SUSCRIBIRME

‘Diciembre, otra vez’, las memorias de Santiago Cruz en ocho icónicas frases

Diners le muestra algunas de las declaraciones más importantes de Santiago Cruz sobre su libro, catalogado por Ricardo Silva, como crudo, bello, importante y rompedor.

Foto: Penguin Random House

Diners le muestra algunas de las declaraciones más importantes de Santiago Cruz sobre su libro, catalogado por Ricardo Silva, como crudo, bello, importante y rompedor.

Diciembre, otra vez es una obra maestra que parte del sencillo acto de contar la verdad. La verdad de un hombre que es músico, empresario, amigo, hijo, padre y que no teme exponer su intimidad, porque tiene la certeza de que aún hay toda una vida por vivir.

Bien lo dice Ricardo Silva Romero en el prólogo del libro, el cual lleva por título 3, 2, 1, 0, al igual que la más reciente canción de Santiago Cruz en su álbum Dale (2021): “Este libro va de género en género. De la novela de iniciación, a la picaresca del mundo del espectáculo, del testimonio que ata los cabos a la declaración de principios, del ensayo sobre las muletas del arte al documental y del humor al humor negro”.

Y es que Cruz no se concentra en seguir una típica línea de tiempo que sigue su infancia en Ibagué, sino que propone al lector una parábola donde seguro va sentirse identificado, porque no se trata de un relato sobre la vida de otro colombiano más, sino de una ruta en la que una persona de carne y hueso exhuma sus penas y mira hacia adelante con la liviandad de una pluma.

Diciembre otra vez, libro, Santiago Cruz
Ilustración de cubierta Jorge Iglesias, basada en una fotografía de Juan Manuel Vargas.

Tan solo bastan unas horas para devorarse los once capítulos que componen Diciembre, otra vez, un libro de 231 páginas publicado por el grupo editorial Penguin Random House. Y como abrebocas lo dejamos con las reflexiones que Santiago Cruz dijo sobre su libro, cuando lo presentó en el Hotel 100 Luxury Suites.

1. Se puede salir de cualquier problema

“A esa persona a la que la mamá, la novia y todo el mundo le dijo que no era capaz de cambiar, le digo que en Diciembre, otra vez va a encontrar que sí se puede, porque no podemos estar presos a esa idea que tiene el otro, ni mucho menos a la de uno mismo porque armamos cárceles de las que es muy difícil salir”.

Vea tambien: La historia del hombre que vendió su piel

2. Ser artista en Colombia

“Este puede ser un libro aparte. Pero tengo una historia sobre mi amigo Morris, al que por cantar le pagan medio pollo asado, era una de las tarifas de esa época. Entonces estamos en un país donde la cultura no está en el top 10 de prioridades, por lo que pienso que ser artista en Colombia es un acto de rebeldía, incluso de heroísmo, en muchos casos, y de resistencia. Creo que nos pasa lo mismo que a los medallistas olímpicos”.

3. Terquedad vs. constancia

“La diferencia entre terquedad y constancia está en el resultado. Si las cosas le salen bien, es por constante y si le salen mal es por terco. Es la única diferencia entre esas dos palabras. Y yo soy constante porque me ha salido bien y es en gran parte por el valor de mi carrera. De hecho, tengo tres palabras tatuadas en mi hombro izquierdo que dicen: ‘constancia, equilibrio y coherencia’, procuro que sean mi mapa de navegación”.

4. A veces no se alcanzan los resultados

“Hay ocasiones que, por más constancia, no se logra lo que se esperaba, pero por lo menos queda el recuerdo de que se intentó. De hecho, hay un principio geométrico que es la asíntota, que dice que hay dos líneas que van bien cerca pero nunca se cruzan y muchas veces en la vida nos pasa eso. Es una reflexión muy linda que espero que mis hijos entiendan en algún momento». 

5. Mi hija Violeta

“La idea de un hijo también fue un gran salvavidas para mí y lo cuento en Diciembre, otra vez. Si ya estaba cansado de pedirle perdón a la gente cercana en mi vida, no me imaginaba lo que hubiese sido mi vida si yo siguiera mal. ¿Qué pasaría si mis hijos fueran las víctimas de mis errores? Esa idea, en aquel momento muy lejana, me ayudó mucho a salir de donde estaba”.

6. Amigos y familia

“Ellos se convierten en la roca de la que me agarro cuando siento caer. Así fue con Fanny Mikey, Marina Zuluaga (mánager), Nacho Mañó (productor español), María Paz (esposa) y hasta una exnovia que me enseñó que podía querer bonito a alguien. Así logré escalar hasta donde estoy. Ahora solo me queda la duda de si lo que les he dado ha sido suficiente”.

Vea tambien: Seis monstruos aterradores de la literatura

7. Sin talento para hacer amigos

“Tengo una percepción diferente de la amistad, porque siento que se transforma y uno lo debe aceptar. Eso que alguna vez no unía con alguien ya no nos une y eso también está bien. Ahora, debo decir que no tengo talento para hacer amigos, por eso le agradezco a quienes han estado conmigo para ofrecerme su amistad”. 

8. Consejo de vida

“Que trabaje más por el amor propio, que trabaje la autoestima y el merecimiento. Esos son temas en los que todos tenemos que trabajar, que a partir de esa relación con uno mismo se puede plantear una relación fluida con el entorno. Llámese familia, pareja o planeta”, concluye Santiago Cruz.

Óscar Mena es periodista de la Revista Diners. Estudió Comunicación Social & Periodismo en la Universidad Externado de Colombia antes de convertirse en Barista de la Escuela de Gastronomía Gato Dumas. A Óscar le apasiona cómo la tecnología, el estilo de vida y la gastronomía pueden contribuir al mejoramiento de la sociedad.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
13 / 2021

ARTICULOS RELACIONADOS

octubre 21, 2021 VER MÁS
Send this to a friend