Vea las rutinas menos conocidas de los artistas

Dicen que al que madruga, Dios le ayuda. Pues puede que estos artistas creyeran en ese dicho o no, lo cierto es que sus rutinas mañaneras se salían de lo normal.

Los artistas son personas que se salen de lo normal. Por eso sus rutinas pueden ser muy diferentes a las de las personas que se dedican a otros oficios. Estas son las rutinas mañaneras de algunos pintores y artistas destacados.

Salvador Dalí

Fiel a su carácter egocéntrico, el pintor surrealista se levantaba todas las mañanas y antes de comenzar su día, acercaba una pequeña libreta y escribía: “Cada mañana al despertar, experimento un placer supremo: el de ser Salvador Dalí, y me pregunto, maravillado, qué prodigio hará hoy, este Salvador Dalí”. Nada como una pequeña dosis de humildad para arrancar el día.

Vea también: Seis artistas que destruyeron su obra

Andy Warhol

Todos los días de la semana, entre 1976 y 1987, Warhol hablaba con su amigo Pat Hackett hacia las nueve de la mañana, para discutir de lo que había pasado el día anterior.

Las llamadas podían durar hasta dos horas. Luego de eso Warhol se bañaba y desayunaba en compañía de sus dos perros y las personas que trabajaban en su casa. Luego pasaba el resto de la mañana comprando en Madison Avenue, en casas de subasta, joyerías o anticuarios. También cargaba copias de la revista Interview, que le regalaba a los dueños de los negocios que visitaba o a los fans que se acercaban a saludarlo.

Joan Miró

Joan Miró mantenía una estricta rutina a la que se apegaba por miedo a recaer en la depresión que vivió cuando tenía alrededor de 18 años.

Durante los treintas, se levantaba a las seis de la mañana, se bañana y desayunaba café y pan. Luego se sentaba frente a sus lienzos y pintaba desde las siete de la mañana hasta la tarde. Durante este tiempo hacía un pausa para salir y hacer ejercicio por una hora.

Nunca saltaba su hora de ejercicio, pues estaba convencido que era un método para ayudarle a combatir la depresión. Le gustaba saltar la cuerda y practicó gimnasia. Incluso boxeó durante su temporada en París boxeó.

Louise Bourgeois

La artista y escultora era una persona que se apegaba mucho a sus rutinas. Cada mañana tomaba una taza de té con mermelada. Su asistente la recogía en su casa hacia las diez de la mañana y la llevaba a su estudio. Su rutina era tan importante para ella que creó una pintura que se llamó ‘10 am is When You Come to Me’ (2006).

A Bourgeois le gustaba trabajar en total silencio y soledad en su estudio. Generalmente pasaba la mañana trabajando en sus proyectos, lo que requería un gran trabajo físico. En la tarde, después de almuerzo, dibujaba y descansaba un poco para poder seguir esculpiendo al día siguiente.

Georgia O’Keeffe

La pintora decía que la mañana era la mejor hora porque no habían personas cerca. Cuando se trasladó a Nuevo México, en 1949, se levantaba antes del amanecer, preparaba algo de té y se acostaba en su cama a ver el amanecer. Luego salía a dar un paseo por el desierto armada con un bastón por si se acercaba alguna serpiente cascabel.

Hacia las siete de la mañana volvía para desayunar. Algunas mañanas se quedaba en el jardín con amigos que la visitaban y otros días se la pasaba el día entero en el estudio pintando.

¿Qué rutina le gustaría imitar? Escríbanos en el recuadro de comentarios

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend