7 alimentos para mejorar su salud

Los alimentos pueden ayudar a combatir el estrés, la tristeza y el cansancio e inclusive intensificar el amor. Para cada caso existe un alimento especial, dice la ciencia.

Publicado originalmente en Revista Diners No. 310, enero de 1996

Consumir los alimentos adecuados puede ayudarle a sentirse mejor. Cientos de estudios realizados durante los dos pasados decenios confirmaron que existe una estrecha relación entre ciertos alimentos y la habilidad de sentirse calmado, alerta e inclusive activo.

Uno de los estudios adelantado por Judith Wurtman, investigadora del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, prueba que ciertas comidas influencian los químicos cerebrales que tienen que ver con la energía mental y el comportamiento.

El descubrimiento fue confirmado por algunas mujeres que se prestaron para ser examinadas con una prueba de barras capaz de medir el ánimo. A una de ellas, de 27 años, graduada en derecho en la Universidad de Boston, le recomendaron comer atún, y el resultado de su examen fue considerablemente positivo.

Así como el atún, existen muchas comidas que conducen a buenos estados de ánimo y pueden estar guardadas en su propia despensa. Todo depende de usted mismo y de su capacidad para cambiar sus hábitos alimentarios.

Vea los consejos de Luana Hervier, la Health Coach experta en alimentación y deporte

Pan Integral: Alegría y paz

Si puede imaginarse una multitud de políticos empujándose unos a otros y luchando por ser escuchados en el Congreso, usted ya tiene una idea de lo que sucede en su cabeza cuando come.

La mayoría de los alimentos contiene uno o más de los 30 aminoácidos existentes y compiten unos con otros para obtener privilegio de enviar sus mensajes al cerebro. Tal como en el Congreso, su cabeza tiene la facultad de activar los mensajes de los aminoácidos y es ella la que decide cuáles hablarán primero.

Y un par de tajadas de pan integral le otorgan al aminoácido triptofán la ventaja de ser el primero en hacerse escuchar, porque el cerebro le ayuda a elevar el contenido de serotonina, químico “especialista” en el buen ánimo, sobre el que también actúa el Prozac, una de las más famosas drogas antidepresivas. La acción del triptofán relaja y alegra.

Vea también: Dietas y nutrición: Comer para ser

Chocolate: Amor y más amor

Muchas mujeres recurren al chocolate cuando las atacan los síntomas premenstruales o se aburren o padecen estrés. Y no es que se trate de una ansiedad femenina: en realidad el chocolate es una medicina muy buena para el ánimo.

Según Debra Waterhouse, experta nutricionista californiana y autora del libro Por qué las mujeres necesitan del chocolate, la golosina tiene la particularidad de elevar los niveles de feniletamina, químico cerebral que se produce durante la euforia del romance y el amor. Actúa también sobre la serotonina, químico reconfortante, y le agrega además un empujón de cafeína al ánimo.

Pavo: Tranquilidad

Esta proteína baja en grasas es rica en un tipo de aminoácido llamado tirosina, que eleva los contenidos cerebrales de dopamina y norepinefrina, lo que ayuda a mejorar la atención, la motivación y el tiempo de reacción. Las investigaciones han demostrado que la tirosina incrementa la energía y ayuda a que el cuerpo funcione mejor bajo los efectos del estrés.

Afortunadamente no es necesario comerse un pavo entero para disfrutar de sus beneficios: un sándwich suele ser suficiente, o en su defecto un buen consomé de menudencias puede ser igualmente reconfortante. El pollo o el atún son excelentes alternativas.

Carne: Energía

A pesar de que muchos andan en la onda del vegetarianismo, suprimir por completo la carne puede ser más perjudicial que benéfico. Las dietas bajas en colesterol se han puesto de moda y, con ellas, las mujeres que empiezan a sufrir las consecuencias de las deficiencias en hierro, lo que produce cansancio, tristeza y depresión.

