SUSCRIBIRME

Petricor de Nicolás París: un espacio para encontrarse y pensar la vida

“Petricor es un proyecto en el que el contenido no son obras sino que son los eventos y son los encuentros. Los contenidos de la exposición se van construyendo en el momento en que se abre al público” Nicolás París

<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=
<div data-lazy-src=

“Petricor es un proyecto en el que el contenido no son obras sino que son los eventos y son los encuentros. Los contenidos de la exposición se van construyendo en el momento en que se abre al público” Nicolás París

Petricor, Nicolás Paris
Febrero 20 al 16 de abril
NC-arte
Cra 5 N. 26B-76

En NC-arte está pasando algo, el espacio ya no es el mismo…
En la entrada nos espera un gran montículo de tierra fértil sostenido por una especie de barricada de madera. Nos saluda también un nuevo piso en el que encontramos una llave desconocida y atrapada que promete ser la clave para colarse en este nuevo lugar que huele a tierra mojada: huele a petricor.

Este es el título de esta exposición que se hizo realidad luego de un tiempo largo de preparación e investigación. Nicolás Paris es el responsable: un artista que ha logrado conjugar con gran coherencia la idea de un arte que necesita ser experimentado y completado a través de su público.

En 2008 Nicolás Paris presentó su primera exposición individual titulada Doble Faz en la galería Valenzuela Klenner, un proyecto que tenía como gran inspiración el trabajo que desarrollaba como profesor en La Macarena en el departamento del Meta y que lo llevó a ganar una beca de creación con el MUSAC (Museo de Castilla y León) en España.

El dibujo fue en ese momento la clave para su proyecto, había una reflexión acerca de los soportes y de lo que sucedía en el momento en que estos dibujos entraban en contacto con el otro.

Desde entonces han sido muchos los reconocimientos, residencias y proyectos en los que Nicolás Paris ha transitado por el territorio de la investigación usando, como el mismo lo dice, el dibujo como su herramienta más poderosa y teniendo muy claro su propósito de promover proyectos de interacción y de aprendizaje a través de sus propuestas visuales, talleres y grupos de investigación que dan cuenta de su participación activa en el mundo del arte y la educación.

Para Nicolás Paris trabajar con NC-arte ha sido una gran oportunidad, pues afirma que la escala de este espacio es tanto física como intangible, un equipo comprometido con su proyecto educativo y abierto a arriesgarse con ideas que de una u otra manera revolucionan lo establecido.

Lea también: Nicolás Paris, el artista bogotano que triunfa en la esfera internacional

Hicimos una entrevista hace algunos días a Nicolás Paris en compañía de la curadora Claudia Segura y los acompañamos también en el ciclo de charlas en el que precisamente hablarían los dos. Nos interesaba entender el movimiento de las personas en el espacio y poder ver y sentir la experiencia de Petricor. Para el artista sus proyectos no son solo “intervenciones espaciales sino también intervenciones institucionales” y explica como este tipo de trabajo hace que estas intervenciones sucedan también en el tiempo e incluso tengan como tema la noción de tiempo.

Vea tambien: 5.749 días, el conflicto armado colombiano a través del amor y el perdón

Luego de pasar la llave y tener muchas preguntas en la cabeza nos encontramos un paraguas, y así caminando por este nuevo piso de maderas que crujen como las de las películas de suspenso seguimos explorando el lugar.

Le sigue una porción de tierra que se divide en 3 partes, dentro de esa porción crece un especie de hongo y alcanzamos a olerlo y nos arrodillamos para detallar esa superficie algodonada, a la izquierda una esfera de material no identificado que luego nos explica Paris sería parte de un universo…

Más adelante una gran isla de helechos y maticas curiosas que luchan por mantenerse vivas y otras lo hacen con gran maestría. En todo momento el sonido del piso va generando otras lecturas, el olor de la tierra mojada y las ganas de encogerse y poder tomarse un tiempo…

Petricor no es una palabra de uso común, quizás cuando describimos el significado y decimos : el olor de la tierra mojada después de la lluvia sea demasiado extenso.

La palabra viene del griego Petros que significa piedra e ikhôr que se refiere al líquido que corría por las venas de los dioses. Uno puede llevar esta etimología a muchos lugares, puede unir y separar, mezclar y asociar todo esto, sin embargo para entender este Petricor, el Petricor de Nicolás Paris en NC-arte, no tenemos una mejor estrategia que venir y vivir la experiencia.

¿Por qué? porque este proyecto tiene un tiempo y un espacio como bien lo explica el artista, porque aquí suceden cosas, porque las semillas que se plantaron pueden germinar, porque las plantas que ya están duermen y respiran y quizás hasta sueñan en las noches.

En nuestras calles también existen plantas y porciones de tierra y pasan cosas y el tiempo corre pero este espacio esta construido para pensar en esto, para darnos el tiempo de hacerlo,para permitir que el salón de clases pueda existir ahí, porque también esas paredes que componen el espacio permiten que el olor se condense y puedan también surgir las ideas.

Para Nicolás París esta exposición no es el punto final de una investigación sino un punto cualquiera que sugiere que el proceso continua incluso después de que la exposición termine. El artista considera muy importante explicar el proceso de construcción de la obra, retomando el tema de lo institucional explica como dentro del movimiento de realización de este proyecto se trabaja con una equipo de personas perteneciente a la institución y cómo este equipo también puede mutar y cómo estas mutaciones afectan y enriquecen el desarrollo de la obra.

El trabajo entre Nicolás Paris, la curadora Claudia Segura y todo el equipo de NC-arte fue provechoso y armónico. Segura cuenta que este proyecto tuvo un impacto importante en la forma en la que venia trabajando el equipo “entender la exposición no como lugar de objeto sino lugar donde acontecen discusiones, debates, un tema más efímero en un contexto que es el expositivo que es complicado también (..) aquí lo que estamos planteando es un continuo de conversaciones. Fue como el empuje que necesitábamos para poder acceder a investigaciones que nos interesaban.”

Vea tambien: El último vuelo de Hortensia: reseña de una historia para ser libre

En Petricor no hubo una inauguración sino una apertura pues es un proyecto que empieza a vivir a través de su público y esto es un planteamiento claro y honesto “Yo no produzco obras de arte para justificar una exposición, sino que sirvan como ayudas visuales, elementos o prototipos para que esos contenidos se construyan en el tiempo” Petricor es una muestra que necesita movimiento, que vive con el tiempo y que se entiende en la medida en que el público la transita la toca y la afecta.

Esta idea que está tan presente en el arte contemporáneo esta cargada de todo el espíritu de una sociedad contemporánea cambiante y eso la convierte en algo que tiene una vida y también por supuesto debe tener una muerte.

Nicolás Paris es un artista que siempre está aprendiendo nuevos oficios, un artista que se mueve, que recorre la ciudad y que es consciente de su tiempo y de su espacio “Decidí conscientemente empezar a trabajar usando el arte como herramienta porque a mí me ha servido el arte en mi propio proceso de auto-aprendizaje, mi propia experiencia lo ha validado y creo que es una herramienta poderosa. Para aprender para desaprender, para perder miedos, para reconocerme como persona y construir constantemente mi propia identidad”

Paris quiere apoyar procesos de auto-aprendizaje a través de su obra y se declara como un creyente en el aprendizaje con el hacer y la experiencia.

En Petricor existe un gran movimiento desde su apertura al público el 20 de febrero. Existen charlas entre el artista y diferente personas que se centran en temas que permiten al público participar para construir diálogos, también es un lugar que se convierte en el aula de diferentes instituciones que realizan sus clases y toman un gran provecho de este lugar y de todo lo que ahí sucede. Petricor es también un lugar de encuentro para hacer amigos, para quien necesite hacer una pausa, es un espacio que está realmente abierto al público.

El segundo piso de la muestra toma otro carácter, ahí se han dispuesto diferentes objetos con una iluminación más fuerte que hace que reparemos en los detalles de las ramas que cuelgan del techo y que con la ayuda de hilos componen formas geométricas. Otros objetos también crean este otro espacio: figurillas en madera que hablan de geometría, pequeñas porciones de naturaleza como la pequeña hoja colmada de detalles, un corte de estropajo, mesas de maderas con diseños geométricos. Durante la charla a la que asistimos con la curadora Claudia segura surgieron muchas interpretaciones, el público estaba atento y sensible y era maravilloso ver como el artista respondía con humildad y claridad a cada persona sin perder por un instante la mirada ni reparar en el tiempo. En este piso se pudo ir un paso más adelante con la reflexión y los intereses que están detrás del artista y así mismo la voz de la curadora dió una perspectiva complementaria.

Definitivamente el tiempo pasó volando y nos quedamos con muchas preguntas. Petricor es ese olor de la tierra mojada por el agua, es la promesa de la esperanza, de la vida que esta por venir, la promesa de un arte plural en que que todos tenemos una voz. ¡Bravo, Nicolás!

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Marzo
09 / 2016
Advertisement

Send this to a friend