Arte y libros

Dolor y esperanza, la dualidad del artista Oswaldo Guayasamín en Medellín

Corría el año 1942 y un Oswaldo Guayasamín de 23 años celebraba su primera exposición en su Quito natal. Al lugar llegó el político Nelson Rockefeller –que luego se convertiría en el vicepresidente de Estados Unidos. Maravillado por el talento del joven artista, Rockefeller compró varias de las obras y sería él quien años después le abriría las puertas del mercado estadounidense al maestro Guayasamín.

El arte llevaría luego a Oswaldo Guayasamín a materializar su obra por múltiples medios como la pintura, los murales, la escultura, el dibujo, la obra gráfica, la joyería y las concepciones arquitectónicas, hasta consagrarse como el artista más relevante del siglo XX en Ecuador y uno de los más representativos de Latinoamérica.

Su expresionismo asombró a espectadores de distintos continentes con obras que durante seis décadas evidenciaron su notable conciencia social. Esto le da sentido al nombre de la exposición Dolor y esperanza, una muestra de aquella dualidad del artista, que organiza la Galería Duque Arango, en Medellín.


La Galería Duque Arango fue fundada en 1980. Foto cortesía.

Por medio de 37 obras, provenientes de colecciones privadas, la galería invita a los entusiastas del arte a un viaje por el desarrollo artístico de Guayasamín. Pinturas de la década del 40 hasta piezas de 1990 componen esta exposición gratuita que estará disponible hasta el sábado 19 de julio y que fue curada por el crítico Miguel González.

Diners conversó con Miguel Duque, director de adquisiciones de la Galería Duque Arango, sobre el legado del artista ecuatoriano y la exposición en Colombia.

¿Por qué el maestro Guayasamín es considerado uno de los artistas más influyentes del arte latinoamericano en el siglo XX?

El maestro, que murió en 1999, es considerado por algunos críticos de arte incluso como el artista latinoamericano más importante y relevante del siglo XX. Esa afirmación puede llegar a ser debatible, pero lo que no es debatible es que es el artista más importante en la historia del arte de Ecuador.

Dejó su huella en el arte latinoamericano y jamás será olvidado. En 100, 200 o 300 años, cuando alguna persona esté estudiando la historia del arte de la región va a encontrarse con Oswaldo Guayasamín.


Madre e hijo, 1985. Imagen cortesía Galería Duque Arango.

Vea también: La historia detrás de ‘Catástrofe’, exposición del artista Dor Guez en el MAMBO

¿Qué periodo de la obra del artista ecuatoriano pueden encontrar los visitantes de la Galería?

Tenemos obras de diferentes épocas. La más antigua es de 1940, que Oswaldo pintó a los 21 años. En esa misma década Guayasamín residió en México unos meses y fue estudiante del gran muralista José Clemente Orozco Flores, así que en aquellas primeras obras se ve la influencia de los muralistas mexicanos en su obra.

También tenemos obras de sus otras seis décadas. En las de los 50 y 60, por ejemplo, se ve un estilo más propio, por el que es recordado ahora y lo será por siempre. Además, la exposición cuenta con obras de las tres series pictóricas más importantes del maestro: El camino del llanto, La edad de la ira y La edad de la ternura.

Hay posiciones encontradas sobre si el arte debería tratar temas sociales o políticos. Guayasamín se destacó por involucrar estas temáticas. ¿Se ve reflejado esto en la exposición?

El maestro nació en una familia indígena en Quito -su padre era de origen kichwa-. Desde joven evidenció diferentes contrastes sociales en Ecuador y es un tema recurrente en su obra. Fue un crítico.

Durante la década de los 40 hizo un viaje por toda latinoamérica, desde México hasta Chile. Su misión era visitar distintas comunidades indígenas. De allí que conociera el contraste social de la región y las dificultades de los indígenas en las sociedades latinoamericanas.


La exposición estará abierta hasta el sábado 19 de julio. Foto cortesía Galería Duque Arango.

Guayasamín fue un exponente del expresionismo y de allí la influencia de Picasso…

Sí, Picasso fue una gran influencia en la obra de Guayasamín. Incluso hay obras en la exposición, algunas de las tempranas, en donde se puede notar esa la influencia de Pablo Picasso. Se encuentran contrastes y similitudes.

¿De dónde vienen las obras?

Inicialmente para la exhibición nos íbamos a apoyar en la Fundación Guayasamín, en Quito. Dichas obras pertenecen 50 % a la fundación y 50 % al estado ecuatoriano, por lo que nos encontramos con inconvenientes para sacarlas del país.

De esta manera, nos contactamos con coleccionistas de España, Panamá, México, Estados Unidos y distintas ciudades de Colombia para realizar la muestra. Al proceder de colecciones privadas, hay muchas de las pinturas que no han sido expuestas en al menos tres décadas. Diez de ellas estaban a la venta, sólo quedan cuatro.


Flores, 1975. Imagen cortesía Galería Duque Arango.

Vea también: “La buena comida tiene que ser asequible para todos”: Sebastián Vargas, chef colombiano ganador de estrella Michelin

¿Cómo describiría el legado de Guayasamín en el arte latinoamericano?

Guayasamín fue un hombre muy generoso, donó todo su patrimonio al estado ecuatoriano. Cuando digo patrimonio me refiero a toda su colección de arte, no solo a sus obras propias.

Gracias a esa donación, que fueron más de 4.000 obras, el Ecuador pudo hacer cuatro museos diferentes. Uno precolombino, otro colonial, el Museo de arte moderno y la Capilla del Hombre, que es donde se encuentra la obra de la Fundación Guayasamín.

Cuatro museos que son para el pueblo, para todos los latinoamericanos y personas del mundo que aprecian el arte. Ese fue el legado del maestro.

En la Galería han dispuesto también un recorrido virtual…

Todas la industrias hemos tenido que estar más a la vanguardia de la tecnología. La idea del recorrido virtual en tercera dimensión surgió en medio de la pandemia pero es una herramienta que pensamos seguir utilizando porque hay grandes apreciadores del arte que no pueden visitar la muestra presencialmente en Medellín.


Foto cortesía Galería Duque Arango.

Con esta tecnología cualquier persona puede realizar el recorrido en alta definición, desde su celular o computador. Pero si cuenta con gafas de realidad virtual cualquiera puede usarlas y vivir la experiencia como si estuviera presencialmente en la galería y caminar por ella.

Dónde: Galería Duque Arango, Carrera 37 No 10a – 34 Medellín, Antioquia.
Cuándo: hasta el sábado 19 de julio de 2021.
Hora: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 6:00 p.m. y sábado de 9:00 a.m. a 12:00 m.
Reservas: 352 40 65. Puede ir con cita previa o acercarse directamente al lugar.

Lea también: Diálogos entre el arte y la ciencia con pinturas rupestres de la Orinoquía

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.
Adrian Osorio

Entradas recientes

Conozca cinco apps para aprender a tocar instrumentos musicales

Diners eligió las aplicaciones más completas del mercado para aprender guitarra, piano, batería e incluso…

8 mins hace

Guía para comenzar el día con actitud positiva

Una guía práctica, con consejos de expertos en cada campo, para resolver las tareas más…

5 horas hace

Música para todos: de Bad Bunny a Florence & The Machine

Nuestra columnista Laura Galindo recomienda lo nuevo de la banda británica Florence & The Machine,…

8 horas hace

Recomendados literarios: dos voces femeninas y un clásico para releer

La escritora y artista mexicana Verónica Gerber Bicecci y la ghanesa criada en Estados Unidos,…

1 día hace

Dos recetas para preparar el Día del Padre

Le damos dos ideas de platos que puede preparar para celebrar el Día del Padre.…

2 días hace

Cinco datos curiosos de ‘Volver al futuro’ a propósito de Comic-Con

¿Sabía que al principio la máquina del tiempo de estas películas iba ser una nevera…

3 días hace