SUSCRIBIRME

Muerte y renacimiento de un monje colombiano, por Mario Mendoza

Conozca la historia del monje colombiano que vagó por el mundo buscando el sentido de la vida desde el budismo.

Foto: Pexels/ CC BY 0.0

Conozca la historia del monje colombiano que vagó por el mundo buscando el sentido de la vida desde el budismo.

Muerte y renacimiento de un monje colombiano, por Mario Mendoza fue publicado originalmente en Revista Diners Ed. 440 de noviembre 2004

A comienzos de los pasados años ochenta, Densho Quintero se matricula en un grupo de teatro y su talento sorprende a la directora y a sus compañeros. De mediana estatura, rubio, de ojos azules, barbado y con el cabello largo, da la impresión entonces de un hippie de los años setenta.

Densho intenta por todos los medios morir y renacer en sus personajes convertido en otro individuo, en otro ser, pero no lo logra del todo. Con excelentes calificaciones en su carrera, renuncia sin embargo cuando le falta poco tiempo para graduarse.

La decisión del monje colombiano

Sus padres no pueden comprender una decisión semejante. El vive atrincherado en el cuarto del servicio de su casa, empapela de negro las paredes, tapa la escasa luz que entra por una ventana estrecha y se prepara para su primera muerte.

Con un cuchillo de cacería se corta las venas a la altura del codo y lo encuentran en el baño, ya sin sentido. En ese día termina su primera vida.

Viaja a Bruselas y después a París. Continúa leyendo a Camus, a Sartre, a Hesse. Trabaja cargando cajas y bultos en una perfumería, limpia casas, como puede consigue el dinero que le garantice una supervivencia básica.

Es un monje colombiano más que rehúye a las autoridades para que no lo deporten. Un día ve pasar por la calle a un grupo de monjes zen: rapados, vestidos de negro, como si caminaran en una dimensión propia. Ya había leído textos acerca de esta disciplina pero su conocimiento era básico y nunca había practicado.

Busca entonces la Asociación Zen Internacional con sede en París, fundada por el conocido maestro Taisen Deshimaru, lee tanto los textos clásicos como los contemporáneos, empieza a asistir a las reuniones y a sentarse en posición de zazén.

 

Vea tambien: ‘Lo que le diga es mentira’, el frenético libro de J.J. Muñoz sobre Bogotá

Ver esta publicación en Instagram

 

#denshoquintero #mariomendozaescritor #libros #zenuncaminodetransformacion #zen

Una publicación compartida de Natalia (@natires) el

De cuidar un castillo a trabajar en una granja zen

Se ordena de monje y toda su vida gira en torno de su práctica. Sin embargo continúa de ilegal y en más de una ocasión la policía francesa le hace pasar malos ratos. Decide entonces aceptar un trabajo en la campiña, cuidando un castillo.

Adapta una de las salas del lugar para meditar, y el resto del tiempo lo pasa haciendo trabajos de carpintería, de albañilería, de jardinería. En el verano es el cocinero oficial del castillo. Es una buena época de la que guarda gratos recuerdos.

Luego se va a vivir en una granja zen en Montelimar y colabora hombro a hombro con los otros monjes. Transforma un establo en centro de meditación y trabaja de sol a sol en busca de un sitio apto para practicar.

No obstante, su situación de ilegal en Francia continúa siendo muy peligrosa y por eso a finales de los años ochenta decide regresar a Colombia. Aquí concluye su segunda vida.

Las tradiciones del monje colombiano llegan a Bogotá

En Bogotá funda un dojo de meditación zen y se dedica de tiempo completo a formar un grupo regular de practicantes serios.

Vea tambien: Jardín de mi padre, el fotolibro de un colombiano que cautiva a Europa

Es la primera vez que asume el rol de conductor espiritual y se comporta entonces como un hombre disciplinado y muy riguroso con los otros practicantes. Lee vorazmente todo lo que se publica en diarios y revistas, artículos en los que se nota una inusual erudición sobre el tema, da conferencias, práctica todos los días.

Sin embargo sufre una profunda crisis espiritual y se queda en el vacío, sin trabajo, sin el zen, sin nada. Con el cabello largo otra vez, con la barba muy poblada, camina, horas enteras, por toda la ciudad con los zapatos rotos, perdido, extraviado en sus propias desilusiones.

La segunda muerte del monje

Convertido en un nómada urbano que se traga las calles sin saber dónde va a pasar la noche, Densho vuelve a morir una vez más.

Un tiempo después entra a trabajar en una aerolínea como auxiliar de vuelo, oficio que en apariencia no tiene nada que ver con su verdadera vocación. Lo cierto es que en este trabajo, Densho ha tenido que demoler su ego, resquebrajarlo, ir más allá de la importancia personal, y no sólo ha recibido una severa lección de humildad sino que también ha logrado conectarse de manera profunda con los otros.

El secreto del monje colombiano

Esta etapa lo está preparando para el verdadero servicio que lo espera más adelante. Mientras tanto, Densho vive una vida paralela de auténtica dedicación a su práctica.

Conduce un grupo de meditación zen en Bogotá, traduce textos budistas al español, estudia sin parar, dicta conferencias, viaja en peregrinaciones a los lugares representativos del budismo, hace largos retiros en monasterios zen japoneses y en Estados Unidos, sigue las instrucciones de su maestro Shohaku Okumura Roshi, y en secreto espera el momento oportuno para morir una vez más.

También le puede interesar: Guía de meditación para principiantes en 6 pasos

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Enero
05 / 2021

Send this to a friend