SUSCRIBIRME

Color y concreto en las nuevas exposiciones de la galería El Museo

La galería El Museo presenta los dibujos y las esculturas de los artistas bogotanos Manuel Calderón y Sebastián Dávila, quienes exploran materiales como el concreto, la cerámica y los lápices de colores.

Foto: Foto cortesía Galería El Museo

La galería El Museo presenta los dibujos y las esculturas de los artistas bogotanos Manuel Calderón y Sebastián Dávila, quienes exploran materiales como el concreto, la cerámica y los lápices de colores.

Aunque su taller está a solo un par de paradas del metro de Madrid, Manuel Calderón (Bogotá, 1985) quedó incomunicado con su espacio de creación. Esto, y el tiempo extra que supuso la cuarentena, lo llevaron a ahondar en la pintura desde su posición de dibujante y a aprovechar la posibilidad de visitar digitalmente las colecciones de grandes museos en América y Europa.

Por su parte, en su apartamento de Bogotá, en un afán por no sentir que perdía el tiempo, Sebastián Dávila (Bogotá, 1981) dedicó una hora cada día a fotografiarse con un tiempo de exposición de 60 minutos. Entre obturación y obturación, el bogotano terminó por plantearse nuevos cuestionamientos alrededor del tiempo y lo que entendemos como pasado, presente y futuro.

En ambos casos, las condiciones fortuitas de la cuarentena se convirtieron en la génesis de sus proyectos artísticos, que exponen en la nueva sede de la galería El Museo: Cuaderno de pintura, de Manuel Calderón, y Contratiempos: método para predecir lo inevitable, de Sebastián Dávila.

Cuaderno de pintura

Manuel Calderón, licenciado en Artes Plásticas de la Universidad Nacional y magíster en Investigación, Artes y Creación de la Universidad Complutense de Madrid, define al dibujo como su eje. “Todo mi trabajo se centra en el dibujo como un medio de pensamiento, que propongo para la reflexión y el encuentro de experiencias”, le explica a Diners.

Cuaderno de pintura Manuel Calderón
Los personajes de la obra de Calderón corresponden a pinturas de artistas como Rubens y Ghirlandaio. Foto cortesía Galería El Museo.

En la obra de Calderón, el contraste entre el blanco y el negro es el protagonista, con algunas escalas de grises, hechas con tinta, serigrafía en acero, papel carbón o carboncillo. Por esta razón, su aproximación a la pintura y, sobre todo, al color, resultaba inusual. Pero, como explica él, “fue una situación obligada. El confinamiento llegó de un día para otro, así que lo único que tenía en mi casa era una caja con muchos tonos de colores que había comprado para jugar con mis hijos. Era algo trascendental para mí porque el color significaba un cambio importante”, cuenta.

Vea también: Antójese de montaditos de jamón con queso de cabra y compota de lulo

Reencuentro con el dibujo

Manuel comenzó también a reencontrarse con la pintura del Renacimiento que, para él, es una pintura muy expresable desde el lenguaje de los dibujantes. Su formación académica delimitó sus dibujos a rostros. Y la capacidad de ampliar digitalmente las obras, que en los museos se ven a una distancia prudente, propició que los retratos fueran de personajes secundarios de obras de grandes pintores como Pedro Pablo Rubens, Domenico Ghirlandaio y Alberto Durero.

Cuaderno de pintura Manuel Calderón
La idea de Manuel Calderón es completar cien dibujos, en homenaje a los cuadernos cuadriculados de cien hojas de los colegios. Foto cortesía Galería El Museo.

Desde entonces ha dibujado treinta retratos, con miradas intensas y tonos de piel hiperrealistas. Esta serie conforma Cuadernos de pintura, en la Galería El Museo, y que el artista espera ampliar hasta cien. Su proceso comienza con la intervención de una hoja en blanco, a la que le hace el troquel típico de un cuaderno escolar y en la que plasma las cuadrículas, modificadas digitalmente con un rapidógrafo. Sobre la hoja construida, el bogotano dibuja con sus lápices de colores.

Contratiempos: método para predecir lo inevitable

Cuando la sala de su casa recibía la mayor cantidad de luz natural, Sebastián Dávila armaba un pequeño set y registraba una hora de su vida. Una silla, él y la cámara esperando 60 minutos. Así, paradójicamente, la fotografía, un arte al que llegó luego de su frustración con la arquitectura, fue el principio de su proyecto escultórico Contratiempos: método para predecir lo inevitable.

“Sentía culpa por perder el tiempo en mi apartamento. Así que me pareció interesante el ejercicio porque en la fotografía, el tiempo y el espacio son inseparables. Desde ahí me quedó sonando el tema y empecé a leer mucho sobre física. Después de mil variaciones, errores y procesos surgió este nuevo trabajo”, dice Dávila en conversación con Diners.

Contratiempos Sebastián Dávila
Dávila plantea su obra a través de la escultura modular en concreto y cerámica, y la geometría del cubo. Foto cortesía Galería El Museo.

El bogotano estudió tres años de Arquitectura, en Bogotá y Barcelona, hasta que decidió explorar de lleno la fotografía, siempre con un énfasis en el espacio, la escala y la relación de ese espacio con el individuo. Luego de hacer fotografía de calle por mucho tiempo, Dávila empezó a construir espacios frente a la cámara. Así inició su relación con la escultura.

Vea también: Inti Wang, la vikinga colombiana y su historia no binaria que inspira a Balenciaga

Tiempo y entropía en Galería El Museo

En el caso de Contratiempos, que presenta en la Galería El Museo, su curiosidad por el tiempo lo llevó al concepto de entropía, en el que se basa la muestra. “La exposición materializa una serie de preguntas mías sobre la física del tiempo. Y la entropía, aunque es un concepto muy confuso, plantea que antes del desorden hay orden. Y ese es el engranaje del tiempo, en el que la única constante es el cambio”, explica Sebastián.

Para representar estos cuestionamientos, Dávila recurrió a la escultura modular en concreto y cerámica, y a la geometría del cubo. Con estas formas el artista construyó composiciones específicas con volúmenes distintos. Es la primera vez en la que el artista invita al espectador a convivir con el espacio que plantea.

Contratiempos Sebastián Dávila
El nuevo espacio de la galería El Museo está ubicado en Cll 80 n.° 11-42. Las exposiciones se pueden visitar hasta mediados de julio. Foto cortesía Galería El Museo.

“Con esto no pretendo resolver ninguna de estas preguntas tan complejas que ni siquiera la física lo ha logrado, sino materializar cosas que me parecen interesantes. Cuando las piezas fueron creciendo y tomando cuerpo decidí abordar la sensación de permanecer así la mayor cantidad de tiempo. Por eso lo titulé Contratiempos: métodos para predecir lo inevitable, que es una burla a la misma exposición y a lo absurdo de su planteamiento”, concluye el bogotano. 

Lea también: Un recorrido por la Bienal de Arte de Venecia en tres actos

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
15 / 2022

Send this to a friend