SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Salud y Belleza//¿Cómo detectar la depresión en mi hijo?

¿Cómo detectar la depresión en mi hijo?

La depresión infantil es mucho más común de lo que imaginamos. Muchas veces se confunde con problemas de atención o aprendizaje y se diagnostica erradamente. Aquí algunos consejos para tratarla.

Foto: Unsplash/ CC BY 0.0

La depresión infantil es mucho más común de lo que imaginamos. Muchas veces se confunde con problemas de atención o aprendizaje y se diagnostica erradamente. Aquí algunos consejos para tratarla.

Aunque no existía rivalidad entre hermanos alguna vez Leslie Olson pensó que nunca vería su hijo Tom de ocho años jugando felizmente con su hermano Ryan de cuatro. Hace tres años luego de que Tom empezara a maltratar a su hermano Leslie, muy preocupada, acudió al psicólogo, quien aplicó un tratamiento que en principio logró mejorar la situación.

No obstante, afirma ella, cuando Tom ingresó al kinder, todo volvió a comenzar, El era un terror total cuando la señora Olson analizó la rabia y la ausencia de autoestima de su hijo, recordó su propia experiencia y aquellos ataques de depresión que con frecuencia padecía.

Le mencionó el asunto al psicólogo -tanto ella como a su madre les había diagnosticado la enfermedad siendo ya adultas- y éste remitió a Tom a donde un psiquiatra que en vista de la historia familiar de depresión le recetó Prozac.

Usualmente se cree que la depresión no pasa de ser un rumor silencioso acerca de un compañero de clase o un amigo de su hijo. Pero en realidad cinco por ciento de los niños estadounidenses (aproximadamente 3,4 millones de jóvenes) sufren de depresión severa según datos de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Juvenil de Washington.

La enfermedad afecta a un diez por ciento de los adolescentes, clasificando el suicidio como la cuarta principal causa de muerte entre los diez y catorce años. Estas cifras van en aumento, y algunos temen que se esté diagnosticando la depresión y recetando Prozac y Ritalin con demasiada frecuencia.

Sin embargo, los expertos dicen que este aumento se debe a un mejor diagnóstico y una mayor información. Solo hasta el final de los años ochenta se empezó a investigar la depresión infantil juvenil. Antes de esto únicamente a los adultos se les diagnosticaba esta afección como una enfermedad.

No obstante, los factores sociales pueden estar elevando tasa de depresión infantil. «Los niños se hallan bajo una mayor tensión hoy en día y la tensión contribuye a la depresión’, dice David G. Fassler, M.D., presidente de la consejería para niños adolescentes y sus familias de la Asociación Psiquiátrica Americana y coautor del libro Help Me, I am Sad Care Me, estarse a más disoluciones y cambios como el divorcio, los traspasos de colegio y un menor contacto con las familias dispersas).

¿Debe usted preocuparse?

Todo niño experimenta esporádicamente ataques de tristeza. Solo cuando la tristeza no desaparece, los padres deben pensar en buscar ayuda. Si su hijo se ve deprimido, considere estas tres preguntas:

1. ¿Hay un cambio en la forma en que Comper una generalmente su hijo se siente y se comporta?

-Comportamiento que esté por fuera de lo común puede ser una señal de advertencia.

2. ¿Este comportamiento es duradero?

Vea tambien: La mala hora de la Selección de Argentina

-Si dura más de dos semanas es una voz de alerta. «Si un niño tuviere fiebre por tres semanas no lo pensaría dos veces antes de llamar al pediatra”, dice el doctor Fassler, «pero si un niño llora por más de un mes, los padres no piensan que puede ser depresión y que debe verificarse”.

3. ¿El comportamiento está interfiriendo con la vida diaria del niño?

-Si un niño no quiere ir al colegio y evita a sus amigos, hágalo ver de un doctor (siempre debe buscarse atención médica si el niño sugiere hacerse daño a sí mismo).

Algunos padres son reacios a considerar la posibilidad de que su hijo pueda estar deprimido o mentalmente enfermo.

