Así debe cuidarse durante y después de las vacaciones

Mantener la figura y la salud en las vacaciones no es imposible, pero requiere de especial atención. Y en todo caso hay soluciones para recuperarse de los excesos. Repase aquí consejos útiles y fáciles.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 436 de julio de 2006

El sol es el símbolo de las vacaciones, el gran bronceador universal. En cierta medida la piel, incluidas sus zonas más ocultas, necesita la luz, el calor y la energía solar. La excesiva exposición es lo que perjudica, no el sol como tal. Su luz posee rayos ultravioleta A (UVA), ultravioleta B y ultravioleta C. El exceso de rayos UVA se relaciona con el envejecimiento y las arrugas de la piel y con el cáncer.

La excesiva exposición a los rayos ultravioleta B quema la piel. La mayoría de los rayos ultravioleta C son absorbidos por la capa de ozono de la atmósfera “pero el desgaste de ésta permite que pasen directamente a la Tierra”, afirma Claudia Camacho, directora del Instituto Piel.

A esto se suma el uso de productos no aptos para la piel y la falta de protección solar, el maltrato del cabello por efectos de las sales marinas, el viento y los purificadores de las piscinas y el descuido en la dieta alimentaria.

Pero con las debidas previsiones, las vacaciones son el mejor momento para recomponer energías y pasar tiempo con la familia, dicen los expertos. Inclusive mencionan otros beneficios: por ejemplo la luz que se recibe en esos días es tan importante para la piel como para todo el organismo y el espíritu. Las personas se deprimen ante un día nublado y se animan cuando hay más luz, y la vida es más alegre y las preocupaciones quedan atrás.

A tono con la piel 
Uno de los primeros efectos de exponerse al sol sin protección y por periodos muy largos es el foto envejecimiento. “Las células empiezan a deteriorarse y se vuelven más lentas para realizar la regeneración celular”, explica Claudia Camacho. El proceso normal de cambio se realiza aproximadamente en 28 días, pero sin cuidados la transformación se retarda y se desencadena el envejecimiento prematuro.

La primera evidencia es la resequedad de las áreas periorbital (alrededor de los ojos) y peribucal (el contorno de la boca), donde las líneas de expresión se hacen evidentes, la piel es mucho más delgada y la cantidad de grasa bajo la dermis es mínima y sensible. “Así como una hoja al doblarse se quiebra, así pasa con la piel. El rostro se ve ajado como un papel de seda que se arruga y luego se plancha”, explica la especialista.

En el desarrollo de este mal influye la condición genética. “Si quiere saber cuál será el futuro de su piel, proyéctese en su abuela, madre, tía o hermana mayor, y eso le dará más o menos una ruta de lo que pasará. Sin embargo la evolución de cada ser es distinta y los cuidados no están de más”.

“El sol en las zonas de tierra fría es mucho más fuerte, y las luces halógenas y que dan la sensación de luz día, también queman la piel”. La especialista aconseja las pantallas solares, que cubren totalmente la piel contra los rayos UVA, mientras que los bloqueadores dan protección hasta cierto límite. Así la persona se cuide, de vacaciones llegará deshidratada. Para desintoxicar el rostro debe seguir estos pasos:

1. Hacerse una oxigenación con vapores naturales por un largo período, que extraiga las células muertas por la exposición constante al aire libre. “Así, con una limpieza profunda, la piel se abre como una mariposa”, dice Claudia Camacho.

2. Aplicarse una serie de hidrataciones para mantener la piel en buen término. La duración depende de cada paciente y su reacción. En las descamaciones se debe hidratar la piel varias veces en el día y evitar que se extiendan por más zonas y dejen manchas. Ante quemaduras producidas por los excesos de sol, conviene una exfoliación rápida y pareja para que no quede de varios colores.

Esta protección debe procurarse en la cara y el cuello teniendo en cuenta que los productos se ajusten a la edad y sirvan para reducir los signos de arrugas y regenerar la epidermis. Y sin importar que se esté en tierra fría, deben utilizarse gafas o sombrero cuando el sol esté en todo su esplendor.

Las manchas también surgen como producto de la depilación que se practican las mujeres antes de irse a vacaciones y exponerse al sol. “La piel en ese momento está agredida, así no se note, y mucho más sensible. Por eso es más oscura en la zona del bikini, el bigote y las axilas”.

El láser está contraindicado en vacaciones y al regreso de ellas porque la piel tiene un proceso de recuperación demorado. Debe aplicarse con quince días de anticipación, pues el rayo no quema de una vez el vello sino que debilita el folículo piloso para que poco a poco caiga el pelo, lo cual ocurre entre los días 10 y 12. En ese momento se debe exfoliar la piel para que los vellos caigan. Cuando se hace el procedimiento con láser no puedo emplearse otro sistema de depilación.

Para conservar el color perfecto en la cara y el cuello se recomiendan las pantallas solares. En las primeras semanas debe hidratarse tanto en la mañana como en la noche: en el día con cremas hidratantes, y en la noche con aceite de almendras.

Las cámaras solares son para el resto del cuerpo, y hay que cubrirse el rostro con una toalla húmeda. Los autobronceadores son otra alternativa. Antes de aplicarlos hay que exfoliar la cara para tener un color más parejo.

Energía para el cabello

El sol provee de vitamina D a todo el organismo, especialmente al cuero cabelludo. Este proceso de nutrición capilar se debe reforzar con mascarillas y champú es que lo protejan mientras se expone al sol, y de la sal del mar y la piscina que lo maltratan.

Al regreso de vacaciones debe estimularse la producción de los aceites naturales y masajear el cuero cabelludo para que haya una circulación efectiva. El objetivo es fortalecer el folículo piloso y reestructurar las fibras capilares con un complejo vitamínico recomendado por un especialista.

Se aconseja lavar el cabello cada tercer día para recuperar la naturalidad. Tanto el champú como el bálsamo deben tener microcomponentes que revitalicen, humecten y recuperen el brillo del cabello.

Otro método es el láser capilar. Es un cepillo que se pasa constantemente en la mañana y en la noche y remueve la dihidrotestosterona que se acumula en el cuero cabelludo y fortalece la raíz del cabello y evita su caída.

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend