¿J-Beauty o K-Beauty? Estas son sus principales diferencias

En el 2018 la belleza tuvo inspiración oriental por cuenta de estas dos tendencias que motivaron a las mujeres del mundo a cuidar su piel como ellas.

Para las apasionadas por el mundo de la belleza los términos de J-Beauty y K-Beauty no son indiferentes. El primero quiere decir Japanese Beauty (belleza japonesa) y el segundo, Korean Beauty (belleza coreana), y los dos hablan de tendencias de cuidado de la piel y maquillaje que llevan años en furor y que en 2018 se mantuvieron con fuerza.

La primera en hacerse notar fue la K-Beauty, que cogió impulso a través de blogueras e influenciadoras de ese país, que dieron a conocer sus productos y sobre todo sus rutinas de belleza enfocadas en el uso de ingredientes que hidratan y protegen la piel y en la aplicación de los mismos a través de diversas capas que van penetrando y ayudándola.

A través de las redes sociales se multiplicaron las imágenes de hermosas mujeres con pieles suaves y tersas que antojaron a las occidentales de sus resultados. Así, la K-Beauty se convirtió en una tendencia que se fue popularizando y a la que se sumaron diferentes casas de belleza con su portafolio de productos, entre ellas Tony Moly que es la más popular en Colombia en ese segmento.

La cantante coreana de 31 años Son Ga-In, más conocida como Gain, es una de las principales exponentes de la tendencia y ha inspirado con su estilo a muchas seguidoras en el mundo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Gain – Carnival era © kyungin_c #가인 #브아걸

Una publicación compartida de Gain (가인) fan account (@songain.87) el


De acuerdo con cifras de la empresa Suiskin, que fueron citadas por el portal español Vanitatis, el impacto de la belleza coreana es muy notorio en mercados como el de Estados Unidos y varios países de Europa, en donde se asegura mueve anualmente más de 46 billones de euros en ventas.

El éxito de esta tendencia está en elegir los productos adecuados para cada tipo de piel, así como en la aplicación diaria, permanente y sin excusas del bloqueador solar y de mascarillas para refrescarla.

La hora de la J-Beauty

Pero ahí no paró el interés de las mujeres del mundo por la estética y la belleza oriental. El foco se puso entonces en las japonesas y sus hermosas y cuidadas pieles, producto de la máxima más importante que ellas aplican en materia de belleza y que habla de prevenir en lugar de corregir.

En síntesis, las técnicas y rutinas de belleza japonesa de cuidado de la piel están enfocadas en fórmulas complejas desarrolladas en laboratorios con alta tecnología y respaldadas por importantes marcas. Adicionalmente sus productos están claramente dirigidos a clientas mucho más enteradas y conscientes del cuidado de la piel, que las coreanas.


Las japonesas saben más y exigen productos idóneos para la piel, según dice el citado portal que asegura que las mujeres de ese país son más conscientes de las necesidades reales de su piel, pues las han aprendido desde pequeñas, como rutinas heredadas y no como modas pasajeras. Su apuesta es por productos de alta calidad que con un uso juicioso y constante les dejan los resultados que desean y que se reflejan en la belleza de sus pieles y rostros.

De acuerdo con el informe’Digital IQ Index: Beauty China’ del grupo de investigación neoyorquino L2, las ventas y la visibilidad digital de las marcas de belleza japonesa han crecido con mayor velocidad que las coreanas en los últimos tiempos.

Las diferencias

Además de las mencionadas, el empaque de los productos en las dos tendencias es radicalmente diferente. Mientras en la K-Beauty predominan los colores, las formas y las alusiones al pop, en la japonesa, se destacan por el minimalismo y la sencillez. Un factor que es importante para muchas consumidoras que se decantan por una u otra tendencia, basadas también en la cercanía que sienten con sus productos.

Eso sí, a pesar de la apariencia casi juguetona de los productos coreanos, aseguran los expertos que la cosmética de ese país está respaldada por laboratorios y es mucho más seria de lo que parece. También se señala que las coreanas pasan el doble de tiempo y gastan el doble de dinero en sus rutinas cosméticas que las japonesas.

Al final, las dos tendencias tienen fascinadas a las mujeres del mundo que se han aplicado en el uso de cremas, tratamientos y cosméticos provenientes de estos dos países.

Artículos Relacionados

  • 14 autorretratos para romper estereotipos
  • La exposición de la National Geographic que llega por primera vez a Colombia
  • Estas son las mejores fotos tomadas con iPhone en 2019
  • Galería: Vea las fotos finalistas del Sony World Photography Awards 2019

Send this to a friend