SUSCRIBIRME

Las tumbas de Puerto Berrío llegan a la Tate Modern de Londres

Réquiem NN, la desgarradora obra del colombiano Juan Manuel Echavarría, fue adquirida por la Tate Modern y permanecerá exhibida hasta diciembre de 2021.

Foto: Foto cortesía Tate Modern

Réquiem NN, la desgarradora obra del colombiano Juan Manuel Echavarría, fue adquirida por la Tate Modern y permanecerá exhibida hasta diciembre de 2021.

El cementerio de Puerto Berrío es testigo de un ritual extraordinario, un gran ejemplo de resistencia colectiva que logra transformar una historia de dolor y pérdida en un mensaje de esperanza y unión. Un mensaje que ahora hace eco en uno de los museos más importantes de arte moderno en Inglaterra, la Tate Modern.

Hasta allí llegó Réquiem NN (2006-2013), la obra de Juan Manuel Echavarría en colaboración con Fernando Grisalez, una instalación de 65 fotografías lenticulares que lleva plasmados los nombres de 295 personas. Todos fueron arrojadas al río Magdalena y sus cuerpos fueron luego sepultados por los habitantes de Puerto Berrío entre 1965 y 2008.

Dos años de visitas y correspondencia fueron necesarios para posibilitar la exhibición de esta instalación.

“La obra fue adquirida en la galería Sextante –que representa al artista desde hace varios años– mediante un proceso de diálogo entre los curadores del museo, los artistas y la galería. Profundizamos en todos los aspectos de la obra, desde el concepto, el proceso, la relación con el lugar de origen y con su gente, las distintas exposiciones en las que ha participado, la experiencia con el público, las características técnicas de la obra y el montaje sugerido por los artistas”, aseguró la galería en un comunicado oficial.

La instalación muestra los nombres de 295 personas / Foto cortesía Juan Manuel Echavarría

Un largo viaje hasta la Tate Modern de Londres

Durante un año, hasta diciembre de 2021, estas tumbas milagrosas de Puerto Berrío tendrán sede en la capital británica y se podrán ver de manera gratuita. La instalación es un préstamo a largo plazo de la Tate Americas Foundation. Una organización benéfica independiente que apoya, desde América, el trabajo de la Tate en Reino Unido, por medio del Comité de Adquisiciones de América Latina 2020.

Réquiem NN (2006-2013) está alojada en la colección titulada Artistas & Sociedad, que explora las formas como los artistas se involucran con los ideales sociales y la realidad histórica. La obra está específicamente en el salón diez de dicha colección, que lleva por nombre “Ciudadanos”. Echavarría comparte salón con otros artistas que rinden homenaje a los activistas por la ciudadanía y los derechos humanos, como el estadounidense Fred Wilson y la turca Gülsün Karamustafa.

Michael Wellen, curador de arte internacional de la Tate, le contó a Diners que el museo “muestra su colección en torno a grandes temas, con obras cambiando con regularidad cada año. Cada intercambio resalta nuevos aspectos de la temática. Réquiem NN fue incluida en la colección en curso. Me entusiasma que, cuando el museo vuelva a abrir sus puertas este año, el público podrá pasar tiempo con este poderoso trabajo visual y emocional”.

Réquiem NN

A orillas del río Magdalena se encuentra Puerto Berrío, un pequeño municipio del departamento de Antioquia. A finales de los años setenta, cuando los paramilitares tomaron la región del Magdalena Medio para combatir contra los grupos guerrilleros, esta población quedó en el centro del conflicto armado.

Vea tambien: Tres libros recomendados por nuestra columnista Isabel Calderón

Cadáveres sin identificación empezaron a flotar por el cauce del río, destinados a una fosa común. Sin embargo, los habitantes de Puerto Berrío decidieron cambiar el destino de estos cuerpos sin vida al adoptarlos y darles un nombre.

A través de este ritual colectivo, los pobladores les dicen a los perpetradores de la violencia: “En nuestra comunidad no permitimos que sus víctimas desaparezcan; no sabemos quiénes son, pero a ellos los volvemos nuestros”.

Este ritual de adopción de NN está basado en la antigua creencia popular de que las almas que permanecen en el purgatorio tienen el poder de intervenir ante Dios en favor de los vivos.

“Ayúdame con la educación de mis hijas, ayúdame a encontrar trabajo, ayúdame con mi salud”, son algunos de los favores que las personas solicitan.

De esta manera –profesa la creencia–, al brindarles respeto frente a su muerte violenta y cuidar su tumba, estas almas en pena interceden por ellos. Así lo han hecho durante más de treinta años.

Póster Requiem A partir de su experiencia en Puerto Triunfo, Echavarría dirigió el documental Réquiem NN.

Retratar el milagro

A Puerto Berrío llegó Juan Manuel Echavarría, artista nacido en Medellín, que desde 1996 investiga la violencia en Colombia a través del arte.

“Durante mi trabajo fotográfico en Puerto Berrío me concentré en la documentación de las tumbas de los NN, pero luego entendí que era necesario enfocar mi atención en los habitantes del pueblo y así profundizar en la historia de la adopción”, cuenta Echavarría.

De 2006 a 2013 el artista paisa visitó constantemente la población y se ganó la confianza y el permiso de la comunidad para conservar y registrar este acto de duelo por medio de su lente. El artista plástico colombiano Fernando Grisalez acompañó como videasta a Echavarría en sus viajes.

Vea tambien: Luis Vidales, el poeta colombiano que sorprendió a Jorge Luis Borges

Las 65 impresiones muestran cada una dos instantes de las tumbas, con meses o años de diferencia.

“Nunca había visto a un artista utilizar este material y esta técnica para contar un historia como esta. Las imágenes lenticulares (a menudo utilizadas en iconos populares y religiosos, y en publicidad para sugerir movimiento) capturan aquí dos momentos en el tiempo, creando así una narrativa. Aunque se presume que un cementerio es un sitio de tristeza. En esta obra, los colores, que cambian con los movimientos de los espectadores, aparecen como una afirmación de vida”, explica Wellen.

Un riesgo heróico

“La gente de Puerto Berrío corrió un riesgo increíble al dar dignidad a personas que no conocían. Es una historia muy local e históricamente específica, pero habla de las grandes preguntas que todos nos hacemos. ¿Cómo respondemos y superamos la violencia? ¿Estamos solos? ¿Podemos construir una salida al trauma? ¿Cómo llegamos a entendernos unos a otros? ¿Cómo podemos respetar y compartir la humanidad con personas que no conocemos, tal vez incluso con nuestros enemigos del pasado?”, agrega el curador de arte internacional de Tate Modern.

Por su parte, Juan Manuel Echavarría asegura que ve esto como un rito colectivo de resistencia: la gente de Puerto Berrío no permite, a lo mejor inconscientemente, que los victimarios desaparezcan en el río a sus víctimas.

En múltiples viajes por el Magdalena Medio he visitado otros cementerios como los de Puerto Triunfo, Puerto Boyacá, La Dorada, Puerto Nare, La Sierra, entre otros. En todos ellos hay NN enterrados, pero en ningún otro encontré este rito tan particular”, asegura el artista.

También le puede interesar: Se lo explico con plastilina, la idea con la que Édgar Álvarez recorre el mundo

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
02 / 2021

Send this to a friend