¿Sabe qué es la muerte súbita? ¿está usted preparado?

En cualquier lugar y a cualquier persona puede sucederle, y sólo hay una forma de resucitar.

Publicado originalmente en la Revista Diners N. 419, de febrero de 2005.

Con frecuencia escuchamos la noticia de que alguien falleció “de repente” en el colegio, en la universidad, en el gimnasio, en la calle o en el centro comercial. O simplemente que “amaneció muerto”. En los casos de personas conocidas, suelen añadirse comentarios como estos:

“¡Qué raro, si estaba bien!”, “¡Pero si era un deportista!”, “Se veía tan sano…”. ¿Qué tienen en común estas historias? La forma de la muerte: la muerte súbita.

¿Qué es la muerte súbita?

Se denomina muerte súbita un episodio en el cual la persona afectada pierde el pulso, la respiración y la conciencia en forma repentina, inesperada, por una causa natural, es decir sin que participen mecanismos violentos (homicidio, suicidio, intoxicación, trauma), y del cual puede recuperarse si se efectúan maniobras médicas adecuadas.

¿Qué tan frecuente es la muerte súbita?

Casi todos desconocemos que ésta es la primera causa de muerte en todo el mundo. En Estados Unidos se presentan alrededor de 500.000 casos en el año, es decir un caso cada 60 segundos. En Colombia carecemos de estadísticas.

¿Cuáles son las causas más importantes de la muerte súbita?

Las enfermedades cardiovasculares. Toda alteración de la función cardiaca, sea por un infarto antiguo o la dilatación del corazón por diversos orígenes, una válvula dañada, una inflamación de larga data (miocarditis) o anormalidades genéticas congénitas que afectan el músculo del corazón, pueden generar la muerte súbita.

En los primeros casos, es decir cuando el corazón está grueso (hipertrófico) o dilatado, aumentado de tamaño, se pueden ver estos daños en exámenes de imágenes diagnósticas como el ecocardiograma que permite al cardiólogo observar si las cavidades cardiacas tienen anormalidades que predisponen a muerte súbita.

En otro grupo, en especial de jóvenes, adultos jóvenes y aun niños, puede la estructura del corazón ser “completamente normal” pero tener anormalidades a nivel casi molecular de la formación del órgano, que no se ven y que pueden ocasionar la muerte. Son los casos en los que suele comentarse: “¿Pero por qué, si todo estaba bien?”. En estos casos la información de la historia familiar de hermanos, tíos, primos o padres que fallecieron de manera repentina, inesperada y natural, obtenida en el interrogatorio por parte del médico, debe complementarse con evaluaciones clínicas de fondo.

¿Se puede prevenir la muerte súbita?

La respuesta es Sí, pero un Sí condicionado a que las acciones sean integrales:

1. Tomar la prevención como un estilo de vida, entendiendo que para que exista calidad de vida, lo primero que debe tenerse es la vida misma.

2. Tomar conciencia de cambiar estilos de vida nocivos por otros saludables, como dejar de fumar, controlar el peso, hacer ejercicio. Es fundamental el consumo de pescado, dos o tres veces en la semana.

¿Y si fracasan las medidas preventivas y se produce el infarto o el daño cardiovascular, qué puede ocurrir?

Insistimos en que la respuesta es la integralidad. Recordemos que si se presenta un paro cardíaco súbito, en el 80 por ciento de los casos son los familiares, amigos o compañeros de trabajo los que efectuarán la reanimación. Entonces cabe preguntarse qué tan preparados están ellos para atender una emergencia de este tipo.

Por tal motivo la Asociación Norteamericana de Corazón recomienda a todos aprender reanimación. En muchos países se dictan cursos para atender estos casos. En Colombia la Fundación Precardia los ofrece para la población no médica, la cual aprende a realizar las maniobras útiles para salvar una vida, que mañana puede ser la propia. Incluyen la utilización del Desfibrilador Automático Externo (DEA).

¿Por qué el desfibrilador automático?

Cuando sucede un paro cardíaco, en más del noventa por ciento de las veces obedece a un ritmo anormal llamado fibrilación ventricular, el cual conduce a que el corazón no se contraiga.

Se calcula que por cada minuto que pasa en fibrilación, se pierde en un diez por ciento la posibilidad de sobrevivir al paro. Por lo tanto la medida salvadora ya reconocida por la comunidad científica es el uso de la desfibrilación en un tiempo muy corto.

La desfibrilación por lo general era proporcionada al paciente en los servicios de emergencia por personal entrenado. Pero hoy la tecnología ha diseñado un equipo capaz de detectar si el paciente que está inconsciente no respira, no tiene pulso ni movimientos espontáneos, es decir tiene una muerte súbita y es candidato a requerir desfibrilación, y el mismo sistema le ofrece el tratamiento para restaurar el ritmo de vida que permite al corazón bombear la sangre.

Este equipo ha sido usado con éxito en Estados Unidos y Europa en aviones, aeropuertos, casinos, gimnasios, centros comerciales, hoteles, colegios, ancianatos, casas donde alguien ha sufrido un infarto, etcétera.

Inclusive existe la recomendación federal de disponer de ellos en sitios donde siempre hay público, para ser utilizados en casos de muertes súbitas y poder salvar vidas. Esto ha sido llevado a cabo con éxito aun por niños.

La muerte súbita se ha convertido en un verdadero problema de salud pública que afecta hasta atletas de alto rendimiento, como lo hemos visto recientemente en jugadores de fútbol. Por lo tanto el tomar conciencia de prevención integral y adquisición de hábitos de vida saludable, con un chequeo antes de la práctica de deportes, y entrenamiento de la comunidad en técnicas de reanimación, es una de las medidas recomendadas.

Así como contamos con un extintor de incendios en la casa, la oficina o el carro, así deberían existir dispositivos de reanimación en lugares donde puede ocurrir un paro cardíaco y sobrevenir una “muerte natural”.

De 80 a 90 por ciento de las personas que presentan muerte súbita la padecen delante de un familiar o un amigo. ¿Está usted preparado?

Artículos Relacionados

  • Playlist: lanzamientos que prometen felicidad este fin de semana
  • Galería: ¿Estas son las peores esculturas del mundo?
  • Así luce el primer estadio de ‘e-sports’ de Colombia
  • Galería: estas son las mejores fotos gastronómicas del concurso Pink Lady Food Photography 2018