Comer poco, el secreto de la buena salud

Más de 200 personas en Estados Unidos comprobaron esta teoría realizada por la Universidad de Wisconsin-Madison.

En la tierra del Sagrado Corazón se respetan las costumbres que se heredan de los padres y abuelos, como por ejemplo, la de servir grandes cantidades de arroz, cereales y proteína para crecer “grandes y fuertes”. Y cuidado si no se come todo, porque dejar comida en el plato es pecado.

Ahora, por más tradición que exista, usted pensará dos veces en servir las habituales torres de comida, pues según este reciente estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison asegura que una dieta baja en calorías es vital para la ralentización del envejecimiento.

Esta fue la conclusión a la que llegó Rozalyn Anderson, autora del estudio y experta en el envejecimiento prematuro, quien estudió a 200 personas, durante dos años, y a las que le pidió reducir su número de calorías al desayuno, almuerzo y comida, con la esperanza de ralentizar el metabolismo humano.

¿Cómo comprobaron la ralentización del metabolismo humano?

La doctora Anderson realizó unas pruebas físicas y de sangre para comprobar que efectivamente las 200 personas habían seguido la dieta. Para sorpresa del equipo de investigación, solo 53 participantes siguieron al pie de la letra las recomendaciones de la doctora.

Ellos viajaron al Centro de Investigación Biomédica Pennington en Baton Rouge, (Louisiana) donde se instalaron en habitaciones de hotel pequeñas, diseñadas para medir minuto a minuto la cantidad de oxígeno que usaron y el dióxido de carbono que tienen que exhalar.

Así fue como los investigadores pudieron leer con exactitud la relación entre los dos gases y una muestra de orina, para determinar si los ocupantes estaban quemando grasas, carbohidratos o proteínas.

Efectivamente los científicos encontraron que los participantes administraban mejor la energía mientras dormían que el grupo el grupo que no siguió la dieta. Por otro lado, el grupo perdió aproximadamente 9 kilogramos por participante y los investigadores coincidieron a que la tasa metabólica reducida está directamente relacionada al envejecimiento.

¿Cuáles son los efectos de comer poco?

 

Metabolismo: La limitación de calorías y la cantidad de alimentos permitieron que el organismo gastara menos energía y trabajara de forma eficaz en comparación al organismo de una persona promedio.

Cerebro: Empiezan mejorar los procesos celulares que protegen a los organismos de radicales libres, los responsables del envejecimiento, es decir que mejora los procesos mentales, habilidades motoras y memoria.

¿Cómo empezar esta dieta?

 

La dieta se puede poner a prueba en personas de 21 a 50 años, que no sufran enfermedades de diabetes, hipertensión y gastritis. Para empezar la dieta solo basta con reducir a un 20% a 30% las comidas del almuerzo y la cena.

Otros científicos como Valter Longo de la Universidad del Sur de California (Los Ángeles) recomiendan restringir las calorías por unos pocos días cada mes, así como lo analizó en un estudio en ratones contra enfermedades del envejecimiento como la neurodegeneración y la diabetes: “Creo que se puede obtener todos los beneficios sin los problemas de una dieta constante”, contó Longo a la revista Nature.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend