¿Qué es el agotamiento psicológico, y cómo tratarlo?

El agotamiento psicológico o la fatiga mental es una dolencia más común de lo que se imagina. Aprenda aquí a reconocer sus síntomas y afecciones.

Hoy en día las exigencias de la vida laboral, escolar e incluso social, son mucho más complicadas que hace unos años. La ansiedad y el estrés se han convertido en las enfermedades del siglo XXI, y no hay mucha información ni apoyo en las instituciones para evitarlas o tratarlas a tiempo.

De acuerdo con el psicólogo Miguel Zerdá, de la Universidad Nacional, el agotamiento psicológico surge de todas las decisiones, pensamientos, trabajos, obligaciones que deben tomarse en un día, y el poco tiempo que se puede dedicar al descanso y el tiempo libre. Esto lleva a que el trabajo en exceso se convierta en la única realidad y a que la mente empiece a sobrecargarse.

Esta situación es más común en trabajos con una alta demanda de movimiento físico, contacto con otras personas y horarios extendidos, como hospitales o cajeros de entidades bancarias. Sin embargo, cualquier persona está expuesta; todo depende de la capacidad individual para enfrentarse al estrés.

Según Zerdá el estrés no es una condición negativa, de hecho es un estado normal, que bien manejado es muy positivo para el rendimiento pues mantiene alerta a las personas. Pero cuando se sale de las manos el estrés puede ser uno de los factores más dañinos en el cuerpo, llegando a afectar la salud física, el sistema inmunológico e incluso llevando a la persona al suicidio.

Puede que muchas personas hayan experimentado agotamiento en algún momento de su vida, pero tras la tormenta comprenden que hay que ser responsable y saber que obligaciones rechazar o como organizar mejor el tiempo. Sin embargo caer en el agotamiento psicológico es una situación mucho más complicada, que puede necesitar un tratamiento.

Es importante entender que un cerebro fatigado comprende y responde distinto a los estímulos exteriores, crea una manera particular de ver lo que lo rodea. El neurocientífico Matthew Walker demostró en su trabajo que las personas con agotamiento mental perciben la realidad de una manera mucho más negativa, son más sensibles y se afectan profundamente por situaciones aparentemente “normales”.

Además estas personas tienden a ‘normalizar’ su situación, y a tomarla como una realidad irrefutable. En esencia esta condición surge de la rutina alrededor del cansancio que se asume y que se suma a una serie de errores, malas decisiones, fracasos y decepciones personales.

Síntomas y consecuencias del agotamiento mental

– Fatiga física: Llega cuando la frustración que termina en agotamiento mental lleva a que poco a poco el cuerpo vaya perdiendo mucha energía. La capacidad física deja de ser la misma de antes, y ahora cuesta mucho más levantarse, moverse y parece que cada vez es más larga la jornada laboral.

– También existen consecuencias en el sueño, lo que empeora la falta de energía. Se vuelve común despertarse en la noche o incluso muy complicado conciliar el sueño.

– De acuerdo con un artículo publicado en la revista especializada ‘The Journal of Forensic Psychiatry & Psychology’ el agotamiento psicológico puede producir pérdidas de memoria. Se empieza a mezclar la información en el cerebro, y se recuerda de manera incorrecta, lo que en cierto ambientes laborales puede suponer un riesgo para el trabajo.

– Así como el cuerpo se agota, también se afectan otros procesos físicos. La persona puede experimental taquicardias, problemas gástricos y digestivos, pérdidas de apetito o lo contrario, un apetito voraz.

– A nivel emocional, la persona es irritable, pesimista y apática. Sus problemas son el centro del mundo e ignoran el ambiente que los rodea. Además prefieren aislarse y pasar tiempo solos, dejan de asistir a eventos sociales, o los evitan a toda costa.

– Así como sus problemas se vuelven el centro del mundo, estas personas experimentan algo que llaman ‘Anhedonia’ que es la incapacidad de sentir placer. Ya no disfrutan las cosas o situaciones que antes generaban felicidad o ilusión, se vive en un limbo donde todo es negativo.

¿Cómo afrontar el agotamiento, y qué hacer para cambiar?

Como ya dijimos, el agotamiento puede surgir de los pesares sobre las metas o sueños no realizados. Cuando se tienen agendas irreales, con cronogramas llenos de actividades, tareas y exigencias que nos sobrepasan no va haber manera de mejorar la situación.

Ya que es como si el cerebro trabajara a mil revoluciones por minuto, y todo por más pequeño que sea, empieza a llevar a la desesperación. Por esto después de haber detectado los síntomas, es importante empezar a tomar acciones. Hay que tratar de eliminar de raíz el problema de nuestra afección.

De acuerdo con el psicólogo Miguel Zerdá, estas son algunos de los cambios que pueden ayudar a mejorar la situación:

1: Primero intente cambiar de actitud, ver su situación desde una mirada distinta, reconocer que todo tiene una solución y que nada es tan malo como parece.

2: Priorice su descanso y realice actividades que le ayuden a salirse de todo aquello que lo aflige. Recuerde que su tiempo libre es para usted, no debe utilizar estos espacios para tratar de cumplir con sus múltiples compromisos.

Convierta en un hábito cotidiano, tan valioso como el trabajo, el tiempo para usted. Esto le ayudará a mejorar o a prevenir el agotamiento.

3: Sea compasivo consigo mismo o con quienes lo rodean. Es importante que se exija menos y que aprenda a apreciar lo bueno que lo rodea, además de tener una actitud más positiva y compasiva.

4: Reencuentre lo que era importante para usted, busque algo que lo llene y le de felicidad y descanso. Hay que reconectar con los sueños y anhelos que lo llenaban de ilusión. Además es recomendable que interactúe con personas que nada tengan que ver con su trabajo, que lo desconecten de esa realidad, como su familia.

5: Las técnicas de respiración también pueden ser muy útiles, haga pausas en su trabajo cada hora o cada 30 minutos y respire profundamente para calmar por un momento.

También salir a caminar, pararse del puesto y hacer otras actividades que no estén relacionadas con el trabajo ayudan a despejar y a calmar la mente.

6: El doctor también dice que es vital realizar ejercicio periódicamente, ya que el agotamiento es un factor que lleva fácilmente a la depresión, y la mejor forma de combatirlo es recibiendo serotonina por medio del ejercicio.

¿Quiere saber si sufre de agotamiento psicológico? Responda estas preguntas:

¿Sufre de agotamiento psicológico? %%personality%% -|-

Artículos Relacionados

  • Las películas de Andrés Burgos
  • Vea las primeras imágenes de la segunda temporada de Dark
  • Tómese un rato para conocer a Cardi B
  • Galería: Venezuela es la ganadora del World Press Photo 2018