnos las historias de la comunidad judía en Bogotá.

Azriel Bibliowicz utiliza en “Migas de pan” el secuestro como un hilo conductor, casi como una excusa, para mostrarnos las historias de la comunidad judía en Bogotá.

La primera vez que Josué estuvo cautivo fue en un campo de trabajo en Rusia. Sus recuerdos de días helados y muerte lo persiguen durante toda su vida y sólo logra sacudirse la tristeza con el teatro y el humor. La segunda vez, Josué es secuestrado en Colombia.

Su único hijo, Samuel, debe regresar de Nueva York para negociar el pago del rescate y acompañar a su madre, Leah. Samuel, un médico tímido y solitario, debe aprender a regatear por la vida de su padre, conformar un comité de gente de la comunidad judía (en quienes no termina de confiar) y volver a ver al amor de su vida, su cuasi prima, Ester.

Azriel Bibliowicz en Migas de Pan

Migas de Pan


Durante cuatro meses, Samuel ha recibido algunas llamadas de los captores y ha intentado en vano ofrecer un dinero por la liberación de Josué. Ahora siente que se desmorona. No duerme, no come y su matrimonio con Rosa, con quien tiene un bebé, peligra.

Su único refugio es el gabinete de maravillas de su padre, que a su vez lo creó para huir del mundo agresivo y hostil en el que vivía. Ahí se sienta horas enteras, días, a pensar en Josué, en lo que les decía a él y a Ester cuando eran niños, en todo lo que les enseñó mientras representaba leyendas bíblicas y obras de teatro en los salones del extraño gabinete.

Vea tambien: 5.749 días, el conflicto armado colombiano a través del amor y el perdón

Azriel Bibliowicz utiliza el secuestro como un hilo conductor, casi como una excusa, para mostrarnos las historias de la comunidad judía en Bogotá, un grupo de hombres y mujeres que descienden de los sobrevivientes de los horrores del Holocausto y de la guerra.

Las migas de pan en la literatura

Pero aún más, Bibliowicz nos lleva con una mano maestra a través del gabinete de maravillas de Josué, donde nos da lecciones de historia, de geografía, de leyendas, de seres míticos y nos sienta junto con Samuel y con Ester, frente al pequeño teatro donde Josué, antes de caer en manos de sus secuestradores, soñaba, recordaba y vivía.

Es gracias a este gabinete que aprendemos de conchas marinas, de bezoares, de precolombinos, del valor de las palabras y de la complejidad del silencio.

Nosotros, como Josué y su familia, encontramos también un refugio en su gabinete de maravillas, donde huimos de esa realidad aterradora del secuestro y donde nos encontramos con la historia, que siempre es circular, y que nos enseña que el dolor de un pueblo no debe olvidarse porque recordarlo es la única forma de evitar que se repita.

El preciosismo con que Azriel Bibliowicz entreteje la trama, mezclando las historias de horror de Josué y su esposa Leah en los campos de trabajo y de exterminio, con el secuestro actual del viejo, también nos dejan ver la historia de Europa, la historia de las guerras y de las ambiciones de los individuos, y nos muestran, con un humor único y tierno, que lo más importante para sobrevivir en medio de tanta tristeza es el corazón.

Vea tambien: El cómic ya hace parte de la industria cultural

Migas de pan
Azriel Bibliowicz
Alfaguara

También le puede interesar: Las ventajas de comer pan artesanal

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
13 / 2021
Advertisement

Send this to a friend