SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Salud y Belleza//¿Por qué debería dejar de usar botellas de plástico para ir al gimnasio?

¿Por qué debería dejar de usar botellas de plástico para ir al gimnasio?

Un estudio de la Universidad Federal de Río de Janeiro aconseja cambiar sus botellas de este material por unas de vidrio o metal.

Foto: Burn After Reading (2008)

Un estudio de la Universidad Federal de Río de Janeiro aconseja cambiar sus botellas de este material por unas de vidrio o metal.

Le gusta llevar su botilito con agua para su rutina de gimnasio? ¿O tal vez para tomar un poco de agua durante el día en la oficina? Después de leer esto lo pensará dos veces, pues la Universidad Federal de Río de Janeiro reveló que las botellas de plástico reutilizable podrían ser más sucias de lo que se pueda imaginar.

Para llegar a esta conclusión, los científicos examinaron 30 botellas de plástico en gimnasios para realizar pruebas de higiene. Allí encontraron que la totalidad tenían bacterias y que un 83% de ellas eran contagiosas.

Entre las bacterias que encontraron está la ‘Estafilococo Dorado’ -en el 27% de las botellas-, que puede ocasionar desde una gripa común, hasta infecciones cutáneas, irritación de mucosas e incluso conjuntivitis o en casos más graves: neumonía.

‘Escherichia coli’ fue otra de las bacterias, un poco más común en las botellas, que hallaron los científicos. A esta se le conoce por provocar infecciones gastrointestinales, sanguíneas e incluso infecciones en el sistema nervioso.

“Para sorpresa del equipo científico quisimos observar un escenario del mundo real, como lo son botilitos de gimnasios, y encontramos bacterias que aunque no son mortales, solo necesitan un huésped que no tolere la cantidad, el tipo de bacterias presentes y un sistema inmunológico débil”, cuenta el profesor Gilman Weber Senna, bacteriólogo de la Universidad Federal de Estado.

¿Esto solo pasa con las botellas de gimnasio?

Vea tambien: 5 ciudades unidas por el fútbol: Conozca las sedes de la Copa América 2019

 

Lastimosamente para algunos, el gimnasio solo hace parte de un ecosistema de los millones que existen en los que suelen vivir las bacterias que pueden transmitirse por contacto indirecto, sin importar si es en su casa u oficina.

Es decir, que si alguien de su entorno no se lavó las manos después de ir al baño y decidió pasarle el botellón de agua de la oficina, ya estará infectado. También sucede después de tocarse la cara o los ojos.

“Las bacterias Estafilococo Dorado y Escherichia coli están presentes en nuestra vida diaria. La primera está en la nariz, mientras que la segunda está en todos los tractos gastrointestinales saludables. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas cepas pueden causar enfermedades cuando entran en contacto con otro cuerpo”, revela el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

¿Por qué pasa especialmente con el plástico?

Vea tambien: Los cinco ejercicios indispensables para mantenerse en forma

 

El profesor Gilman Weber Senna explica que el plástico es una de las superficies favoritas de las bacterias, pues es más fácil adherirse y vivir en él. “Algunos creen que con una lavada sencilla se van las bacterias, pero en realidad ellas forman una biopelícula donde viven y crecen”.

De ahí que aconseje usar botellas de acero, metal o vidrio en donde las bacterias no tienen posibilidades de sobrevivir. Por otro lado, Weber recomienda también lavar las manos correctamente en especial debajo de sus uñas donde los gérmenes pueden esconderse y nunca compartir su botella de agua a menos que pase por un minucioso lavado.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Enero
09 / 2019

Send this to a friend