SUSCRIBIRME

Colombia se toma Madrid en la Feria Arco

Durante cinco días el arte nacional invadirá la capital española. Este año Colombia será el país invitado a ARCOmadrid, una de las ferias de arte contemporáneo más importantes del mundo.

Foto: Foto apertura de Alfonso Quiroga. Centro Cultural Daoiz y Velarda. Cortesía Arco 2015 y Creative Commons

Durante cinco días el arte nacional invadirá la capital española. Este año Colombia será el país invitado a ARCOmadrid, una de las ferias de arte contemporáneo más importantes del mundo.

Del 25 de febrero al 1o de marzo las posibilidades serán infinitas. Solo es necesario organizar la agenda para no perderse las exposiciones y los lugares que hay que visitar, y de paso descubrir los múltiples espacios culturales adecuados para sorprender a quienes estén en la ciudad durante esos días.

Llegar al recinto ferial Ifema es sencillo, puede hacerlo en taxi, metro o bus. Allí, en los pabellones siete y nueve, miles de visitantes hacen su recorrido diario por los estand de las galerías más reconocidas del mundo. Este año, el curador colombiano Juan Gaitán, recién nombrado director del Museo Rufino Tamayo en México, fue el encargado de elegir las diez galerías que representarán a Colombia: Casas Riegner, Instituto de Visión, Sextante, El Museo, La Oficina, La Galería, Nueveochenta, Valenzuela Klenner, Jenny Vilá y Doce Cero-Cero.

Para el curador José Ignacio Roca, “la presencia –como grupo– de galerías colombianas en ARCO confirma una tendencia que comenzó hace un tiempo ya, solo que en esta ocasión tendrá más escala y visibilidad. El fenómeno colombiano no es el de una escena emergente, es el de una escena madura que solo recientemente ha sido ‘descubierta’ por la mirada internacional. En ese sentido, la visibilidad será positiva, y es de esperar que a largo plazo esto continúe. De todas maneras, los artistas colombianos llevan mucho tiempo trabajando seriamente, ajenos a este interés, y de seguro seguirán haciéndolo si llegaran a pasar estos proverbiales 15 minutos de fama”. La feria es punto de encuentro para cientos de coleccionistas, artistas, galeristas, curadores y aficionados al arte de diferentes nacionalidades que enriquecen un ambiente de por sí estimulante y dinámico. Aquí es posible tener un panorama claro de lo que está sucediendo en la escena del arte contemporáneo actual. Según afirmaron los organizadores en su página, se espera que esta edición sirva, además, para tender un puente entre Europa y América Latina que fortalezca los vínculos entre los protagonistas del arte en ambas regiones y establezca diálogos e intercambios creativos.

Uno de los aspectos más atractivos este año es que el arte colombiano estará en lugares emblemáticos de Madrid. Por eso, dar un paseo por la ciudad será el mejor pretexto para vivir una aventura cultural. Desde Ifema saldrá dos veces al día un bus que hará un recorrido por los principales espacios donde estarán esperándolos 20 exposiciones de artistas nacionales. Un circuito maravilloso donde el único lío será escoger por dónde empezar.

MAPA

 

RECORRIDO RECOMENDADO POR LA FERIA ARCO.  (Ilustración de Camila Prieto).

 

Tejedores de agua

Un buen punto de partida es el centro cultural Conde Duque, antiguo Real Cuartel de Guardias de Corps, un imponente edificio de estilo barroco en el centro de la ciudad. Aquí encontrará Tejedores de Agua, una muestra de 17 artistas considerada por The New York Times como la exhibición del verano 2014. Una combinación de arte, diseño y artesanía. Según Daniela Sánchez, una de las productoras de ArcoColombia, “el hilo curatorial de José Roca para esta exposición trata temas como la influencia del medioambiente y la riqueza hidrográfica del país en la producción artística. Por ejemplo, la obra Herbario de plantas artificiales, de Alberto Baraya, está compuesta de plantas y flores artificiales que recoge alrededor del mundo, clasificándolas como aquellas de una expedición botánica. El trabajo de Susana Mejía, Color Amazonia, es resultado de una profunda investigación de plantas amazónicas y sus propiedades para crear pigmentos naturales. Es impactante ver los colores tan vivos y brillantes que Mejía produce en la selva con un grupo de indígenas locales”.

Antes de seguir el recorrido, puede pasarse por el bar Corazón, uno de los lugares in del momento, ubicado en el barrio Malasaña, y famoso por su coctelería tipo retro. Es una antigua taberna irlandesa “con un manifiesto aire colonial y art déco”. En su carta ha incluido platos de cocina popular, como tortilla de patatas bravas y pepito de ternera. Uno de los cocteles más vendidos es el Gimlet, con ginebra y lima.

Todo está muy caro

El siguiente destino puede ser el barrio de Chueca, una zona muy popular de Madrid por sus locales dedicados a la cultura y el ocio. La cita allí es en Espacio Trapezio  en el Mercado de San Antón. La exposición: Todo está muy Caro, de Antonio Caro, reconocido por ser uno de los pioneros del arte conceptual en Colombia. Será una combinación perfecta entre el mensaje del artista y su entorno. Tendrán entonces que pasar por los puestos de quesos, verduras y frutas del mercado.

