SUSCRIBIRME

Diamela Eltit por Juan Gustavo Cobo Borda

Nuestro columnista de libros, Juan Gustavo Cobo Borda, revisa la obra de la escritora chilena Diamela Eltit, quien fue la invitada especial de este año al Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

Foto: facebook.com/spanpor

Nuestro columnista de libros, Juan Gustavo Cobo Borda, revisa la obra de la escritora chilena Diamela Eltit, quien fue la invitada especial de este año al Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

“Arrastro un dilema que no deja de atormentarme en mi vida personal. Este dilema es provenir de un sector pobre que me dejó un resentimiento social, que a estas alturas parece incurable, y que me impide, en muchas ocasiones, tener serenidad con los espacios”. Así se lo confesó Diamela Eltit al crítico peruano Julio Ortega.

Nacida en 1947, ahora nos ha visitado con motivo de la entrega del Premio de Periodismo Simón Bolívar. Su obra narrativa comprende varios títulos, desde Lumpérica (1983), Por la patria (1986), El cuarto mundo (1988), Vaca sagrada (1991), Los vigilantes (1994), Los trabajadores de la muerte (1998), Jamás el fuego nunca (2007) y Sumar (2018).

Estuvo casada con el poeta Raúl Zurita (1979-1990), formó parte del Colectivo Acciones de Arte (CADA) y también realizó instalaciones de videos. En 1998 contrajo matrimonio con el político chileno Jorge Arrate, exministro de Minería en el gobierno socialista de Salvador Allende. En 2018 ganó el Premio Nacional de Literatura de Chile. De 1991 a 1994 fue agregada cultural de Chile en México.

Vea tambien: 5 trucos para aprovechar al máximo el ancho de banda en casa

Varios libros de ensayo enriquecen su bibliografía, entre ellos el texto que acompaña las fotos de Paz Errázuriz sobre la vida en un manicomio, donde el amor sobrevuela esos cuerpos degradados que envejecen entre rejas.

Ese mundo marginal y en el límite es el suyo. En Lumpérica, por ejemplo, el título ya apunta al lumpen, a los marginados en una plaza, como único escenario, que responden al interrogatorio policiaco, mientras la noche agudiza las sombras. Es importante resaltar que sus primeras obras se dieron al comienzo de la dictadura de Pinochet, con censura incluida.

Pero lo determinante es su opción feminista inscrita en el cuerpo de lo que llama L. Iluminada, la mujer que desarrolla con su cuerpo un ritual que va del placer a la agonía, como en el teatro de Artaud, donde un coro de mendigos, con capas de plástico para protegerse de la lluvia, mientras una luz fragmenta y descompone en rostro. Luego el cuerpo pasará al hospital, a la disección del mismo. Por ello hablará de una novela sudaca, más tarde, donde el padre será español y la madre indígena.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
27 / 2019


Send this to a friend