SUSCRIBIRME
INICIO//Arte//Exposiciones//Así es el Museo Itinerante de Los Montes de María: un símbolo de resiliencia

Así es el Museo Itinerante de Los Montes de María: un símbolo de resiliencia

Como una iniciativa para contar el conflicto, recordar y hacer un homenaje a las víctimas, se inauguró el Museo Itinerante de los Montes de María.

Foto: Facebook.com/pg/colectivodecomunicacionesmontesdemaria

Como una iniciativa para contar el conflicto, recordar y hacer un homenaje a las víctimas, se inauguró el Museo Itinerante de los Montes de María.

Los Montes de María, en el departamento de Bolívar, es una de las zonas que más ha sufrido con la violencia en Colombia.

A pesar de su belleza natural, esta región del país ha sido escenario de horribles masacres, conflictos entre grupos paramilitares, guerrillas, ejército y bandas delincuenciales que hicieron de esta tierra una de las más afectadas por la violencia en el país.

Pero ser una de las regiones más violentas no hizo que su gente decayera, si hay algo que los caracteriza es la resiliencia y la capacidad de sobreponerse a los embates del destino.

Muestra de esto es el Museo Itinerante de los Montes de María, una plataforma de reparación simbólica para las comunidades y víctimas afectadas por la violencia.

Vea tambien: 3 conversaciones impredecibles, por Alfredo Iriarte

El museo recibió el nombre del Mochuelo, en honor a un ave que vive en esta región, pequeña, de aspecto débil y con un canto hermoso que recuerda la forma de ser de sus personas. “Fue un conflicto impuesto, que nosotros no queríamos. A nosotros nos trajeron y nos impusieron la violencia y los muertos sin nuestro consentimiento. Entonces eso teníamos que decirlo en alguna parte. A raíz de eso, pues qué mejor que un Mochuelo que va volando y cantando por los montes toda esa información” cuenta Beatriz Ochoa, representante del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21 (CCMML21).

Desde hace 25 años este colectivo se ha encargado de desarrollar apuestas para la defensa de los derechos humanos y los últimos 11 los dedicó al trabajo con las comunidades rurales y urbanas para construir procesos pedagógicos de investigación, de participación ciudadana, escritura y producción audiovisual para crear redes de “narradores y narradoras de la memoria” como una manera de crear un homenaje para las personas que ya no están.

“Nosotros sabemos que hay mil cuatrocientos y pico de muertos de todo lo que pasó en los Montes de María. Tenemos ya unas setecientas laminitas que son las hojas de un árbol que está en la mitad del museo y que es el homenaje para los ausentes, pero a la vez es una instalación que invita a estar recogidos ahí para decirles que ellos no murieron en vano y que los seguimos recordando” dice Soraya Bayuelo, directora del CCMML21.

Vea tambien: La historia secreta de los Hooligans

Pero no se trata solo de mostrar la época de violencia y la estigmatización que ha sufrido la región. El Mochuelo también muestra la alegría y la solidaridad de su gente. Es una región que no olvida, pero que se propone curar las heridas de la guerra.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
16 / 2019

Send this to a friend