SUSCRIBIRME

“Perseguir los sueños paga, aunque dé miedo”, Raeioul

El ilustrador Raúl Orozco, conocido en Domestika Raeioul, cuenta cómo decidió dejar la comodidad de su trabajo corporativo para perseguir su sueño. Hoy cuenta cómo es vivir de esta labor.

Foto: Raúl Orozco/ https://www.instagram.com/raeioul/

El ilustrador Raúl Orozco, conocido en Domestika Raeioul, cuenta cómo decidió dejar la comodidad de su trabajo corporativo para perseguir su sueño. Hoy cuenta cómo es vivir de esta labor.

Nuestro estilo es el resultado de nuestras limitaciones”. Creo que lo dijo Liniers, creo que él se lo había escuchado a alguien más. No estoy seguro, pero hablé de eso porque me sentí identificado. 
No sé de técnicas plásticas ni  de figura humana, por eso terminé dibujando animalitos cabezones o cosas con pies y manos.

Luego hablé de algunos momentos que marcaron el camino que me trajo hasta donde estoy hoy:

Después del colegio me quedaba muchas horas frente al televisor dibujando personajes de Dragon Ball. Antes habían sido Supercampeones y Caballeros del Zodiaco, pero Dragon Ball tenía algo especial.

Fue mi forma de aprender a dibujar, en el colegio no veía materias de dibujo. Había una que se llamaba ‘educación artística’ y consistía en babear una flauta dos veces a la semana.

Durante un tiempo fui a una escuela de arte, pero mi madre estaba muy ocupada y no me podía llevar, nunca volví. Así que no tuve más remedio que dibujar a Gokú, en cuadernos y pupitres.

El punto es que de haber seguido en la escuela habría aprendido muchas técnicas y sería un gran artista, o tal vez me habría aburrido de pintar bodegones aburridos.

Lo único seguro es que ahora estaría haciendo otra cosa.

ilustración Raeioul

En 2003, era más o menos así, me la pasaba jugando fuchi y tomando cerveza.


Pasaron los años, me convertí en un adolescente inseguro que aspiraba a ser publicista, en el 2001 ingresé a Publicidad en la Universidad Pontificia Bolivariana, allí no aprendí tanto como imaginaba, o tal vez no hice mucho por aprender.

Soñaba con ser creativo; no sabía que se podía ser ilustrador. Nunca me lo dijeron, debí sospecharlo cuando vi Corel, Flash y Photoshop; todos en un semestre.

Hasta noveno semestre creía que podía ser copy, pero tenía más portafolio de gráfico y terminé haciendo la práctica como diseñador web en una cadena de supermercados amarillos. Allí aprendí que no podía ser diseñador web y que no quería trabajar en una empresa.

De haber tenido portafolio decente ahora estaría ideando magníficas campañas publicitarias en una gran agencia de la capital. O tal vez me habría aburrido de la publicidad y sería DJ o panadero, no sé.

Vea tambien: Cómo escoger y dónde comprar la bicicleta perfecta para usted en Bogotá

Sólo sé que no estaría haciendo muñequitos.

En 2009 era más o menos así, me la pasaba tomando Red Bull y comiendo pollo a domicilio en la agencia en la que trabajaba.


A finales de 2006 terminé mi práctica universitaria, me dieron un pisapapeles y una tarjeta de agradecimiento en la que algún incauto me deseaba un feliz cumpleaños.

Durante los siguientes 4 meses estuve haciendo ilustraciones, digitales, con la ayuda de tutoriales de Illustrator y Photoshop. (No podía intentar nada más pues en 1996 no me habían llevado a la academia de arte) casi sin darme cuenta tenía un portafolio de ilustrador.

En Abril de 2007 alguien me dijo que en una agencia llamada Tribal buscaban a un ilustrador, que enviara mi portafolio.

No tenía nada que perder, ellos no tenían mucho que pagar, así que me contrataron. Gracias a Tribal aprendí que uno podía ganarse la vida haciendo ilustraciones, aprendí a ser disciplinado, a trabajar bajo presión, a tener un ritmo, a lidiar con ejecutivas, etc. también conocí muchos amigos que me animaron a seguir haciendo ilustraciones, sin importar que fueran chistes malos.

Luego pasé por VideoBase y TBWA, lugares en los que tomé mucho energizante y también aprendí muchas cosas, pero después de cuatro años ya estaba  cansado, en algún momento el trabajo de oficina se había convertido en rutina y las ilustraciones personales que hacía para aliviar la frustración se estaban convirtiendo en un proyecto al que le dedicaba cada vez más tiempo.

Fueron días productivos, ilustré, entre muchas cosas más, todos los Greatest Hits y parte de The Very Best Of (serie de postales ilustradas que hicieron parte de exposiciones colectivas en Mar del Plata y Santiago de Chile)

De no ser por esa oportunidad para comenzar como ilustrador ahora estaría en las calles fumando bazuco, o tal vez sería un exitoso empresario. Nunca lo sabré.

ilustración Raeioul

En 2012 era más o menos así, me la pasaba esperando a que me pagaran.


En Marzo de 2011 decidí renunciar a mi trabajo como ilustrador, empaqué mis pertenencias en una cajita de cartón y me fui al horizonte, tenía un par de proyectos y algunos ahorros y creía que podía vivir con eso unos meses. La idea inicial era descansar  y luego buscar trabajo otra vez pero nunca sucedió, todo ha ido fluyendo y siempre resultó algo para hacer.

Vea tambien: 7 trucos para preparar café como un barista profesional

Quería ser freelance para manejar mis tiempos, elegir los proyectos en los que quería trabajar y para poder ver la Champions League, obviamente.

Al principio fue difícil organizarse con los pagos a 60/90 días, pero con el tiempo evolucioné en ilustrador-asistente contable y pude hacerlo mejor, luego tuve que aprender a ser ejecutivo, community manager y mensajero.

He tenido la suerte y el privilegio de trabajar en bonitas campañas para grandes marcas como Bancolombia, Ecopetrol o El Tiempo.
y además he tenido tiempo para proyectos personales como AEIOU o Typic Kids.

AEIOU un libro de cartón que ilustré para mi hija. Salió hace unas semanas, está disponible en tienda.raeioul.com, en Vida Augusta, la Tienda del MAMM y tienda Plasma en Medellín. y estoy buscando librerías que quieran distribuirlo.

Y Typic Kids, una app para Iphone y Ipad que hicimos junto con Hi Mom, la app permite decorar las fotos con filtros, textos y 100 stickers ilustrados por mi. está disponible en el App Store.

De no haber renunciado tal vez ahora seguiría en la agencia, pidiendo el taxi para volver a casa, dormir unas horas y al otro día volver y ver la champions a escondidas. seguiría allí amargado, aferrado a los viernes y a la quincena. O tal vez me habrían ascendido a director creativo y estaría grabando un comercial en Miami. No lo sé

Ahí voy, creo que he sobrevivido con algo de dignidad.

Luego les cuento la historia de Raeioul Incorporated.

*Algo de lo que hablé durante el Behance portfolio reviews #4. realizado en el Teatro Pablo Tobón Uribe el 21 de Noviembre de 2013

Publicado originalmente en el blog raeioul.tumblr.com. Reproducido con autorización del autor. 

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
20 / 2020


Send this to a friend