¿Estar demasiado tiempo sentados puede afectar el cerebro?

Un nuevo estudio encuentra que el sedentarismo afecta negativamente la memoria.

No es nuevo escuchar que el sedentarismo tiene muchos efectos negativos sobre la salud; cada vez que visitamos a nuestro médico, la recomendación parece ser siempre la misma: hacer más ejercicio. Pero además de las obvias repercusiones, ¿qué le sucede a nuestro cerebro cuándo permanecemos demasiado tiempo sentados?

Un nuevo estudio de la UCLA revela que además de sufrir de problemas metabólicos, cardíacos y muerte prematura, el sedentarismo puede afectar negativamente el cerebro, particularmente la región que está asociada a la memoria.

Para comprobarlo, los investigadores reclutaron a 35 personas entre los 45 y 75 años, a quienes se les preguntó cuánto tiempo pasaron sentados y cuánto se habían ejercitado la semana anterior.

Luego, cada persona fue sometida a un escáner cerebral detallado, donde se observó el lóbulo temporal medial, que es una de las regiones que desempeña un papel clave en la creación de nuevos recuerdos.

A partir de esto los investigadores pudieron encontrar una diferencia significativa entre las personas que se ejercitaban regularmente y las que no. En el caso de los sedentarios, las estructuras cerebrales eran significativamente más delgadas en comparación a las personas activas. También pudieron encontrar que el ejercicio no revierte el daño provocado por el sedentarismo.

En el primer caso y en tan solo 1 día disminuye en un 10 % el grosor del lóbulo temporal, en cambio en el segundo caso se puede reducir a la mitad.

Es por esto que el equipo de investigadores anima a que las personas contrarresten el sedentarismo para evitarse complicaciones mayores en un futuro. La investigadora Prabha Siddarth, del Instituto Semel de Neurociencia y Conducta Humana en la Universidad de California en Los Ángeles y coautora del estudio, dijo:

“El adelgazamiento del MTL puede ser un precursor del deterioro cognitivo y demencia en adultos de mediana edad y adultos mayores. La reducción del comportamiento sedentario puede ser un objetivo posible para las intervenciones diseñadas a fin de mejorar la salud cerebral en personas con riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.”

Vale resaltar que el hecho de estar sentado no es la única causa del daño; sin embargo, hay que tener la conciencia de que existe una repercusión comprobada sobre el sedentarismo y el cerebro. Aún se desconoce la razón exacta de esta conexión, pero se es posible que el sedentarismo provoque inflamación y disminución de producción de nuevas células y vasos sanguíneos.

De acuerdo con la investigación, el siguiente paso será estudiar la actividad cerebral mientras una persona esta sentada trabajando o viendo televisión, ya que las conexiones cerebrales involucradas son muy diferentes.

Artículos Relacionados

  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana
  • Música para después de una tormenta con Ariana Grande
  • Dirty Proyectors, un viaje de melodías folclóricas

Send this to a friend