Si lo prefieren, pueden hacer una escala en Válgame Dios, una antigua tienda de ropa convertida en café-bar. Entre sus clientes asiduos están el arquitecto Norman Foster y el director de cine Pedro Almodóvar.

Arte y fotografía

Si continúan caminando en dirección calle Alcalá, llegarán al Instituto Cervantes, donde se exhibe Autorretrato disfrazado de artista. Arte conceptual y fotografía en Colombia. Se trata de un proyecto curatorial que se enfoca “en el uso reflexivo y crítico de la fotografía por parte de algunos artistas colombianos en la década de 1970. La exposición, constituida a partir de obras pertenecientes a la colección privada de José Darío Gutiérrez, y apoyada en el libro La fotografía en Colombia en la década de 1970, del curador e investigador Santiago Rueda, es la primera muestra analítica sobre la relación entre arte, fotografía e idea en este período en Colombia”. Está compuesta por más de sesenta obras de artistas como Miguel Ángel Rojas, Camilo Lleras, Bernardo Salcedo, Fernell Franco y Jorge Ortiz.

La otra colombia

A dos cuadras, en dirección a Paseo de Recoletos, justo frente a la diosa Cibeles, estará su próxima parada. Selfie obligada o para aquellos que prefieran foto en grupo será necesaria para el recuerdo de ARCOmadrid 2015. Habrán llegado al Palacio de Linares, sede de la Casa de América, lugar donde el Banco de la República ofrecerá una muestra llamada Frente al otro: dibujo en el posconflicto. Es el resultado de una invitación que en 2013 el Banco de la República y la Agencia Colombiana para la Reintegración hicieron a 12 artistas gráficos para que se sentaran frente a 130 reintegrados del conflicto –en diferentes ciudades del país– y exploraran a través del arte, el encuentro con los testimonios de la otra Colombia. Hay obras de Catalina Jaramillo, María Isabel Rueda y Manuel Kalmanovitz.

El Prado

La caminata los llevará al Museo del Prado que exhibe La Lechuga, una pieza que pertenece a la colección del Banco de la República. Se trata de una custodia con 1.485 esmeraldas, considerada un tesoro del arte barroco, que llega a España coincidiendo con la visita oficial del presidente Juan Manuel Santos, quien irá a verla junto con el rey Felipe VI el 27 de febrero.

Tras admirar esa reliquia, no deje de ir al Murillo Café, fundado en 1927 y llamado así en honor a Bartolomé Esteban Murillo, uno de los pintores más conocidos de España. Queda exactamente en la calle posterior al museo. Está abierto todo el día y sirve comida bistró mediterránea con platos como gambas crujientes y tartar de pez mantequilla trufado. Los cocteles tienen los nombres de los grandes del arte. Como El Velázquez, hecho con vodka, jugo de pomelo, frambuesa y láminas de manzana, o El Greco, con vodka, agua de Jamaica y manzana verde laminada.

Museo_del_Prado_600x400

 

La exhibición de La Lechuga en el Museo del Prado es solo una de las muestras organizadas por la Cancillería y la Embajada de Colombia en España.

 

¿Una de rumba?

El turno ahora es para De marcha ¿Una de rumba? No, solo un desfile con Ética y Estética, una muestra del artista de La Paila, Valle, Óscar Murillo, que se exhibe en el centro cultural Daoiz y Velarde, muy cerca de la estación central de trenes de Atocha. Murillo intenta crear un ambiente de interacción entre el espacio urbano de Europa con las zonas rurales de Colombia. “Su arte se inserta en el contexto de la globalización, explorando las dinámicas propias del mundo contemporáneo, entre ellas migraciones, multiculturalismo, identidades, diferencias sociales y  mutaciones culturales; conceptos y situaciones propias de su experiencia de vida”.

La tabacalera

Al salir de allí y en dirección a la Glorieta de Embajadores, en la calle con ese mismo nombre, encontrarán La Tabacalera. Es una antigua fábrica de tabacos, y en su interior, encontrarán Atramentos, una serie de instalaciones de Óscar Muñoz, creadas para este espacio. María Wills, curadora de la muestra, explica que “esta es una nueva reflexión del artista sobre la memoria, esta vez, a partir de la tensión entre la palabra y la imagen impresas, cargadas de significados”.

Performance

Visite Construcción de un tiempo, el performance que la artista colombiana María José Arjona, alumna de Marina Abramovich, presentará en La Caixa Fórum. Al salir de allí es recomendable caminar por el Paseo del Prado, luego por el Paseo de Recoletos y llegar hasta la Plaza de Colón donde encontrarán Platea Bar.

Estas son solo algunas de las opciones  que ofrece la ciudad para recorrerla y disfrutarla durante esta feria de arte.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
23 / 2015
Advertisement

Send this to a friend