SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Salud y Belleza//Claves para evitar los excesos en Navidad

Claves para evitar los excesos en Navidad

Los excesos en las festividades de fin de año provocan un aumento de las urgencias hospitalarias de 20 a 25 por ciento. El número de intoxicaciones por volumen de alimentos ingeridos o abuso de tóxicos es la principal causa del incremento de las consultas médicas. Es mejor prevenir que lamentar.

Foto: Elf, 2003

Los excesos en las festividades de fin de año provocan un aumento de las urgencias hospitalarias de 20 a 25 por ciento. El número de intoxicaciones por volumen de alimentos ingeridos o abuso de tóxicos es la principal causa del incremento de las consultas médicas. Es mejor prevenir que lamentar.

Después de las fiestas vienen los arrepentimientos. Desde antes de iniciarse el período navideño pensamos en comer tamales, pollo, pavo, pernil de cerdo, natilla, buñuelos, postres, etcétera. Mucha comida y además… traguito. En los supermercados los carros de compras se ven llenos de comida, botellas de gaseosa, aguardientico, vodkita, whiskycito… Por esta razón las consultas aumentan, las salas de urgencias se llenan de pacientes por indigestiones, dolor en la boca del estómago y hasta infartos… Y todo por causa de los excesos en comida, alcohol, cigarrillo. Las dietas se desequilibran.

 

Hay que tener en mente que la buena costumbre de seguir hábitos alimentarios adecuados en épocas de fiestas evitan las enfermedades digestivas, como las gastritis y úlceras. Cada kilo de más que nos aportan las comidas y cenas de fin de año cuesta quitárselo de encima un promedio de 22 días. Obviamente, si se hace deporte, algo menos; y si no se lo practica, algo más.

Los especialistas en nutrición calculan que por regla general una persona gana entre dos y cuatro kilos durante esas fechas y no recupera el peso habitual hasta pasados dos o tres meses, es decir entre finales de febrero y mediados de marzo si todo va bien.

¿Qué otras enfermedades pueden presentarse?

La Navidad tiene todo lo que necesitan las enfermedades cardiovasculares para su aparición y desarrollo. Uno ingiere durante ese tiempo todo tipo de alimentos en abundancia y sin ninguna sensatez ni proporción, no importa que sea Nochebuena, 31 de diciembre o 6 de enero. “Al fin y al cabo estamos en fiestas, en enero empezamos dieta”. Pero los mariscos, jamones, quesos, tamales, además del pavito, el pernil de cerdo, el traguito, le dan un golpe duro al organismo, sobre todo a las personas que tienen hipertensión arterial y colesterol elevados, así como a los diabéticos y obesos.

 

El problema no son los dos o tres kilos que se hayan subido, sino las consecuencias de ese peso extra en la salud. El riesgo cardiovascular, la posibilidad de sufrir una angina de pecho, un infarto de miocardio o un derrame cerebral se multiplica en esos días como consecuencia de la mala alimentación, en especial entre las personas con sobrepeso y obesidad. Los hipertensos suelen ser más propensos a tener exceso de peso, lo cual los hace entrar en una especie de círculo vicioso: mayor riesgo natural-Navidad-mayor cantidad y menor calidad de alimentos-más posibilidades de un accidente cardiovascular-crece el riesgo.

Diferentes estudios han demostrado que la obesidad contribuye al desarrollo de la hipertensión arterial en más del 70 por ciento de los casos. Por ejemplo la pérdida de cinco kilos de peso reduce las cifras de presión arterial en 3 mm Hg de la sistólica (alta) y 2,5 de la diastólica (baja). Conseguir el objetivo deseado no tiene por qué resultar tan difícil ni frustrante. Lo mejor suele ser mantener siempre las mismas costumbres, pero si la llegada de la Navidad o lo que sea obliga a romper el hábito, siempre es posible recomponer la situación. Pequeños cambios dietéticos pueden darnos grandes resultados.

 

Además, diez kilos menos de peso en una persona obesa consiguen reducir la mortalidad en un 20 por ciento, y hasta en un 30 por ciento entre los afectados por diabetes. El miedo a los temidos kilos de más no tiene por qué llevarnos a renunciar a ninguna festividad. El secreto está en la moderación y en el intento de compensar en la siguiente comida los excesos de la anterior.

La Navidad tiene en su origen una serie de connotaciones religiosas, pero hoy se conserva poco de ese sentimiento cristiano de festividad y se ha convertido en un tiempo de eufórico consumismo y diversión. Y es que aunque muchos asocian o quieren asociar estas fiestas con días de amor, felicidad y solidaridad, lo cierto es que lo que entrañan estas fechas tan señaladas, además de un gran hueco en el bolsillo, es un descenso también de la salud.

Los excesos durante esos días festivos provocan un aumento promedio de las urgencias hospitalarias de 20 a 25 por ciento. El número de intoxicaciones alimentarias por exceso del volumen de alimentos ingeridos, mal estado de estos o abuso de tóxicos (alcohol, tabaco y otras drogas) es la principal causa del incremento de las consultas.

Vea tambien: Bitoqueao, el dúo de médicos que lleva su música a hospitales de Venezuela y Colombia

Generalmente algunas veces se atiende en los servicios de urgencias a pacientes con síntomas leves o moderados, caracterizados por una sensación prolongada de pesadez, náuseas, vómito y un leve dolor abdominal, y suelen tratarse con dieta ligera sin necesidad de hospitalización.

 

En el caso del alcohol, y al contrario de lo que popularmente se cree, su toxicidad no afecta sólo el hígado sino también otros órganos, en especial el páncreas y el cerebro. Esto debe tenerse muy en cuenta porque el coma etílico y la pancreatitis aguda alcohólica pueden ser cuadros muy graves e incluso mortales.

En cuanto al alcohol, éste y la conducción son incompatibles. Si va a beber, no conduzca, entregue las llaves; y si va a conducir, no beba.

Finalmente, para las navidades o cualquier otra festividad se aconseja prudencia y moderación en las comidas. De igual manera el ejercicio es indispensable para disminuir los efectos adversos y negativos en la salud cardiovascular que generan las comidas copiosas propias de estas festividades.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
08 / 2018

Send this to a friend