Licorice Pizza: la joya cinematográfica de Paul Thomas Anderson

El director estadounidense lleva al espectador a la California de los años 70 en Licorice Pizza, una de las grandes promesas de los Premios Óscar 2022.
 
Licorice Pizza: la joya cinematográfica de Paul Thomas Anderson
/
POR: 
Óscar Mena

El Valle de San Fernando, un suburbio de Los Ángeles a pocos minutos de Hollywood, resultó ser el mejor lugar para que Paul Thomas Anderson regresara en el tiempo y nos trajera Licorice Pizza, una historia de los años 70 en donde el amor entre un adolescente y una joven está adornado de la simplicidad de la época.

Gary Valentine, interpretado por Cooper Hoffman -el hijo del mítico actor Philip Seymour Hoffman- es el protagonista que lo hará sentarse al borde de la silla en la sala de cine. Tiene 15 años, es un prometedor actor de su escuela y vive con un optimismo desbordante de la vida.

Justamente el director de 51 años, aprovecha este valor para mostrar el  brillo nostálgico de los recuerdos, pero también a los errores recurrentes de la adolescencia por el exceso de confianza e ingenuidad.

Licorice Pizza, una oda al crecer

La película empieza en un día de ensueño en la escuela de Valentine, en donde no puede evitar fijarse en Alana, interpretada por la rockera Alana Mychal Haim, una asistente de fotografía que está de visita para hacer el anuario escolar. Ella no tiene ni idea, pero Gary quedó flechado. Eso que llaman “amor a primera vista”. 

A partir de este sentimiento tan poderoso, Anderson juega con los espectadores a través de aventuras adolescentes que mueven las más profundas fibras del corazón. A la vez, muestra la transición a la realidad del hombre adulto, quien debe trabajar para sobrevivir. En ese camino Gary conoce amigos y enemigos tan peculiares como Lucille Ball (Christine Ebersole) y Lance Brennigan (Skyler Gisondo).

Alana, la joya de la corona

Alana Haim y Cooper Hoffman, Licorice Pizza
Alana Haim y Cooper Hoffman.

En este ajetreo de la vida adolescente de Gary, llega Alana como una mujer empoderada que acepta salir con él sin dar mucha explicación. Con su pelo suelto, minifalda y mirada descomplicada, eclipsa la cámara de Anderson, quien le da un plano general para que el espectador admire su belleza natural.

Alana Haim le presta a su personaje un 99.9 % de su personalidad, resultando en una rockera que debuta en el cine, pero que actúa como si tuviera varios años de experiencia frente a las cámaras. De ahí que la estadounidense de 30 años, resulta ser el complemento perfecto de Hoffman.

Es por eso que Anderson se divierte con el espectador al mostrar a esta pareja -con más o menos 10 años de diferencia entre los dos-. Por un lado, la sabiduría y belleza de Alana. Y por otro lado, la torpeza y excesiva confianza de Gary.

Un pasado que explica el presente

Alana Haim y Sean Penn
Alana Haim y Sean Penn.

Anderson hace uso del contexto de los años 70, como por ejemplo, mostrar el contrapeso de la juventud ante la crisis petrolera con negocios disparatados como vender camas de agua o juntarse con los empresarios emergentes de la industria cinematográfica de Hollywood.

Es aquí donde entra un pletórico Jack Holden, interpretado por Sean Penn y Rex Blau (Tom Waits), estrellas fugaces de Licorice Pizza. Luego está la aparición del productor Jon Peters (Bradley Cooper), quien le pide una cama de agua a Gary para su flamante novia la actriz, cantante y productora: Barbra Streisand.

Esta última parte, sin duda, permite a Gary conectar con Alana, quien se ofrece para ayudarle con el negocio y convertirse en su brújula del camino. La pareja, finalmente, es dueña de su destino y sus decisiones, que si criticaron a Alana por estar con este adolescente, que si elogiaron a Gary por conquistar a una mujer como Alana, no importa, Anderson muestra un amor compuesto de contradicciones en una actualidad donde todo el mundo busca la perfección.

¿Qué dice la crítica sobre Licorice Pizza?

Bradley Cooper, Cooper Hoffman, Alana Haim en Licorice Pizza.
Bradley Cooper, Cooper Hoffman, Alana Haim en Licorice Pizza.

“Alana es una adulta en una película de adolescentes. Tiene las manos en el volante y está concentrada. Ella está exactamente donde necesita estar, al mando y al control de la situación. Gary, va a su lado como el adolescente que es. Y sin darnos cuenta nos lleva a todos en este viaje hasta el final de la película”, comenta Manohla Dargis, crítica de cine desde 2004 para The New York Times.

Entre tanto, Pedro Bradshaw de The Guardian, dice que: “esta película hipnóticamente hermosa, divertida y romántica se mueve libremente de una escena a otra, de un personaje a otro, de un escenario a otro, con absoluta maestría. Flotas y te mueves a su alrededor como si estuvieras en una cama de agua. Pero cada línea casual, beso, viaje en automóvil, montaje y broma es una alegría”.

El crítico Mathieu Macheret, de Le Monde, argumenta que la película escapa del cliché romántico para adentrarse en la hermosa y dolorosa transición del adolescente: “Pocas veces el cine americano reciente, acosado por el espectro de su propia decadencia, ha mostrado tal capacidad para la euforia como en esta película viva y vertiginosa”.

*Estreno en salas de cine de Colombia: 17 de febrero de 2022

Licorice Pizza, cartel, oficial
Cartel oficial de Licorice Pizza, 2022.

Si le gustó este artículo también puede leer: ¡Listos los nominados a los premios Óscar 2022!

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
9 / 2022