El cuerpo necesita la cantidad adecuada de hierro para mantener las células bien alimentadas de oxígeno y energía. Y la verdad es que quienes más se arriesgan al despreciar los beneficios de la carne son las mujeres que hacen ejercicio frecuentemente, las que estuvieron embarazadas en los dos últimos años y quienes consumen menos de 2,500 calorías diarias.

Gracias a un estudio reciente realizado con 18 estudiantes de 19 a 24 años, el profesor de nutrición Jan Shane descubrió en la Universidad de Illinois que con sólo tres onzas de carne al día se incrementa la absorción de hierro hasta en un 200 por ciento y por ende se obtiene un torrente sanguíneo más rico en oxígeno. Shane dice que se debe mejorar la reputación de la carne porque es la más rica fuente de hierro y sólo se necesita ingerir una pequeña cantidad para obtenerlo.

Agua: Dinamismo

No tomar suficiente agua diariamente puede ocasionar cansancio y letargo. La deshidratación leve es un problema común, y frecuentemente cusa fatiga. Según Elizabeth Somer, nutricionista y autora de varios libros: “Cuando el cuerpo pierde agua, disminuye la cantidad de sangre que fluye entre los órganos, y el cerebro se torna lento y perezoso”.

No es necesariamente la sed la que determina cuánta agua necesita el organismo. Elizabeth Somer dice que la mayoría de los adultos debe tomar más de seis vasos de agua, que no son sustituibles por bebidas ligeras porque estas actúan a veces como diuréticos.

Banano: Inmunidad

El estrés y las deficiencias de magnesio en el organismo van tomados de la mano hasta el punto de que hoy los especialistas recomiendan el banano a quienes llevan vidas de mucho ajetreo.

Y si usted es una de esas personas a las que no les cabe ni una cita más en su agenda, el problema es peor, porque las hormonas del estrés recorren todo el cuerpo y acaban con el magnesio de las células, lo que hace perder resistencia contra los virus.

Investigadores de la Universidad de Southampton, Inglaterra, estudiaron el efecto del magnesio en 32 hombres y mujeres entre los 18 y 72 años, que sufrían de fatiga crónica. Un grupo recibió placebo mientras que al otro le suministraron un gramo semanal de magnesio (el equivalente a seis bananos diarios).

Luego de seis semanas, el grupo que había estado tomando magnesio reportó un incremento notable de energía. Otros estudios demostraron también que el magnesio disminuye la ansiedad y mejora la calidad del sueño. Y si no le gusta la idea de comerse dos bananos diarios, sustitúyalos por verduras de hojas verdes, germen de trigo, nueves o fríjoles.

Ají: Buen humor

Si usted es uno de esos adicto al chile y a las comidas picantes, puede ser debido más que al sabor. El capsaicina, ingrediente natural que le da al chile su sabor, quema los nervios de la boca, y en respuesta el cerebro segrega endorfinas, calmantes naturales del dolor que producen buen humor temporalmente.

Según Paul Rozin, profesor de psicología de la Universidad de Pennsylvania que estudia las reacciones frente a la comida, cuanto más ají se coma, más fuerte será el efecto.

Su farmacia Alimentaria:

Para combatir el estrés: una taza de caldo de menudencias de pavo.

Para evitar el cansancio: un vaso de jugo de toronja.

Contra el mal genio: una ensalada de frutas con mucha naranja.

Contra la tristeza: un pedazo de pan integral.

Para combatir el dolor de cabeza: una taza de capuchino.

Para no sufrir de pánico: una manotada de nueces brasileras.

Para curar la sensación de vacío: un sándwich de ensalada de atún.

Para dormir bien o sentirse alegre: un tazón de cereal con banano picado.

Para evitar un resfriado: ensalada de espinacas.

Para sentirse mejor: una trufa.

Artículos Relacionados

  • Playlist: 4 canciones para recordar a Ella Fitzgerald
  • Galería: Estas son las obras de arte más caras del mundo
  • Robert Pattinson, Jennifer Garner y Jake Gyllenhaal en lo último del cine
  • Playlist: ¡por fin es viernes!