SUSCRIBIRME

“Soy feminista desde los cinco años”, Isabel Allende

En el aniversario de Isabel Allende, Diners comparte sus reflexiones sobre el feminismo, la dictadura chilena y el proceso de escritura literaria.

Foto: Cortesía Lori Barra

En el aniversario de Isabel Allende, Diners comparte sus reflexiones sobre el feminismo, la dictadura chilena y el proceso de escritura literaria.

Su voz es pausada pero sus palabras son contundentes. Se emociona al hablar de las mujeres que la rodean y se acongoja al ahondar en la dictadura chilena. Isabel Allende, a menudo llamada la ‘gran dama de las letras’, continúa con su rutina anual de empezar una nueva aventura literaria cada 8 de enero.

Allende es una de las invitadas a la versión de 2021 del Hay Festival Cartagena, que inicia el 28 de enero con una programación de charlas con personajes de la cultura, la literatura y el cine de nivel nacional e internacional.

Allende estará charlando con Jan Manrtínez Ahrens, director de El País América, a las 6:30 p.m. por los canales digitales del evento.

Las mujeres de Isabel Allende

Su relación con el feminismo y con fuertes figuras femeninas está plasmada en Mujeres del alma mía, el libro publicado por la editorial Plaza & Janés en 2020. Allí realiza un ejercicio de memoria y reivindica la necesidad de vivir la edad madura.

Para Allende la lucha feminista “es como una carrera de postas. Todos vamos en la misma dirección y vamos encendiendo las antorchas unos a otros”. “Yo era feminista a los cinco años, hace más de 70 años lo soy, a mucha honra”.

Considerada como la escritora viva más leída del mundo de la lengua española, Mujeres del alma mía es para Allende un viaje personal y emocional en el que recuerda a personajes como Panchita, Paula y la agente Carmen Balcells, así como a importantes escritoras del nivel de Virginia Woolf y Margaret Atwood.

En el libro también resalta a jóvenes artistas rebeldes que la inspiran. “Tengo la sensación de que el movimiento feminista se ha energizado con esta nueva ola de mujeres jóvenes, con el Me too, con las protestas en la calle y con todos los movimientos que se han ido sumando”, dice en la rueda de prensa.

“Mientras más gente se una a este inmenso movimiento revolucionario, mejor. Todos podemos ser parte de él. No creo que en esta lucha podamos darnos el lujo de decirle a los que quieran sumarse que no están aceptados. Todos somos bienvenides”, resalta.

Vea tambien: Tras los pasos de Pablo Neruda en Chile

A aquellas mujeres que luchan por la igualdad económica, social y política, la escritora les recuerda que “esta es una guerra contra el patriarcado, pero es una guerra alegre. La vamos a hacer con danza, risa, furia y la energía que nos obliga a cambiar todo”.

Isabel Allende


Foto cortesía Lori Barra

Una migración agridulce

La historia de Isabel Allende, como la de cientos de miles de chilenos, tuvo un gran quiebre durante la dictadura militar que enfrentó el país. Sin embargo, Allende optó por migrar hacia Venezuela, y luego a los Estados Unidos, en donde reside desde hace más de 30 años.

“No sobreviví a la dictadura chilena, me fuí. No la pude aguantar, no podía vivir con miedo y sintiéndome amenazada. Así que pasé la dictadura en Venezuela, que en esa época era un país rico, generoso y alegre”, afirma.

Aunque estuviese lejos, Isabel Allende recuerda lo difícil que fue para sus amigas y conocidas ser mujer durante el régimen militar.

“Me cuesta hablar de eso porque no estuve allá. Mis amigas que se quedaron en Chile y lucharon desde adentro, esas son las heroínas. Las madres, las esposas, las hermanas de los arrestados y de los desaparecidos se presentaban delante de los cuarteles de la policía y en los centros de tortura a reclamar por los suyos. Les daban palo, las despreciaban, las ridiculizaban y a veces las arrestaban”, asegura.

“Pero los movimientos femeninos se mantuvieron vivos en Chile, a pesar de que no hay nada más machista que una dictadura militar. Y todo lo que está pasando con el feminismo chileno ahora, que es maravilloso, ya tenía su semilla en aquel entonces”, agrega.

Vea tambien: Cinco poemas de Álvaro Mutis para dedicar

Su proceso de escritura

Con más de 27 obras publicadas en un periodo de 46 años, Allende confiesa que “la literatura, como la vida, se va modificando”. “Hoy no podría escribir un libro como La casa de los espíritus, no solo porque yo soy otra persona sino porque el mundo es diferente y la literatura también.

“Escribo lo que me importa mucho. Las obsesiones, los demonios, las experiencias, los recuerdos, las cosas que necesito exorcizar. Hay ciertos temas que siempre se repiten, como el amor, la violencia, la muerte, la represión, la lealtad y la justicia. Son temas que me obsesionan y vienen de una u otra manera. A veces en forma de novela histórica, otras veces en una trilogía juvenil”, sostiene.

Aunque revela que nunca ha tomado un taller de escritura, e incluso cuestiona el porqué del éxito de sus libros, cree que escribir “es como entrenarse para el deporte. El deportista entrena y no le importa cuánta energía gasta, lo único que importa es que pueda jugar bien. Con la escritura es lo mismo, a nadie le importa cuántos borradores y manuscritos vayan a dar a la basura, cuánta disciplina, esfuerzo y horas de trabajo inviertas. Lo único que importa es el resultado final”, asegura.

Lea también: Los 5 libros de 2020 recomendados por Bill Gates

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
02 / 2021

Send this to a friend