Cinco consejos para el uso de tecnología en niños en vacaciones

Con el descanso de fin de año, llegan las dudas sobre cómo aprovechar el tiempo libre de los menores. Siga estas recomendaciones para que estas vacaciones no sean solo tecnológicas.

El debate que tiene que ver con la tecnología y los niños ya lleva un par de años. Por un lado, se cree que las pantallas pequeñas pueden ser muy perjudiciales para la salud y el comportamiento de los niños, pero por el otro puede ser de ayuda tanto para el aprendizaje como para el ocio.

Además, con la llegada de las vacaciones se intensifica la duda de cómo lograr aprovechar el tiempo libre de los pequeños, y si bien las pantallas pueden ser de mucha ayuda al ser un distractor, pueden también traer problemas mayores en el desarrollo futuro de los menores.

Las psicólogas Luz Stella García y Juanita Salcedo de la universidad Santo Tomás, concuerdan en que si bien las pantallas ya hacen parte regular de la vida tanto de adultos como de niños, el tiempo y el contenido que consumen suele ser perjudicial en varios aspectos.

Según Stella García, las pantallas hacen que “los menores dejen de percibir otras sensaciones y funciones vivenciales que lo ayudan en su crecimiento. Además, progresivamente empiezan a perder la necesidad de crear cosas”.

Esto puede traer consecuencias importantes tanto para la salud física como mental del menor. “Lo más perjudicial es que se dejen de conectar con lo real y que entren en una ‘realidad’ que está basada en la fantasía de los juegos o la superficialidad de las redes sociales. Esto hace que se generen unos imaginarios de las relaciones o de la vida que no obedece realmente a cómo somos los seres humanos”, dice Juanita Salcedo.

Además, “pasar mucho tiempo con la tecnología es estar encerrados tanto física, como mentalmente. Se está muy quieto y esto tiene un impacto en la salud mental en tanto que son menos extrovertidos, se aletargan y encierran en un mundo muy individual y eso quita posibilidades de desarrollar, a nivel social, habilidades para la expresión de las emociones, para la fluidez verbal. Además de generar miedos inconscientes de salir, de estar afuera”, agrega Salcedo.

Pero no todo es malo, ambas especialistas coinciden en que es bueno que los niños pasen ciertos periodos del tiempo del ocio, no muy largos, en las pantallas, siempre y cuando estén acompañados por momentos de juego, salidas y otras actividades.

La temporada de vacaciones ha llegado, por esto, recopilamos unos consejos que pueden ser de mucha utilidad a la hora de darles a los niños un tiempo con la tecnología que no sea perjudicial.

Limitar el tiempo de pantallas

El tiempo recomendado para el uso de pantallas suele cambiar respecto a la edad. Por ejemplo, muchas organizaciones han recordado un uso nulo de tecnología en niños menores de 2 años y por encima de esta edad de un máximo de 2 horas diarias.

Y si bien esta meta parece un poco difícil de lograr, sí es necesario llegar a un consenso en el uso de las pantallas, ofreciendo actividades alternativas que no les den la oportunidad de extrañar los dispositivos.

Reglas sobre su uso

Es recomendable establecer algunas reglas, como por ejemplo el no uso durante las comidas o la hora máxima en la noche en la que tienen permitido estar en el TV o el celular, ya que eso ayuda a forjar una relación de desapego hacia la tecnología y ayuda a controlar aspectos como el contenido al que los pequeños pueden estar expuestos.

Lugares para las pantallas

Es importante que las pantallas se encuentren situadas en lugares comunes, como la sala, y no en los cuartos de los niños, pues esto permite al padre tener más control sobre los tiempos y contenidos que sus hijos consumen. Además permite que los menores no creen un vínculo tan estrecho con la tecnología.

Uso conjunto de la tecnología

No es recomendable el uso autónomo de la tecnología en niños. A través de ella, los padres pueden crear un espacio de diálogo que les permita entender y cuestionar sobre lo que ven en ella, por eso es importante que jueguen, vean TV y estén en redes juntos.

La tecnología puede ser de gran provecho como herramienta lúdico-educativa.

El ejemplo lo es todo

Aunque parece obvio, el uso de la tecnología en niños tiene todo que ver con el uso de la misma en sus padres. Los pequeños suelen copiar ciertas actitudes que ven como normales en los adultos, por lo que sí le exige a su hijo determinado tiempo fuera del mundo digital, usted debe cumplirlo de igual forma, así los niños entenderán que es normal y que se puede vivir sin la tecnología.

Artículos Relacionados

  • Conozca a Turcios, uno de los mejores caricaturistas del mundo
  • 14 autorretratos para romper estereotipos
  • La exposición de la National Geographic que llega por primera vez a Colombia
  • Estas son las mejores fotos tomadas con iPhone en 2019

Send this to a friend