«Los padres no quieren rotular a sus hijos o pensar que ellos son un fracaso como padres, dice Peter Jensen, M.D., director asociado de la investigación sobre niños y adolescentes del Instituto Nacional de Salud Mental. Las estadísticas demuestran que el tratamiento es clave.

A diferencia de la depresión en los adultos, la depresión infantil tiende a ser más severa y produce consecuencias de desarrollo para toda la vida. Si no es tratado, un episodio de depresión dura aproximadamente nueve meses.

Eso es un año escolar completo que el niño no aprovechará tanto en el plano académico como en el social. Y sin tratamiento, la depresión tiene un cuarenta por ciento de posibilidades de presentarse de nuevo dentro de los dos años siguientes.

Sorprendentemente solo uno de cada tres niños recibe el cuidado necesario.

Tratamiento

Puede ser difícil lograr un diagnóstico correcto. Los padres deben empezar por un examen físico completo. Ciertos medicamentos y algunos problemas físicos (como la anemia, el hipotiroidismo) pueden causar síntomas similares a los asociados con la depresión.

Si no se encuentran tales problemas físicos, haga evaluar a su niño de un psiquiatra o de un psicólogo experimentado en depresión infantil. Por lo menos sesenta por ciento de los niños con depresión serán diagnosticados equivocadamente de otra manera: por ejemplo, con problemas de aprendizaje o trastornos de atención.

Yo estaba presionando a los médicos -dice la señora Olson- pero si no hubiera sido obstinada, Tom estaría aún sufriendo».

Vea tambien: Los cinco ejercicios indispensables para mantenerse en forma

Una vez que la depresión ha sido diagnosticada, no hay cura mágica: Tom Olson toma Prozac: Paxil es también comúnmente recetado. Aunque la FDA no ha aprobado el uso de Prozac en niños, un estudio reciente en “Archives of General Psychiatry” encontró que 56% de niños deprimidos mejoraron notoriamente después de recibir la droga por ocho semanas.

Hasta ahora nadie sabe si estos medicamentos tendrán efectos secundarios a largo plazo en los niños. Los posibles riesgos, sin embargo, exceden los efectos a largo plazo de una depresión no tratada, los cuales pueden ser devastadores.

La terapia frecuentemente trabaja por sí sola sin ser combinada con medicamentos. Los doctores están aún explorando otros métodos de tratamiento, tales como terapia de comportamiento cognoscitiva que opera para cambiar el proceso de pensamiento que lleva estados depresivos.

En Alemania, Saint-John’s wort, extracto de la hierba Hypericum perforatum, recibió licencia para tratar la ansiedad y depresión, y los estudios efectuado en dicho país han demostrado que puede ser tan efectiva como algunos antidepresivos en el tratamiento de la depresión leve. (Estudios de Saint-John’s wort están realizándose en los Estados Unidos).

Independientemente del método utilizado, cuanto más pronto empiece el tratamiento, más rápida será la recuperación. La mayoría de los niños reciben tratamiento por menos de un año, aunque unos pocos necesitan consultas de control de seguimiento.

«Algunas personas dijeron que Tom estaba simplemente pasando por una fase’, dice la señora Olson. Pero ella se alegra de no haberse rendido. “Hemos hecho grandes progresos. Ahora él es más activo y normal”.

Reduciendo el riesgo de la depresión

Las familias son un sistema de soporte importante para los niños, y hay otras formas de cómo los padres pueden proteger a los niños de la depresión. El doctor Fassler recomienda estos pasos:

1. Trate de no proteger demasiado a los niños. Al dejarlos experimentar algunos fracasos, aprenden a manejar frustraciones y desilusiones.

2. Por medio del ejemplo, enséñeles a enfrentar los problemas. Si les falla a los niños en algo convérselo con ellos, no lo oculte.

3. Promueva rutinas estables. Aunque su familia esté pasando por una transición, un divorcio, un trasteo o un cambio de colegio, créele expectativas a su niño. Por ejemplo, colocar los muebles en el mismo lugar en su cuarto nuevo, ir al mercado todos los sábados o dejarle llevar su almohada cuando va a la casa de papá.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Enero
03 / 2019

Send this to a friend