SUSCRIBIRME
INICIO//Arte y libros//Así es Peter Handke, el ganador del Premio Nobel de Literatura 2019

Así es Peter Handke, el ganador del Premio Nobel de Literatura 2019

El ganador del Premio Nobel de Literatura, Peter Handke, es una figura que no escapa de la polémica. Nuestro columnista de libros, Juan Gustavo Cobo Borda, nos ofrece un perfil de este escritor y algunos de sus libros más reconocidos.

Foto: Wikimedia Commons CC By 2.0

El ganador del Premio Nobel de Literatura, Peter Handke, es una figura que no escapa de la polémica. Nuestro columnista de libros, Juan Gustavo Cobo Borda, nos ofrece un perfil de este escritor y algunos de sus libros más reconocidos.

Hijo de una señora de la limpieza y de un peón de construcción alcoholizado, Peter Handke es un escritor austriaco nacido en 1942 que ha dedicado su vida a escribir y describir la vida. La suya y la de todos. De alguna forma siempre polémico, ha recibido el Premio Nobel de Literatura en 2019 y ha vuelto a agitar las aguas.

En la Feria del Libro de Frankfurt las opiniones siempre divididas, según lo constató DW, vuelven sobre un pasado en el que apoyó a los serbios durante la guerra de los Balcanes y dijo palabras a favor de Milosevic en sus funerales. Milosevic, el perpetrador de la matanza de musulmanes en julio de 1995 en Srebrenica, donde fueron asesinadas 8.372 personas, según datos de 2018.

En su libro de ensayos Contra el sueño profundo (Nórdica, 2017) da razones para esta toma de partido en la confusión de equívocos verbales que provocaron tantas muertes, en Sarajevo y toda Checoslovaquia. Pero es que Handke siempre se ha debatido entre los equívocos del lenguaje, en las rendijas de los cuartos clausurados que dejan filtrar un mínimo rayo de luz.

Así lo podemos sentir en El miedo del portero al penalti (Alfaguara, 1979), la historia del mecánico Josef Block, a quien han despedido de un equipo de fútbol en el cual llegó a ser famoso. Viajará a provincia, cerca de la frontera, y percibirá, con mayor desasosiego cada vez, cómo las palabras no se ajustan ni expresan las cosas que percibe. Así sucederá en toda la obra narrativa de Handke (más de cincuenta novelas) donde “cuando más hablaba, menos natural le parecía lo que decía” (p. 80).

Vea tambien: “El mundo comercial es de baladas pop, música urbana y no somos eso”, Los Amigos Invisibles

Por ello, la muerte de un niño mudo ahogado en un arroyo, la música y los objetos de los bares, la compulsión de ir todos los días al cine, las mucamas en los hospedajes donde pernocta, las llamadas desde cabinas telefónicas a su exmujer pidiéndole dinero: todas terminan por ser acciones mecánicas sin, al parecer, ningún resultado. Pero esta suerte de solipsismo que se fractura y disgrega en una mente facetada, nos muestra la forma de operar de Handke entre las nebulosas de la memoria y los cada vez más tenues rescoldos de la infancia. “Todo lo que percibía, movimientos y objetos, no le hacían pensar en otros movimientos y objetos, sino sensaciones y sentimientos” (132).

Así es también al abordar rupturas matrimoniales, como en Carta breve para un largo adiós (Alianza 1976), un largo viaje por Estados Unidos. En este hermoso final, una visita al famoso director de cine con el parche negro en un ojo, John Houston, concluye la persecución casi asesina por parte de su exmujer:

“–Contadme ahora vuestra historia –dijo John Ford. Y Judith contó cómo habíamos venido a América, cómo me había perseguido, cómo me había desvalijado y había querido matarme, y cómo, por fin, estábamos dispuestos a separarnos pacíficamente. Cuando habíamos acabado de contar nuestra historia John Ford se rió silenciosamente, con todo el rostro.

–Ach Gott!! –dijo.

Se puso serio, y se volvió hacia Judith.

–¿Y todo eso es verdad? –preguntó–. ¿Nada de esa historia es inventado?

–No –dijo Judith–. Todo ha ocurrido”.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
03 / 2019


Send this to a friend