El mensaje secreto detrás de la Helvética y Times New Roman

El Departamento de Inteligencia Artificial de la Universidad de Cornell en Estados Unidos halló un método para incluir mensajes encriptados en cualquier texto escrito con estas fuentes.

Mencionar las palabras “mensaje oculto” o “información encriptada” nos lleva a pensar en películas de espías, mensajes que dejaron los Nazis en sus documentos, los archivos ultra secretos de la CIA, o incluso en los símbolos de los masones que están a la vista en edificios, monumentos y calles del mundo entero.

Ahora estos mensajes están presentes casi en todo lo que vemos. Desde una fotografía digital con marca de agua, un código QR con un link de descarga, y hasta los hologramas de autenticidad de las boletas hasta las cintas de los billetes que solo se pueden ver con luz infrarroja, que, aunque no pueden leerse a simple vista, sí son una especie de mensaje secreto. Sólo se necesita la maquinaria correcta para hacerlo.

Ahora, los ingenieros Chang Xiao, Chen Zhang y Changxi Zheng, de la Universidad de Cornell, desarrollaron un software llamado ‘Fontcode’, capaz de insertar mensajes realmente secretos en textos escritos con las fuentes Helvética y Times New Roman.

El objetivo principal de los ingenieros fue crear un mensaje secreto que sea mínimamente invasivo y que se pueda leer en su totalidad tanto en forma digital como física, es decir, que lo puedan leer tanto las personas como las máquinas. Para ello, hicieron un experimento con las fuentes mencionadas anteriormente en el que variaban ligeramente el grosor de las letras para que el ojo humano no lo pueda detectar.

Una vez modificadas las fuentes, los investigadores crearon una red neuronal de aprendizaje profundo (Deep Learning), como la que usa Google, para identificar las variaciones correctamente.

Luego los investigadores insertaron un mensaje secreto en un libro de El señor de los anillos y el software pasó página por página buscando el mensaje, hasta encontró el mensaje: “Hola mundo”.

“Este avance de la tecnología abre la puerta a procesos infinitos en el que una agencia secreta puede identificar si los documentos han sido alterados, hasta el mensaje de un publicista que no quiere arruinar la estética del producto, como sucede con los códigos QR”, contó Chang Xiao, en la investigación.

En otras palabras, estos genios de la informática crearon una aplicación que permite que cualquier texto se convierta en un contenedor de metadatos, es decir más datos de los que se pueden percibir a simple vista; en un código óptico discreto; en un encriptador de mensajes e incluso en un mecanismo de autenticación de documentos.

Lo mejor de todo es que el mensaje sigue funcionando sin importar si está en digital o impreso por lo que aumenta las posibilidades de su uso. Por el momento, los ingenieros están probando la aplicación con estas fuentes, pero prometen que lo pueden poner en práctica con todas e incluso con objetos físicos y 3D.

Artículos Relacionados

  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana
  • Música para después de una tormenta con Ariana Grande
  • Dirty Proyectors, un viaje de melodías folclóricas

Send this to a friend